Es noticia
"Me siento increíble": por qué Alcaraz puede volver a triunfar en Wimbledon y su único gran miedo
  1. Deportes
  2. Tenis
BUSCA LAS SEMIFINALES ANTE PAUL

"Me siento increíble": por qué Alcaraz puede volver a triunfar en Wimbledon y su único gran miedo

El español afirma sentirse en plena forma para afrontar un reto de envergadura en semis de Wimbledon, donde deberá volver a sacar su mejor versión... aunque sea bajo techo

Foto: Alcaraz celebra su victoria ante Humbert. (John Walton/DPA)
Alcaraz celebra su victoria ante Humbert. (John Walton/DPA)

Carlos Alcaraz ya está en cuartos de final de Wimbledon. El tenista español sigue demostrando que, partido a partido, continúa mejorando su juego en el torneo, a sabiendas de que en los próximos partidos llega la hora de la verdad, donde se lo juega todo. Si el número tres del mundo quiere revalidar el torneo londinense y lograr algo que solo cinco tenistas en la historia han conseguido antes, debe afinar su tenis lo máximo posible… pese a la situación que le está lastrando.

Con el paso de los partidos, el rendimiento de Alcaraz ha ido claramente mejorando. Su saque empieza a ser peligroso de verdad, su derecha es cada vez más perfecta, sus piernas están en grandes condiciones para llegar a bolas imposibles y su cabeza está convencida de que puede lograr su cuarto Grand Slam. Es consciente de que los miuras llegan ahora y que el propio Tommy Paul será un partido complejo en cuartos de final. Pero se siente mejor que nunca.

Foto: El español no falla. (Reuters/Paul Childs)

Después de conseguir una importante victoria ante Ugo Humbert, el español analizaba las claves del partido. A pesar de volar en pista durante los dos primeros sets y mostrar un tenis de muchísimo nivel, en el tercer parcial sufrió un pequeño bloqueo. ¿El motivo? Según el propio Alcaraz, no terminaba de encontrar la manera de hacer daño al francés: "Sentía que leía cada punto que jugábamos. Fue complicado encontrar soluciones, pero así es el tenis", explicaba.

Este tipo de situaciones son normales en Wimbledon, donde entrar en juego con el saque del rival es realmente difícil y donde los rallies largos casi brillan por su ausencia, por lo que no es sencillo encontrar soluciones cuando el tenis no fluye. Pero la buena noticia para Alcaraz es que, de momento, ha sido capaz de poner parches a los problemas, algo que ninguno de sus contrincantes puede decir. Y, además, se ve con una energía extra que le permite poner una marcha más cuando es necesario.

"Me estoy sintiendo increíble en pista. Mejoro con cada partido que juego, me encuentro cómodo, firmando buenos puntos y espero que siga así. He mantenido un nivel de concentración muy alto durante todo el choque", explicaba muy contento el murciano. Será importante que todo siga en la misma línea en cuartos de final, ante un Paul con el que se ha enfrentado cuatro veces, con dos victorias para cada uno. No será un rival cómodo, ni mucho menos, para el español.

Sin embargo, a lo largo de este Wimbledon, Alcaraz se está encontrando con una situación que no le hace estar cómodo en pista: jugar bajo techo cubierto. Las lluvias de Londres han provocado que todos los partidos de Alcaraz tengan que jugarse con el techo echado, algo que cambia las condiciones de juego y que hace sentir a Alcaraz algo más vulnerable. El español considera que es algo que hay que adaptarse, pero sabe que puede ir en su contra frente a determinados tenistas.

"No estoy acostumbrado a jugar bajo techo, sinceramente, pero no me considero un mal jugador con estas condiciones. Pero es verdad que hay muchos tenistas que son mejores que yo en estas condiciones. La verdad es que preferiría jugar al aire libre y con las condiciones perfectas. Sin embargo, no me queda otra que adaptar mi tenis a las condiciones climatológicas", expresaba Alcaraz. Todo apunta a que, ante Tommy Paul, tendrá que volver a jugar con la cubierta echada.

Jugar bajo techo no es un cambio excesivamente sustancial, pero sí lo suficientemente ligero como para que un tenista lo note. La bola no bota tan alta, desliza mucho más y, sobre todo, la pista está más resbaladiza. Cuando llueve, la cubierta provoca que en las briznas de césped haya más condensación de lo habitual, lo que complica la estabilidad para el jugador. Alcaraz busca meterse en semifinales, para lo que deberá firmar un partido perfecto ante Paul... aunque sea bajo techo.

Carlos Alcaraz ya está en cuartos de final de Wimbledon. El tenista español sigue demostrando que, partido a partido, continúa mejorando su juego en el torneo, a sabiendas de que en los próximos partidos llega la hora de la verdad, donde se lo juega todo. Si el número tres del mundo quiere revalidar el torneo londinense y lograr algo que solo cinco tenistas en la historia han conseguido antes, debe afinar su tenis lo máximo posible… pese a la situación que le está lastrando.

Con el paso de los partidos, el rendimiento de Alcaraz ha ido claramente mejorando. Su saque empieza a ser peligroso de verdad, su derecha es cada vez más perfecta, sus piernas están en grandes condiciones para llegar a bolas imposibles y su cabeza está convencida de que puede lograr su cuarto Grand Slam. Es consciente de que los miuras llegan ahora y que el propio Tommy Paul será un partido complejo en cuartos de final. Pero se siente mejor que nunca.

Tenis Carlos Alcaraz
El redactor recomienda