El caso de Peng Shuai: de temer por su vida a pedir que la dejen en paz
  1. Deportes
  2. Tenis
UNA ROCAMBOLESCA HISTORIA

El caso de Peng Shuai: de temer por su vida a pedir que la dejen en paz

La tenista china, presuntamente desaparecida desde hace casi un mes, ha cerrado el caso a través de una videollamada con el COI en el que ha pedido que respeten su privacidad

Foto: Peng Shuai, durante un Open de Australia. (Reuters/Tim Wimborne)
Peng Shuai, durante un Open de Australia. (Reuters/Tim Wimborne)

Extraña historia la que rodea el caso de la tenista china Peng Shuai. Todo comenzó el pasado día 3 de noviembre, cuando en su perfil de la red social Weibo aparecía un extraño mensaje en el que acusaba a Zhang Gaoli, de 75 años y vicepresidente chino entre 2012 y 2017, de haberla forzado a mantener relaciones sexuales. El mensaje era borrado 20 minutos después y desaparecía sin dejar rastro. Entonces, comenzaba una búsqueda... que ahora ha acabado de manera rocambolesca.

Cuanto menos, era sorprendente ver un mensaje de tal calado en redes sociales. El hermetismo del régimen chino no permite este tipo de acusaciones públicas y, mucho menos, en referencia a uno de los cargos más altos del partido comunista... especialmente si quien lo hace es una referencia del deporte, una mujer que llegó a ser número uno del mundo en dobles en 2014, tras ganar Roland Garros y Wimbledon. Por eso, cuando se perdió el rastro, todo el mundo rápidamente se puso alerta.

Foto: Peng Shuai. (Reuters/Toby Melville)

Organismos deportivos, medios de comunicación, deportistas... todos comenzaron a preguntarse dónde estaba Peng Shuai y por qué había desaparecido de manera repentina. Habían pasado quince días desde aquel mensaje en Weibo y la tenista seguía sin dar señales de vida. Desde muchos foros, se empezó a especular con la posibilidad de que las autoridades chinas la hubieran represaliado y se encontrara retenida contra su voluntad por sus palabras. Y empezó la 'investigación'.

La WTA, la ATP, la ONU... muchos organismos y personalidades públicas empezaron a presionar al gobierno chino para que diera alguna señal de qué había pasado con la tenista. Más de dos semanas desaparecida, sin que nadie de su entorno la hubiera visto y sin dejar rastro. ¿Qué había pasado con Peng Shuai? Fue entonces, cuando las autoridades chinas aseguraron que no tenían nada que ver, que no sabía nada del caso y que desconocían su paradero. ¿Verdad o una cortina de humo?

Sea como fuere, lo cierto es que, entonces, la jugadora comenzó a dar sus primeras señales. Quién sabe si como estrategia del gobierno chino por el revuelo que se había causado o por 'muto proprio' ante la bola de nieve que se había generado, una carta firmada por la propia Peng Shuai llegó a Steve Simon, presidente de la WTA: "No estoy desaparecida. Las acusaciones de abuso sexual no son ciertas. Estoy descansando en casa y estoy bien", expresaba en dicha misiva.

Solo unas horas más tarde, se filtraron en las redes sociales una serie de imágenes subidas al perfil de la tenista en WeChat, donde se la veía rodeada de peluches en una habitación de hotel en las que se la veía sonriente. Las dudas seguían, pues los expertos afirmaban que no se podían verificar, ante lo que varios miembros del gobierno chino solo tardaron un día en sacar dos vídeos de la tenista en el Challenger Junior de Pekín: uno, presentando el evento; otro, firmando autógrafos a los niños.

Pero, para complicar la historia, era este domingo cuando Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, anunciaba que había mantenido una videollamada de media hora con la tenista: "Al principio de la llamada, Peng Shuai agradeció al COI su preocupación por su bienestar. Explicó que se encuentra bien y que vive en su casa de Pekín, pero que le gustaría que se respete su privacidad en este momento", explicaba el organismo en un comunicado. ¿Qué ha pasado en realidad?

Seguramente, nunca lo sepamos, pero la historia de la tenista desaparecida ha acabado de la manera más romcabolesca posible: solicitando públicamente que no la molesten, que la dejen descansar y que no ha aparecido más veces en público porque no ha querido. El hecho de que solo medios afines al gobierno chino sean los que han distribuido imágenes de Peng en los últimos días sigue despertando ciertos recelos en una rara sucesión de acontecimientos que ha llegado a medio mundo.

Partido Comunista We Chat
El redactor recomienda