Segura recupera los vicios de Calzada y juega a analista con un objetivo ‘hiperoptimista’ para el Ibex

Julio Segura, el nuevo presidente de la CNMV, ha caído en la misma tentación que uno de sus antecesores, Blas Calzada: dar opiniones sobre la situación

Foto: Segura recupera los vicios de Calzada y juega a analista con un objetivo ‘hiperoptimista’ para el Ibex
Segura recupera los vicios de Calzada y juega a analista con un objetivo ‘hiperoptimista’ para el Ibex

Julio Segura, el nuevo presidente de la CNMV, ha caído en la misma tentación que uno de sus antecesores, Blas Calzada: dar opiniones sobre la situación del mercado. En el boletín trimestral de la institución, presentado ayer, se incluye una valoración muy optimista del Ibex, que lo sitúa hasta un 10% por encima de los niveles de marzo.

Parece que a los presidentes de la CNMV que provienen del mundo de los estudios les cuesta entender la naturaleza del cargo que asumen, y continúan un tiempo con el chip de analista en la cabeza. Le ocurrió a Calzada en 2002, cuando empezó su mandato con unas declaraciones optimistas sobre un mercado que tocaba mínimos. Y ahora la historia se vuelve a repetir con Segura.

Su primera comparecencia pública como presidente tuvo lugar ayer para presentar el citado boletín trimestral –con la notable ausencia de Arenillas-. Y resulta que este boletín contiene una valoración “de equilibro” del Ibex 35 que, como en el caso de Calzada, resulta muy optimista.

Segura afirma que ese nivel se encuentra entre un 10% y un 14,7% por encima de su nivel de marzo (en torno a 14.000 puntos), lo que significa entre un 5,4% y un 10% por encima de los niveles actuales. El informe dice literalmente que “con unos tipos de interés a largo plazo en torno al 4% y un nivel de equilibrio del exceso de rentabilidad bursátil sobre estos tipos (o earning yield gap) del 2,13% (que es el nivel medio desde 1999), el Ibex 35 se encontraría un 10% por debajo de su nivel de equilibrio”. A lo cual añade que “si tomamos un período histórico más amplio, desde 1999, el recorrido al alza se eleva hasta el 14,7%”.

Uno de sus principales argumentos es que el PER (relación entre las cotizaciones y los beneficios empresariales), aunque ha subido desde el inicio de 2007, se mantiene en niveles históricamente bajos: en marzo, era de 14,8 veces los beneficios de las empresas del Ibex frente al promedio de 16,3 desde enero de 1999.

Mucho más positivo que los analistas

Este optimismo resulta todavía más exagerado si se compara con el escepticismo del consenso de los analistas sobre la bolsa española desde principios de año. Escepticismo que se ha exacerbado con la reciente divergencia de nuestro mercado respecto a la subida del resto de Europa, por culpa de los temores a un estallido de la burbuja inmobiliaria y (aunque esto es más difícil de medir) por el espectáculo de la CNMV. Hasta Bankinter, el máximo defensor de invertir en España a principios de año, ha moderado su discurso.

Capital at Work señala en un informe emitido hoy que la principal causa del mal comportamiento del Ibex es la “fenomenal subida y valoración de muchas acciones del Ibex”. “Las sobrevaloraciones están saliéndose de rango y los precios han subido en tal cuantía que ya no soportan en algunos casos un equilibrado análisis financiero”, añade esta gestora.

Por otro lado, el análisis de la CNMV es un poco “tramposo”, según algunos observadores, puesto que la comparación de PER incluye la burbuja tecnológica, cuando la valoración de la bolsa española alcanzó niveles estratosféricos, lo que sube la media. Si hubiera tomado un período largo o, simplemente, desde el inicio de la tendencia alcista en 2003, la comparación sería mucho menos favorable, a su juicio. De hecho, el PER del Ibex sigue siendo más alto que el del resto de las grande bolsas mundiales salvo Tokio, según el propio boletín de la CNMV.

Más allá del exceso de optimismo, lo que llama la atención es que la CNMV se dedique a dar precios objetivos para el Ibex. Porque su función no es ésa, sino supervisar a las entidades que sí tienen como trabajo dar análisis y recomendaciones. Esto sería impensable en cualquier supervisor de un país con más tradición bursátil, como EEUU o Gran Bretaña. Pero empezamos a estar acostumbrados a que la CNMV

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios