Es noticia
Menú
Tenis y cine, una relación peculiar (y difícil): de Hitchcock a Woody Allen pasando por Godard
  1. Deportes
  2. Tenis
No ha sido fácil llegar hasta aquí

Tenis y cine, una relación peculiar (y difícil): de Hitchcock a Woody Allen pasando por Godard

'El método Williams', película nominada a los Óscars, es la última producción de una lista que une de forma singular el deporte de la raqueta y la gran pantalla de manera habitual

Foto: Tenis y cine, una relación peculiar. (YouTube)
Tenis y cine, una relación peculiar. (YouTube)

"Aquel que dijo más vale tener suerte que talento conocía la esencia de la vida. La gente tiene miedo a admitir que la vida depende en gran parte de la suerte. Asusta pensar cuántas cosas escapan a nuestro control. En un partido, hay momentos en que la pelota golpea el borde de la red. Durante una fracción de segundo puede seguir hacia adelante o quedar atrás. Con un poco de suerte sigue hacia adelante... o no lo hace y pierdes". El tenis como metáfora de la vida. Así arranca 'Matchpoint', una película de un director poco dado al deporte como Woody Allen, pero que ha recurrido al tenis en otras obras como 'Annie Hall'. Sin embargo, el tenis no es un deporte fácil para el cine.

Carlos Marañón es director de la revista 'Cinemanía' y autor del libro 'Un partido de Leyenda', que recoge la intrahistoria de la película 'Evasión o Victoria', dirigida por John Huston y protagonizada, entre otros por Pelé y Silvester Stallone. Para Marañón, "el tenis no es un deporte especialmente cinematográfico. Dos contendientes separados por una red no es algo fácil de plasmar. Si ves sacar a uno, no ves al otro. De hecho, creo que el tenis ha tenido más atractivo por el componente psicológico, algo así como el ajedrez. Aunque en este ámbito el póker es el que ha dejado al cine escenas más gloriosas".

placeholder Rafa Nadal celebra un punto durante el Open de Australia. (EFE/Dave Hunt)
Rafa Nadal celebra un punto durante el Open de Australia. (EFE/Dave Hunt)

Este año, el tenis ha vuelto a asomarse a las nominaciones de los Óscar, que se entregarán el próximo 27 de marzo en Los Ángeles. Entre las películas nominadas se ha colado una con temática tenística, 'El método Williams', en el que destaca la figura del actor Will Smith. La película es un biopic sobre Richard Williams, "un padre inasequible al desaliento que ayudó a criar a dos de las deportistas más extraordinarias de todos los tiempos, dos atletas que acabarían cambiando para siempre el deporte del tenis. Richard tenía una visión muy clara del futuro de sus hijas y, sirviéndose de métodos poco convencionales, elaboró un plan que llevaría a Venus y Serena Williams de las calles de Compton, California, al olimpo de deporte convirtiéndolas en iconos legendarios".

En este caso, el director, Reinaldo Marcus Green, que ya dirigió entre otras 'Hombres y monstruos' y más recientemente 'Rey Ricardo', pone el foco en el extravagante padre de las Williams y su inquebrantable tenacidad para llevar a sus dos hijas "desde las pistas públicas a ganar torneos de Grand Slam de un deporte elitista hecho para las clases blancas". Un papel, el de Richard Williams, que ha llevado a Will Smith a ser candidato, por tercera vez, a mejor actor.

Hitchcock recurrió al tenis

'El método Williams' es una de las contadas películas que han utilizado al tenis en el cine con un rol protagónico o contextual. El mismísimo Alfred Hitchcock ya apostó por este deporte en su obra maestra de 1951 'Extraños en un tren', inspirada en la novela homónima de Patricia Highsmith. Durante un viaje en tren, un joven campeón de tenis, interpretado por Farley Granger, es abordado por otra persona, interpretada por Robert Walker, joven que le conoce gracias a la prensa. Este le propone un doble asesinato, intercambiando las víctimas. El segundo hará desaparecer a la mujer del primero, que no quiere concederle el divorcio, y a cambio, el primero debería asesinar al padre del segundo, que disfrutaría de la fortuna familiar sin problemas. Hitchcock se apoyó así en un deporte poco conocido en la gran pantalla hasta entonces.

Otro director reconocido, como Woody Allen, utilizó el tenis como escabroso escenario de la historia de Chris Wilton, un ambicioso profesor de tenis con escasos recursos económicos que se codea con la alta sociedad londinense gracias a este deporte y vive una relación turbadora con una de sus alumnas, Nola Rice, a la que interpreta Scarlett Johansson. La película recibió el Goya a la mejor película europea en su momento. El único director que siempre ha proclamado su enorme afición por el tenis ha sido el francés Jean-Luc Godard, que comentó en varias cosas que tenía en mente grabar "una especie de saga sobre un tenista que llegaba a la calificación de Roland Garros con poco dinero en el bolsillo y cuyo principal problema era encontrar un hotel barato en París". Pero nunca llegó a grabarlo.

Sin embargo, su afición al tenis inspiró en 2002 al español Guillermo García-Ramos, que dirigió junto a David S. Truncheon 'Tenis con J. L. G. – Buscando a Godard', un mediometraje de 50 minutos a caballo entra la comedia absurda y el ensayo experimental, donde realizaban varias entrevistas a personajes relacionados con el tenis y con el cine, para intentar acabar en la casa de Suiza de Godard jugando un partido con él. Otro experimento audiovisual reseñable es el documental de Julien Faraut 'Buscando la perfección'. Grabado en 2018, este ejercicio de semiótica utiliza el seguimiento obsesivo de McEnroe en el Roland Garros del 84 para desarrollar una pieza hipnótica más cercana a un ejercicio estético que a cualquier otra cosa. Para Marañón, "este documental es muy interesante. Y es curioso que no haya más documentales de tenis, pero es un deporte difícil de afrontar audiovisualmente para los directores. Además, en cuanto a interpretación, necesita que el actor juegue bien al tenis o el tenista actúe bien ante la cámara. Y eso lo complica más".

La comedia, el mayor referente cinematográfico

La comedia ha sido el género del cine que mejor ha mezclado con el tenis. Así encontramos joyas como 'Pat and Mike', que en España se tituló 'La impetuosa', comedia de 1952 dirigida por el legendario George Cukor en la que aparece el imbatible dúo formado por Spencer Tracy y Katharine Hepburn. En ella se cuenta cómo un mánager, Tracy, se enamora de una de las deportistas a las que quiere representar, Hepburn. En la lista de comedias aparecen 'Wimbledon, el amor está en juego' (2004), y 'Tennis, Anyone…?', film de 2005 que cuenta la vida de dos perdedores de Hollywood que intentan buscar el significado de sus vidas a través de los torneos de tenis. Una joya de este género es 'Las vacaciones del Sr. Hulot', estrenada en 1953, una comedia clásica del inimitable Jacques Tati con una divertida escena que parodia el mundo del tenis. Y otra obra también reseñable es 'Pasiones en juego', película de 1979 en la que uno de sus actores, Dean Paul Martin, fue nominado a los globos de oro como mejor actor revelación.

Entre las películas con un tono más juvenil en las que aparece el tenis se encuentra 'El Príncipe del Tenis', adaptación de 2006 de la popular serie de manga que tiene como protagonista a un prodigio del tenis. O 'Balls Out: Gary the Tennis Coach (2009)', comedia de instituto que gira en torno a un profesor de tenis sin experiencia. Un poco antes, en 1990, se estrenó 'Loco por Shelly', una comedia en la que el tenis marca la relación de los diferentes protagonistas. Y quizás la comedia que más éxito tuvo en su momento, allá por 2001, 'Los Tenenbaums: una familia de genios', película dirigida por el singular Wes Anderson que llegó a ser nominada a los Oscar en la que el protagonista es un campeón junior de tenis en Estados Unidos. Una película con un reparto de estrellas en el que aparecían Gene Hackman, Anjelica Huston, Ben Stiller, Gwyneth Paltrow, Owen Wilson, Danny Glover o Bill Murray.

"El deporte más cinematográfico es el boxeo"

El aumento de películas de tenis en los últimos tiempos se explica, para Carlos, "porque ahora afortunadamente los avances tecnológicos nos han acercado mucho a los deportes y nos permiten entrar en la pista y grabar dentro lo que pasa. Sigo creyendo que el deporte más cinematográfico es el boxeo, que te permite incluir en el mismo plano a los dos contendientes y da una textura de imágenes más atractiva. A nivel temático, los deportes americanos son los que históricamente tienen más tradición cinematográfica. Películas de béisbol, baloncesto, fútbol americano... De hecho, casi todos los actores han practicado alguno de estos deportes en su juventud y eso ayuda".

No pueden faltar las películas con un contenido más tenístico que cuentan los éxitos y fracasos de figura de la raqueta, o rivalidades eternas entre mitos de este deporte. Destaca por encima de todas 'Borg-McEnroe', película de 2017 que muestra la rivalidad entre estas dos leyendas que marcaron una época en el tenis. Apunta el director de 'Cinemanía', que en Suecia la película se llamó simplemente 'Borg', prescindiendo directamente del estadounidense en el título. En 1986 se estrenó 'Second Serve', película basada en hechos reales que narra la historia de la tenista Renee Richards, interpretada magníficamente por una Vanessa Redgrave que fue nominada para un Emmy y un Globo de Oro por su actuación.

En este bloque también habría que incluir 'La batalla de los sexos', producción de 2017 que cuenta como el enfrentamiento que se produjo en 1973 entre Billie Jean King, la mejor jugadora de tenis del momento, y el extenista de 55 años Bobby Riggs, traspasó el ámbito deportivo y se convirtió en un enfrentamiento personal en el que la actitud de Riggs degeneró en un comportamiento machista e insolente. Ya en 2001 se había realizado otra versión más amable de este episodio en tono de comedia con una película dirigida por Jane Anderson que aquí se tituló 'Cuando Billie ganó a Bobby'.

El próximo 27 de marzo Will Smith puede recoger, por primera vez en su carrera, un Óscar por su interpretación del padre de la Williams. Lo que significaría un reconocimiento a su trabajo y también un homenaje a la relación no precisamente sencilla que el cine y el tenis han mantenido durante décadas y que en los últimos años es inusualmente fructífera.

"Aquel que dijo más vale tener suerte que talento conocía la esencia de la vida. La gente tiene miedo a admitir que la vida depende en gran parte de la suerte. Asusta pensar cuántas cosas escapan a nuestro control. En un partido, hay momentos en que la pelota golpea el borde de la red. Durante una fracción de segundo puede seguir hacia adelante o quedar atrás. Con un poco de suerte sigue hacia adelante... o no lo hace y pierdes". El tenis como metáfora de la vida. Así arranca 'Matchpoint', una película de un director poco dado al deporte como Woody Allen, pero que ha recurrido al tenis en otras obras como 'Annie Hall'. Sin embargo, el tenis no es un deporte fácil para el cine.

Tenis
El redactor recomienda