Es noticia
Menú
Nadal se agarra a Wimbledon en un debut cargado de épica
  1. Deportes
  2. Tenis
Regresa tras tres años de ausencia

Nadal se agarra a Wimbledon en un debut cargado de épica

Rafa tuvo un estreno complicado ante Francisco Cerúndolo, que le complicó la vida en el tercer set y en el cuarto. Ahí fue cuando emergió su resistencia para lograr la victoria

Foto: Rafa Nadal festeja un punto en su debut en Wimbledon. (REUTERS/Toby Melville)
Rafa Nadal festeja un punto en su debut en Wimbledon. (REUTERS/Toby Melville)

Rafa Nadal regresó a Wimbledon tres años después y superó, no sin sufrimiento, a Francisco Cerúndolo (6-4, 6-3, 3-6 y 6-4) en un encuentro vibrante, especialmente el tercer y el cuarto set. Su gesto de rabia demostró que el partido fue arduo y que la victoria era merecida.

La agresividad de Cerúndolo lo descolocó en el tercer set y en el cuarto, pero Rafa en ningún momento se puso nervioso. Fue consciente de que tenía que esperar su oportunidad a pesar de que el argentino estuviera mejor en el partido.

El balear, que no jugaba en estas pistas desde que perdió las semifinales de 2019 ante Roger Federer, se desperezó después de una gira de hierba consistente de entrenamientos en el All England Club y dos exhibiciones en Hurlingham que dejaban extraer pocas conclusiones sobre su estado.

placeholder Nadal festeja su triunfo en el debut. (EFE/Andy Rain)
Nadal festeja su triunfo en el debut. (EFE/Andy Rain)

Cerúndolo estuvo agresivo

Su análisis apuntaba a una línea ascendente que confirmó en la pista central durante algo más de dos sets, pero que quedó enmarronada cuando empezó a perder juego, a perderse en la agresividad de Cerúndolo. Y a no encontrar las sensaciones y automatismos que sí tiene en la tierra y en la pista rápida.

La Catedral le recibió con los brazos abiertos y con una tremenda ovación, de las mayores en lo que va de torneo. Él correspondió con dos sets casi impolutos ante un Cerúndolo novato contra el 'Big Three', ilusionado ante la oportunidad de medirse a uno de sus ídolos y consciente de que lo más normal era perder. Esto no frenó en demasía al argentino, que compaginó los compases iniciales con los golpes a destiempo y el descaro que le permitían las dejadas.

Nadal necesitó cada minuto y cada golpe para acostumbrarse a los impactos, al movimiento suyo y de la bola y para tomarle el termómetro a su tenis en la hierba. Eran tres años sin conectar en esta superficie y Cerúndolo se lo hizo pagar. Rafa cedió un servicio con 3-1 a favor y estuvo al borde de conceder el set cuando con 4-4 hizo frente a tres puntos de 'break'. Los desactivó e hizo mella en el argentino para quebrarle el siguiente saque. Set para el balear y punto de calma.

placeholder Un triunfo de Nadal cargado de épica. (REUTERS/Toby Melville)
Un triunfo de Nadal cargado de épica. (REUTERS/Toby Melville)

Su resistencia le dio la victoria

No estaba fino el español, pero su cabeza vale más que el tenis de la mayoría de tenistas del mundo. Del 3-1 se pasó al 4-5 y a la primera pelota de partido para el español, cayó la victoria. Con este triunfo, Nadal suma 306 en Grand Slam, los mismos que Martina Navratilova, y solo por detrás de Novak Dokovic, que tiene 328, Serena Williams, que posee 365, y Roger Federer, que ha ganado 369.

El de Manacor jugará el partido de segunda ronda el jueves contra el lituano Ricardas Berankis, que se deshizo de Sam Querrey y que ya sabe lo que es medirse esta temporada con el español. Fue en el torneo preparatorio de Melbourne, antes del Abierto de Australia, y terminó con victoria en dos sets para Nadal.

Rafa Nadal regresó a Wimbledon tres años después y superó, no sin sufrimiento, a Francisco Cerúndolo (6-4, 6-3, 3-6 y 6-4) en un encuentro vibrante, especialmente el tercer y el cuarto set. Su gesto de rabia demostró que el partido fue arduo y que la victoria era merecida.

Rafa Nadal
El redactor recomienda