Puede igualar a Federer en Grand Slams

Nadal – Djokovic, una batalla de leyenda por ser el tenista más grande de la historia

El manacorí tendrá en su mano este domingo en Roland Garros igualar en Grand Slams a Roger Federer, pero tendrá enfrente a un serbio que quiere ser el mejor de la historia

Foto: Nadal se juega igualar a Federer ante el peor rival, Djokovic. (Reuters))
Nadal se juega igualar a Federer ante el peor rival, Djokovic. (Reuters))

"Rafa acabará siendo el mejor tenista de todos los tiempos. Es un gran campeón y un ejemplo para todos". Esto era lo que decía Roger Federer justo hace un año sobre Rafa Nadal. El manacorí tendrá en su mano este domingo en Roland Garros igualar en Grand Slams al suizo. El mayor problema lo tendrá enfrente. Novak Djokovic. El serbio, que entregó el favoritismo a Nadal tras superar las semifinales, tendrá que luchar contra su pasado en tierra batida, contra un rival que le ha ganado 17 de los 24 duelos en tierra batida, 5 de las 8 finales de Grand Slam, seis de los 7 duelos en Roland Garros.

La final de Roland Garros entre ambos será el duelo número 56. El duelo más repetido de la historia del tenis, el noveno en una final de un Grand Slam y el octavo en la tierra batida parisiense. Pero el serbio también se encuentra en la carrera por ser el mejor de la historia y después de la decepción del US Open quiere acortar diferencias. Si gana se pondría a un solo Grand Slam del español. "Cuando acabe mi carrera veremos lo que he conseguido", dice el tenista balear que siempre evita entrar en este tipo de debates. "De momento el mejor de la historia es Federer. Los números así lo dicen. Aunque Rafael está cerca", recalcaba Toni Nadal, su tío.

Si es por los resultados globales de ambas carreras, ambos están muy cerca de coronarse como el mejor de la historia. A Nadal le falta un solo Grand Slam para igualar los 20 de Federer y supera por dos a Nole. El serbio le quitó en Roma el récord de títulos de Masters 1.000 con 36. Sin embargo Nadal manda en otros aspectos. Posee el récord de mayor período de tiempo entre la primera y la última vez que finalizó el año como número uno (2008-2019: 11 años) y el récord del período más largo en recuperar el número uno a final de año (2013-2017: 4 años). Además, es el único tenista de la historia en haber sido número 1 en tres décadas distintas (2000-2009, 2010-2019 y 2020-2029). La batalla está servida en París.

Rafa Nadal durante uno de sus partidos de Roland Garros este año. (EFE)
Rafa Nadal durante uno de sus partidos de Roland Garros este año. (EFE)

Un Nadal con lastre

La final entre el Djokovic y Nadal era el duelo más esperado. Más allá de lo conseguido por Federer, ahora mismo los dos mejores tenistas del momento son el español y el serbio. Pero este nuevo duelo será totalmente diferente al pasado. Ambos llegan de un parón tremendo por el brote mundial del covid-19. El contexto es totalmente diferente. Aún así el favoritismo lo sigue teniendo Nadal después de haber firmado un torneo prácticamente perfecto. El balear busca su decimotercer título en Roland Garros, solo ha perdido dos partidos en ese escenario y este año no ha cedido ni un set. Además de sumar un nuevo título intentará lograr su triunfo 100 en la tierra batida parisiense.

La realidad es que a Nadal le han puesto demasiados obstáculos en este Roland Garros. Los franceses quieren evitar que el español siga batiendo récords. Tendrá que combatir contra las temperaturas bajas, la gran humedad y que decir de las bolas Wilson. Wilson reconoció en ‘Punto de Break’ que la Federación Francesa les pidió una pelota que no favoreciese a Nadal. Ahora se ha encontrado con una bola que rebota menos, lo que afecta a la agresividad de los efectos de los golpes que salen de su brazo izquierdo. "Si eres un jugador que ‘lifta’ la bola, como Nadal, no se levanta tanto como antes... Afecta bastante a tu juego”, comentaba Álex Corretja a este medio.

Pero poco les ha servido a los francesas poner lastre al jugador que mejor supera las piedras que se le cruzan en su camino. Ya venir solo con tres partidos tras seis meses de parón por el confinamiento y no perder ni un solo set muestra a la perfección lo que es Nadal y su conexión con Roland Garros.

Djokovic celebra su triunfo en semifinales frente a Tsitsipás. (EFE)
Djokovic celebra su triunfo en semifinales frente a Tsitsipás. (EFE)

Djokovic, el peor rival posible

“Probablemente el reto más grande en la historia del tenis sea ganar a Nadal en la Philippe Chatrier. Sólo lo han conseguido 2 personas, uno es el serbio", decía Carlos Moyá, entrenador de Nadal en Cope. "Ganar a Novak este año es un reto difícil. Posiblemente sea el mejor partido hoy en día", confesaba. Y es que el serbio es posiblemente el peor rival que podría tener el balear.

Con la herida de su descalificación del US Open completamente curada, Djokovic ha ido superando rondas en Francia hasta el punto de que, cuando parecía estar en la lona, levantaba el partido con una calidad de tenis descomunal. Contra Carreño empezó de la peor manera y consiguió dar la vuelta al partido y contra el griego Tsitsipas en semifinales consiguió frenar en seco la remontada en un partido brutal que llegó hasta el quinto set.

El tenista serbio ya se ha asegurado mantener el número uno y buscará su Grand Slam 18. Nole no conoce fronteras, gana en todas las superficies y antes de Roland Garros se hizo en la tierra batida de Roma con su Masters 1.000 número 36 para superar en uno a Nadal. Un torneo en el que el español cayó en cuartos contra Diego Swartzman. Además Djokovic contará a favor con todo lo que perjudica a Nadal. "Djokovic juega plano. Y ahora este tipo de jugadores puede pegar más fuerte con las nuevas bolas, porque al pesar más la pelota, no se les va nunca", aseguraba Virginia Ruano, una de las mejores jugadoras de dobles de la historia.

Un duelo histórico

El duelo entre ambos es sin duda alguna un duelo histórico. Djokovic ha ganado 29 veces a Nadal, pero solo tres en final de un grande y una sola en Roland Garros; los cuartos de final de 2015. El balance también es positivo para Nadal en tierra batida, donde ha ganado 17 de los 27 partidos. Será su 17 duelo a cinco sets, uno de ellos en Copa Davis, con 10 triunfos de Nadal.

Curiosamente el primer Nadal-Djokovic de la historia tiene lugar en Roland Garros en 2006. El español, que defendía el título, se impuso en cuartos de final, por retirada del serbio cuando había cedido las dos primeras mangas. La primera victoria del serbio tuvo que esperar en 2007 en los cuartos de Miami. En aquel 2007, el duelo favorito de los aficionados era el Federer – Nadal, pero el serbio ya avisaba de lo que podía convertirse.

En los inicios de Nadal, su punto flaco siempre ha sido estar fuera de tierra batida, pero con el paso del tiempo fue trabajando y dominando su tenis para convertirse en todo un todoterreno. El español rompió a Nole en las semifinales de los Juegos de Pekín de 2008, jugados sobre cemento. El primer paso de lo que estaba por venir. Dominar los cuatro Gran Slam. Lo logra en 2010 con una victoria frente al serbio en 4 sets en la final del Abierto de Estados Unidos con la que completa títulos en los 4 grandes.

Djokovic tuvo que esperar a la final del Masters 1.000 de Madrid de 2011 para ganar por fin al español en tierra batida. La leyenda serbia empezaba a crecer tras ganar ese año Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos. A partir de ese momento cuatro años de constantes títulos entre ambos. Todo hasta el desastroso 2015 repleto de lesiones de Nadal. No sumó torneos importantes por vez primera desde 2005. En Roland Garros Djokovic se aprovechó de esa debilidad y le derrotó en ese Grand Slam, aunque no aprovechó la eliminación del español y perdió la final contra Stan Wawrinka. El hundimiento del español continúa en 2016, donde, tras perder la final de Roma contra Djokovic, se ve obligado a retirarse de Roland Garros por una lesión. El serbio gana su único título en París.

2017 fue el año de bajón del serbio. Por diferentes motivos no se encontraba a gusto compitiendo, pero en 2018 comienza su recuperación y alcanza la final de Wimbledon, donde frente al español logra su primer Grand Slam desde su triunfo en París dos años antes. Recuperado, el serbio se impone en la final de Australia de 2019 en otro de los duelos más brillantes y vibrantes entre ambos. El serbio amenaza ahora a Nadal en su feudo más inexpugnable. Pero la lógica e historia dice que en plenas condiciones la tierra batida tiene un claro dueño y ese es Rafa Nadal. Sin embargo el largo parón puede hacer mella en el físico del español si el partido se alarga hasta los cinco sets.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios