Es noticia
Menú
"Aún no me lo creo": el milagro de Badosa o cómo ser la 3 del mundo en menos de un año
  1. Deportes
  2. Tenis
YA ESTÁ EN OCTAVOS DE MIAMI

"Aún no me lo creo": el milagro de Badosa o cómo ser la 3 del mundo en menos de un año

La tenista española ha pasado, en cuestión de meses, de estar situada en la 70ª posición del ránking WTA a meterse en el Top 3 del mundo y quiere seguir soñando a lo grande

Foto: Badosa celebra un punto ante Putinseva. (Geoff Burke/USA TODAY Sports)
Badosa celebra un punto ante Putinseva. (Geoff Burke/USA TODAY Sports)

Paula Badosa está llamada a hacer historia en el tenis mundial. La española ya está en los octavos de final del Masters de Miami, después de ganar en primera ronda a Marie Bouzkova por un doble 7-5 y en segunda ronda a Yulia Putintseva por 6-3 y 6-2. Pero la mejor noticia para Badosa no es solo que está jugando a un enorme nivel, que sigue ganando partidos o, ni tan siquiera, que ha pasado a estar en el Top tres del ránking WTA. Lo mejor es que vuelve a disfrutar del tenis.

Con la victoria ante Putintseva, Badosa se ha asegurado que, pase lo que pase, la española saldrá como número tres del mundo tras Miami. O, lo que es lo mismo, el mejor ránking de toda su carrera, que llega precisamente en un momento clave de la temporada. Tras el anuncio de la retirada de Ashleigh Barty, la española es virtualmente la segunda del mundo, justo cuando faltan solo un par de meses para Roland Garros, con la idea de cumplir el sueño de su niñez: ganarlo.

Foto: Badosa celebra su victoria ante Sorribes. (EFE/EPA/Ray Acevedo)

"Creo que todo ha cambiado muy rápido para mí, a veces me parece incluso un poco irreal si me paro a pensar en todas las cosas que me han pasado en el último año. Todavía no termino de creerme todo esto, simplemente intento enfocarme en jugar cada partido y no pensar demasiado en lo que sucede a mi alrededor, porque es una locura. La semana que viene, pase lo que pase, seré una de las tres mejores tenistas y, hace un año, era la 70ª. No puedo estar más feliz", aseguraba.

Cuando Badosa era solo una niña, con 7 años, comenzó a jugar al tenis. Aquello que era solo una diversión para pasar el verano, en realidad se convirtió en una verdadera pasión. Tanto, que solo diez años más tarde podría presumir de haber ganado Rolando Garros júnior. Pero aquel triunfo, que debía de ser el pistoletazo de salida a una carrera meteórica, se convirtió en todo lo contrario: tanta presión terminó generándole un problema que a punto estuvo de acabar con su carrera.

"La depresión vino a causa de no hacer bien las cosas, tenía mucha presión y ansiedad, me vinieron muchos miedos porque veía que no cumplía las expectativas. Hay que contarlo para normalizar las cosas. No tenía ganas de ir a una pista y menos de competir, pero también me afectó en mi vida personal. No quería salir de casa ni tenía ganas de hacer nada", explica. En ese momento, decidió fijarse en sus dos ídolos, Nadal y Sharapova, para tratar de entender qué le sucedía y cómo salir de ese pozo.

placeholder FOTO: Geoff Burke/USA TODAY Sports.
FOTO: Geoff Burke/USA TODAY Sports.

Un ascenso imparable

Dos palabras fueron claves: escuchar y humildad. Volver a disfrutar y ser feliz con lo que hacía era la clave. Fueron meses muy duros, donde Badosa tuvo que luchar contra sus propios fantasmas para volver a sonreír. Poco a poco, logró encontrar la senda correcta, esa en la que el tenis volvió a fluir de manera natural por sus venas. El talento no había desaparecido y comenzó a quitarse los miedos de encima... Eso sí, empezando desde abajo, desde los torneos ITF hasta lo más alto.

Años después, el trabajo ha dado sus frutos y, echando la vista, puede asegurar que ha acertado de pleno en cómo ha reconducido su carrera. Empezar desde abajo le ha servido para valorar lo duro que es llegar a lo más alto y paladear cada paso que da hacia el éxito. Pensemos que hace poco más de un año, Badosa era la 70ª del mundo y, ahora, saldrá de Miami como la tercera mejor raqueta del tenis. Y no se pone límites. Solo pide una cosa: "Seguir disfrutando con el tenis".

"Mi objetivo es siempre seguir trabajando, seguir evolucionando y seguir divirtiéndome dentro de la pista, sino es complicado disfrutar del tenis"

"Mi objetivo es siempre seguir trabajando, seguir evolucionando y seguir divirtiéndome dentro de la pista, sino es muy complicado disfrutar del tenis a estos niveles. Me gusta disfrutar del proceso, tengo a mi lado un equipo de trabajo espectacular, así que me enfoco en luchar por cada partido que juego. Le pongo mucho énfasis en disfrutar de lo que hago, para mí esto es como un sueño hecho realidad", explicaba Badosa tras derrotar a Putintseva.

Y es que volver a sonreír en la pista es la clave de que todo vuelva a funcionar y esté demostrando cuál es su potencial. Con solo 24 años, tiene mucho recorrido por delante para seguir creciendo y mejorando y, por qué no, pelear por ser la número uno del mundo. Pero, antes, quiere cumplir su gran sueño: ganar un Grand Slam. Está en un brillante estado de forma y en cuestión de meses llega Roland Garros. ¿Por qué no seguir soñando? De momento, ya tiene Miami en el punto de mira.

Paula Badosa está llamada a hacer historia en el tenis mundial. La española ya está en los octavos de final del Masters de Miami, después de ganar en primera ronda a Marie Bouzkova por un doble 7-5 y en segunda ronda a Yulia Putintseva por 6-3 y 6-2. Pero la mejor noticia para Badosa no es solo que está jugando a un enorme nivel, que sigue ganando partidos o, ni tan siquiera, que ha pasado a estar en el Top tres del ránking WTA. Lo mejor es que vuelve a disfrutar del tenis.

Tenis Paula Badosa
El redactor recomienda