SÓLO TENDRÁ QUE PROVISIONARSE EL 30% DEL VALOR DE LAS HIPOTECAS MOROSAS

El Banco de España relaja por fin las provisiones por morosidad pero deja fuera el crédito promotor

Las plegarias de las cajas de ahorros han sido escuchadas por fin en el Banco de España. Pero sólo a medias. Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha

Foto: El Banco de España relaja por fin las provisiones por morosidad pero deja fuera el crédito promotor
El Banco de España relaja por fin las provisiones por morosidad pero deja fuera el crédito promotor

Las plegarias de las cajas de ahorros han sido escuchadas por fin en el Banco de España. Pero sólo a medias. Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha accedido a relajar las provisiones que tienen que dotar las entidades por las hipotecas morosas, como adelantó El Confidencial:  según una carta remitida al sector, ahora no abarcarán el 100% del valor del inmueble sino sólo el 30%. Es decir, se trata de una gran ayuda para las cuentas del sector que puede salvar a más de una entidad. La de arena es que deja fuera el crédito promotor que tenga como garantía suelo no rústico o promociones en construcción, que supone el grueso de la morosidad actual de bancos y cajas.

En contra de lo publicado por algunos medios, la modificación de los criterios del Banco de España afecta en teoría tanto a la morosidad que va por el llamado calendario largo (hipotecas sobre vivienda terminada por menos del 80% del valor de tasación, que se dotan en seis años) como por el corto (resto de créditos con garantía real, que hay que provisionar de golpe en dos años). Pero al dejar fuera casi todo lo que no sea viviendas y locales terminados, en realidad va a afectar básicamente al calendario largo.

De los créditos que deben provisionarse en dos años (calendario corto), que son los que más agobian a las entidades, sólo se relajan las hipotecas sobre vivienda terminada concedidas por más del 80% del valor de tasación -que son buena parte de las formalizadas en el pico del boom-y a los créditos para la compra de suelo rústico -que también son bastantes-. Pero la morosidad por ambos conceptos está a años luz a la de los créditos a promotores cuya garantía son viviendas en construcción o con suelo recalificado, que suponen el grueso de la mora actual del sistema financiero.

"Es un paso muy importante; no es todo lo que queríamos, pero es un comienzo", opinan en una caja de ahorros. En otra señalan que "se ha conseguido lo más importante: que el Banco de España reconozca que los inmuebles no valen cero cuando alguien deja de pagar la hipoteca, sino que mantienen un valor que es del 70% del valor de compra".

El presidente de la Confederación de Cajas (CECA), Juan Ramón Quintás, ha reiterado este argumento en muchas ocasiones para pedir al Banco de España que suavizara la normativa de provisiones. Tal como estaba hasta ahora, tenía un funcionamiento contracíclico en la época de vacas gordas -obligaba a las entidades a reducir su beneficio para guardar el colchón de la provisión genérica para el futuro- pero procíclico en las vacas flacas, pues acentuaba las pérdidas de la banca al tener que anotarse como pérdida el 100% de los créditos morosos en tan sólo dos años, en el caso del calendario corto.

Las fuentes consultadas discrepan sobre la efectividad de la nueva norma. Según algunos, va a tener un efecto que puede ser similar al de la supresión de la norma del mark to market en EEUU, lo que aliviará mucho las cuentas del sector. En especial, en 2010, que es cuando tendrían que apuntarse el grueso de la morosidad declarada este año. Sin embargo, otras entidades son mucho más escépticas y creen que sólo va a poder aplicarse al 10%-15% de los créditos morosos al dejar fuera la vivienda en construcción y el suelo recalificado, que suponen el grueso de los créditos morosos.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios