Es noticia
Menú
¿Dónde está el límite de Alcaraz? "Su techo es ser el mejor del mundo y marcar una época"
  1. Deportes
  2. Tenis
"Es un prodigio mental y físico"

¿Dónde está el límite de Alcaraz? "Su techo es ser el mejor del mundo y marcar una época"

El fenómeno murciano ha derrotado en la misma semana a Nadal, Djokovic y Alexander Zverev. Arrasó al alemán en la final y sus rivales se quedan impresionados por su talento

Foto: El murciano recibe el trofeo y lo muerde... AL más puro estilo Rafa Nadal. (Reuters/Juan Medina)
El murciano recibe el trofeo y lo muerde... AL más puro estilo Rafa Nadal. (Reuters/Juan Medina)

¿Hasta cuándo vamos a seguir llamando Carlitos a Carlos Alcaraz? El tenista español, que ha pasado de ser el número 120 del 'ranking' ATP al actual número seis del mundo en poco más de un año, está protagonizando un ascenso estelar a la élite. En una semana en que ha derrotado a Rafa Nadal (número tres), Novak Djokovic (número uno) y Alexander Zverev, parece imposible situar un techo de cristal para el fenómeno murciano. Está preparado para cualquier reto. Con tan solo 19 años y tres días, el pupilo de Juan Carlos Ferrero se convirtió en el jugador más joven en levantar el Mutua Madrid Open tras ganar a Zverev en poco más de una hora (62 minutos). Fue un martillo pilón en la final y su futuro exclusivamente le proyecta hacia donde el mismo jugador alemán confesó. El germano estaba decepcionado por su final, pero sabía que tenía ante sí una estrella que brilla con luz propia. La celebración de Carlos Alcaraz, mordiendo el trofeo al más puro estilo Rafa Nadal, únicamente es una pista más de su proyección.

"Creo que eres el mejor jugador del mundo en estos momentos, aunque tan solo tienes 19 años. Tenemos una nueva superestrella en el mundo del tenis. Vas a ganar Grand Slams y también muchas veces en Madrid". Las palabras del derrotado Alexander Zverev nada más terminar la gran final provocaron la sonrisa de Alcaraz y también la ovación del público madrileño. Parecidas a las de Djokovic, cuando dijo que "grandes cosas están por venir de parte de este talento en un futuro". No es para menos, puesto que no hay un rival que esté bordando el tenis más que él. Si Rafa Nadal tiene problemas físicos a causa de una lesión crónica y Novak Djokovic aún sigue preparándose para Roland Garros en una temporada marcada por el escándalo vivido en Australia, y ni Zverev ni Tsisipás o Medvédev acaban de dar el paso definitivo, Alcaraz demuestra un vigor físico inigualable para muchos de sus rivales y una sensatez abrumadora.

placeholder El español sonríe tras vencer. (Reuters/Juan Medina)
El español sonríe tras vencer. (Reuters/Juan Medina)

Su excelso torneo es una señal más de ello, así como su final. La velocidad de piernas del murciano, combinada con unas dejadas demoledoras que ha ido cincelando con el tiempo en este 2022, es una herramienta vital en su juego. Sin embargo, el recital de golpeos del español es mucho más completo. Reveses cruzados a dos manos, un saque directo muy difícil de contrarrestar, derechazos al ángulo más lejano, voleas contundentes y una capacidad anormal para un chico tan joven de jugar desde el fondo de la pista.

"Es un animal físico y mental"

El español es un cañón físicamente, y cuando huele la sangre porque su rival está en horas bajas, acude como un tiburón. Ya lee los partidos como los mejores e interpreta los momentos clave. Así lo analiza el exmedallista olímpico español y excompañero de Rafa Nadal en la selección Jordi Arrese: "Su torneo no podría haber sido mejor. Ha vencido al número uno del mundo, al mejor tenista en tierra batida y pasó por encima de Zverev en una final que dominó en todos los sentidos. Ha jugado con dejadas, saque y voleas, templando la bola, cambios de altura... Desquició al alemán y leyó el partido a la perfección", opina el extenista.

Quien haya seguido a Carlos Alcaraz en los últimos meses puede comprobar cómo su tenis ha crecido a una velocidad de vértigo. La precipitación de antaño, acentuada por su juventud y explosividad, ha ido modelándose y reduciéndose con el tiempo. Es muy raro ver a Carlos Alcaraz cometer dobles faltas, irse del partido durante largos lapsos y ni hablar de colapsar cuando las cosas no le están saliendo bien. Algo que Zverev no puede decir, por citar a un adversario. La madurez que ha ganado gracias al entrenamiento de Juan Carlos Ferrero y de su cuerpo técnico, que está muy encima de él en todo momento, es claramente uno de los grandes avances respecto a 2021, donde ya enseñó que podía poner contra las cuerdas a los tenistas más completos del torneo.

"La semana pasada tenía 18 años. Lo raro es que no se precipite más... Pero su techo es ser número uno del mundo y luchar por hacer cosas muy grandes como han hecho los mejores. Su potencial invita a creer que será así y que puede marcar una época en este deporte, porque a diferencia de Nadal, Djokovic o Federer, no veo a nadie tan joven y que tenga su mentalidad", remarca Arrese.

placeholder Zverev se mostró muy noble en la derrota. (Reuters/Juan Medina)
Zverev se mostró muy noble en la derrota. (Reuters/Juan Medina)

Cuando Alcaraz empezó esta semana, le preguntaron acerca de la presión por jugar en Madrid: "No es fácil jugar en casa, por la expectación. Yo le doy la vuelta a eso y me lo tomo como motivación, como ayuda. En los momentos difíciles, la gente te ayuda a ir para arriba". Al fin y al cabo, el murciano tenía tantas ganas de gustar la temporada pasada en Madrid (acudió gracias una invitación porque era el número 120 del 'ranking'), que cayó en segunda ronda contra Rafa Nadal (6-1 y 6-2) en un encuentro donde enseñó que aún no estaba preparado ni en el apartado mental ni en el físico. Pero eso ya es historia. Lo confesaba el mismo Alcaraz: "He crecido mucho como jugador y como persona. El año pasado era para coger experiencia y ahora ya me considero uno de los mejores y considero que puedo ganar todo tipo de partidos".

Un abanico de golpeos impresionante

No es arrogancia, sino una realidad. "Es evidente que mentalmente es un prodigio de la naturaleza. Él se lo cree y cree que va a ser el mejor y va a ganar a todos. Físicamente, es un animal muy fuerte porque es potente y aguanta mucho. No obstante, lo que más me sorprende es su juego. Le vi de pequeño ganar con 12 años a jugadores de 14 y nunca he visto a nadie con 19 años con sus recursos. Lo sabe hacer todo bien. Voleas, romper ritmo, dejadas, saques como los más bestias a 226 km/h, derecha y revés espectacular, abrir la pista sin importar si el rival es diestro o zurdo...", comenta Arrese. El medallista olímpico considera que lo que hace Alcaraz "es porque sabe leer muy bien los partidos tácticamente y ofrece mucho más orden, tranquilidad y recursos que antes".

placeholder El futuro está en sus manos. (Reuters/Juan Medina)
El futuro está en sus manos. (Reuters/Juan Medina)

Alcaraz ha escalado 114 puestos y se ha hecho un hueco entre la élite. Ha pasado de no tener títulos ATP a aglutinar cinco después de ganar las cinco finales disputadas. Es el primer tenista desde el argentino David Nalbandian (2007) en ganar a tres de los cuatro tenistas que conforman el 'top 4'. Es obvio que el margen de mejora del español todavía es grande. Pero la prudencia que uno podía tener hace un tiempo ha desaparecido. Carlos Alcaraz encarna el futuro del tenis español... y también mundial. Como ya hiciera Rafa Nadal hace más de una década, Alcaraz lleva una carga muy pesada en su mochila que parece no importarle demasiado, a tenor de lo visto a lo largo de este curso. El guiño a su ídolo Rafa Nadal, mordiendo el trofeo del Mutua Madrid Open, no hace más que reforzar la comparación entre su ídolo y quien apunta a heredero del trono mundial.

¿Hasta cuándo vamos a seguir llamando Carlitos a Carlos Alcaraz? El tenista español, que ha pasado de ser el número 120 del 'ranking' ATP al actual número seis del mundo en poco más de un año, está protagonizando un ascenso estelar a la élite. En una semana en que ha derrotado a Rafa Nadal (número tres), Novak Djokovic (número uno) y Alexander Zverev, parece imposible situar un techo de cristal para el fenómeno murciano. Está preparado para cualquier reto. Con tan solo 19 años y tres días, el pupilo de Juan Carlos Ferrero se convirtió en el jugador más joven en levantar el Mutua Madrid Open tras ganar a Zverev en poco más de una hora (62 minutos). Fue un martillo pilón en la final y su futuro exclusivamente le proyecta hacia donde el mismo jugador alemán confesó. El germano estaba decepcionado por su final, pero sabía que tenía ante sí una estrella que brilla con luz propia. La celebración de Carlos Alcaraz, mordiendo el trofeo al más puro estilo Rafa Nadal, únicamente es una pista más de su proyección.

Carlos Alcaraz Tenis Rafa Nadal
El redactor recomienda