Es noticia
Djokovic, detenido y de regreso al "hotel infame", espera el juicio de su deportación
  1. Deportes
  2. Tenis
La resolución será el domingo

Djokovic, detenido y de regreso al "hotel infame", espera el juicio de su deportación

El número 1 del mundo, al que se le retiró el visado el viernes por la mañana, es interrogado por Inmigración australiana de cara a la decisión final sobre su deportación

Foto: Djokovic, detenido en Melbourne. (REUTERS/Loren Elliott)
Djokovic, detenido en Melbourne. (REUTERS/Loren Elliott)

Novak Djokovic ha sido detenido por el Gobierno australiano después de que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, le retirase por segunda vez su visado para permanecer en el país. Como dictaminó el juez Anthony Kelly, el tenista serbio ha sido llevado a declarar por las irregularidades respecto a su entrada en Australia para la disputa del Open, su competición fetiche, y, acto seguido, se ha procedido a una detención pactada entre ambas partes para evitar "un circo mediático", según ha confirmado la CNN. Novak se encuentra de nuevo en The Park Hotel Melbourne, el "hotel infame" que sirve como centro de detención de inmigrantes tras reunirse con sus abogados. El propio Djokovic admitió días atrás “errores humanos” en la documentación presentada ante las autoridades australianas. El número 1 del mundo podrá reunirse con sus abogados para determinar la estrategia legal que efectuarán en esta carrera contrarreloj.

Foto: Djokovic, entrenando en Melbourne. (EFE/EPA/James Ross)

El serbio permanece sujeto a la supervisión de dos oficiales de la Fuerza Fronteriza Australiana. Tal y como se acordó con la defensa, la detención ha sido llevada con discreción y en un punto desconocido para los medios y la opinión pública. Todo se decidirá el domingo, ya que la decisión final correrá a cargo de la Corte Federal de Australia en una audiencia. Los abogados de Djokovic tratan de limitar las intervenciones de esta segunda y definitiva cita judicial a un máximo de una hora. Algo que no se les ha concedido por el momento.

La defensa del número 1 del mundo busca aligerar la situación con la idea de lograr que Djokovic pueda disputar el inicio del Open de Australia, torneo que tendrá lugar entre el 17 y el 30 de enero en la ciudad de Melbourne. El serbio confía todavía en poder disputar una competición de la que es vigente campeón, aunque los trámites legales y la intención del gobierno australiano no invitan al optimismo para el deportista.

Sus abogados lograron frenar la deportación inmediata

“He ejercido mi poder bajo la sección 133C(3) de la Ley de Inmigración para cancelar el visado del Sr. Novak Djokovic basado en razones sanitarias y del mantenimiento del orden por ser de interés público”, con este comunicado, el ministro de Inmigración Alex Hawke movía ficha en un caso que se extiende más de una semana.

placeholder Djokovic, durante un entrenamiento. (EFE/Diego Fedele)
Djokovic, durante un entrenamiento. (EFE/Diego Fedele)

El abogado del tenista, Nicholas Wood, ante el juez Anthony Kelly, evitó la deportación inmediata por parte de las autoridades australianas, criticando además los argumentos del ministro Hawke. Este señaló la crispación y la tensión que el caso Djokovic está generando en el país, donde su gran masa de aliados son antivacunas. Para la defensa del serbio, una deportación no haría más que incrementar la agitación.

Las mentiras de Djokovic hartan a Australia

El pasado 5 de enero, Djokovic llegó a Melbourne para disputar el Open de Australia. Una cita que, en caso de ganar, desempataría la carrera que mantiene con Rafa Nadal y Roger Federer en la vitrina de Grand Slams (20 para cada uno en estos momentos). El serbio no presentó ante las autoridades la pauta de vacunación completa, requisito indispensable para su entrada en el país. Ofreció, en cambio, una exención médica que le permitía jugar tras haber pasado el covid en diciembre. Las aduanas australianas le cancelaron el visado y le detuvieron, entendiendo que ese documento no era suficiente, días más tarde se le devolvió.

Las aguas no se calmaron, pese a que el serbio comenzó a entrenar para el Open, y se demostró que había mentido en la documentación de su entrada al país. Allí afirmó que no había viajado a ningún lugar antes de ir a Australia, cuando había estado en España. Además, las fechas en las que aseguraba haber dado positivo por coronavirus coincidían con varios actos públicos en Belgrado a donde Djokovic acudió sin mascarilla, haciendo vida normal.

Estos errores e inconsistencias en la declaración que hizo Djokovic para entrar a Australia, así como por contravenir las directrices de aislamiento por covid-19 en Serbia, llevaron al ministro Hawke a entender que el tenista significaba un problema para la salud pública del país, quitándole de nuevo el visado.

placeholder Los padres de Djokovic, Srdjan y Diana, durante una protesta por la situación de su hijo. (EFE/EPA/ Andrej Cukic)
Los padres de Djokovic, Srdjan y Diana, durante una protesta por la situación de su hijo. (EFE/EPA/ Andrej Cukic)

Scott Morrison, primer Ministro australiano, apoyó la labor ejecutada por la cartera de inmigración de su gobierno. “Los australianos han hecho muchos sacrificios durante esta pandemia y esperan, con razón, que el resultado de esos sacrificios sea protegido", afirmó, resaltando las "sólidas políticas de protección fronteriza han mantenido a los australianos a salvo, antes del covid y actualmente durante la pandemia". Lo cierto es que, a pesar de que en las redes sociales existe un debate, la opinión pública de Australia ha censurado las acciones de Djokovic.

Ni siquiera en Serbia, donde Djokovic es considerado un héroe nacional y, probablemente, su mejor deportista de todos los tiempos, existe unanimidad sobre su figura. La primera ministra del país, Ana Brnabic, se mostró contundente con la actitud de su compatriota, amenazando incluso con severas sanciones. "Si eres positivo, tienes que aislarte. No sé cuándo recibió los resultados y cuándo los vio, es una zona un poco gris que solo puede responder Novak, pero, si es cierto, es un grave violación", aseguró Brnabic en una entrevista con la BBC, valorando los baños de masa que el tenista dio cuando supuestamente era positivo por coronavirus. Según ‘The Guardian’, las normas serbias llegarían incluso a una amenaza de tres años de cárcel para el tenista.

Novak Djokovic Rafa Nadal Australia
El redactor recomienda