Es noticia
Menú
"Mi familia nunca me dejó tirar un partido": la victoria de Nadal con el espíritu de Australia
  1. Deportes
  2. Tenis
Debut en Indian Wells

"Mi familia nunca me dejó tirar un partido": la victoria de Nadal con el espíritu de Australia

El triunfo del balear llegó cuando estuvo a sólo un juego de la derrota. Empezó bien el encuentro, pero apeló a su capacidad de superación cuando más cerca estuvo de perder

Foto: Nadal, tras ganar en su debut. (Reuters/Jayne Kamin)
Nadal, tras ganar en su debut. (Reuters/Jayne Kamin)

El partido parecía un trámite, pero no lo fue. Algunos apagaron la televisión tras el primer set y otros cuando el encuentro estaba prácticamente acabado. Rafa empezó muy bien el partido. Arrollador. Sus gestos habituales, como el puño cerrado, aparecieron pronto en escena. En apenas 15 minutos ya ganaba 4-0. Korda, sin embargo, manifestó una resistencia increíble. Capaz de utilizar el disfraz de Nadal.

El guion fue el mismo de siempre. Cuanto más se asoma al precipicio, más fuerte se hace. Algunos necesitan ir con ventaja para estar tranquilos, mientras que Nadal está más cómodo cuanto peor es la coyuntura. Esta película ya la han visto los espectadores muchísimas veces, pero no se cansan. Rafa utiliza siempre el mismo plan, igual que el futbolista que siempre efectúa el mismo regate. Esos jugadores parecen previsibles, pero ¿no es más meritorio lograrlo cuando todos saben tus trucos?

La épica de Nadal es tal en sus partidos que parece que quiere darle esa emoción hasta el final. Su victoria era el desenlace más previsible tras ganar con tanta superioridad el primer set. Sin embargo, su rival mejoró tanto que lo mantuvo contra las cuerdas. Ni en esos momentos se puso nervioso. Es difícil vaticinar a qué se dedicará cuando se retire, aunque no estaría nada mal que impartiera sesiones de motivación.

placeholder Rafa Nadal. (EFE/Ray Acevedo)
Rafa Nadal. (EFE/Ray Acevedo)

Cerca de la derrota

El partido se le escapaba, sobre todo por un detalle que hubo en el último set. Cuando Korda ganaba 4-2, cometió una doble falta y se igualó el juego a 30. Sin embargo, Rafa no logró el 'break' y se quedó a nada de la derrota. Ahí resurgió igual que un ave fénix, consciente de que su rival vería la victoria muy cerca. No. Ese es el error frente a Nadal. Al igual que a los alemanes, no hay que darlos por muerto por mucha sangre que hayan derramado.

Rafa realizó unas declaraciones al término del encuentro en las que justificó la derrota de Korda en sus nervios cuando sólo le quedaba un juego para ganar. "Probablemente él se puso un poco más nervioso. Cometió algunos errores más. Jugué un poco mejor, al menos. En el 5-2 comencé a jugar un poco más cruzado con mi golpe de derecho y con un poco de calma. Cometió un par de errores y pude salvarme. En el 5-4, fallé con la derecha, pero jugué dos grandes pases de revés y un buen globo. Ahí él tuvo presión, pero pega buenos tiros. (…) No sé, mucha suerte hoy. Aceptando eso, necesito jugar mejor, porque no jugué bien".

placeholder Nadal. (EFE/Ray Acevedo)
Nadal. (EFE/Ray Acevedo)

Pensó en una posible derrota

El balear reconoció tras finalizar el partido que pensó en la derrota. Raro. Es posible que lo tuviera en mente, pero nunca transmite esa sensación. En cambio, a sus rivales siempre se les ve esa confianza en la victoria que los debilita. Así lo explicó: "Pensé que perdía. En Australia tuve un sentimiento muy similar. Pero eso no quiere decir que no vaya a seguir intentándolo o seguir luchando. Incluso si creo que voy a perder el partido, mi mentalidad es pensar: 'Está bien. Estoy jugando mal, tuve dos quiebres, pero incluso así voy a perder. Voy a terminar el partido teniendo mejores sensaciones'. Así que necesito luchar para encontrarlas en el último juego".

Si este fue el comienzo en el torneo, imagínense cómo serán el resto de partidos conforme aumente el nivel de sus adversarios. No importa en qué estado físico llegue Nadal (ya se vio en Australia). Tampoco a quien tenga enfrente. Su capacidad de superación está por encima de todo. Quizá por eso Rafa guste tanto en España: porque es el español al que todos quieren parecerse.

El partido parecía un trámite, pero no lo fue. Algunos apagaron la televisión tras el primer set y otros cuando el encuentro estaba prácticamente acabado. Rafa empezó muy bien el partido. Arrollador. Sus gestos habituales, como el puño cerrado, aparecieron pronto en escena. En apenas 15 minutos ya ganaba 4-0. Korda, sin embargo, manifestó una resistencia increíble. Capaz de utilizar el disfraz de Nadal.

Rafa Nadal
El redactor recomienda