Dos finales y muchas decepciones

Rafa Nadal contra el muro: por qué la Copa de Maestros es lo único que se le resiste

Pese a las veces que lo ha intentado, el balear nunca ha conseguido levantar las ATP Finals. Es el gran torneo que se le resiste. Federer y Djokovic, sus verdugos. Llega con problemas abdominales

Foto: Rafa Nadal, durante su aprtido contra Tsonga en el Masters de París que tuvo que abandonar. (EFE)
Rafa Nadal, durante su aprtido contra Tsonga en el Masters de París que tuvo que abandonar. (EFE)

Hasta Rafa Nadal tiene espinitas clavadas. No muchas, pero las tiene. El Trofeo de Maestros, que para él arranca este próximo lunes, es sin duda uno de ellos. El español, uno de los tenistas más regulares de la historia, tiene una especie de maldición con este torneo (como en los Masters de Miami, París y Shangai) que se ajusta muy poco a sus características como jugador: superficie dura y bajo techo. Rafa ha disfrutado siempre de plaza garantizada en esta competición, pues desde el 2005 no ha dejado de estar entre las ocho mejores raquetas del circuito, pero pese a las numerosas intentonas nunca ha conseguido alzar el prestigioso cetro. ¿Falta de tenis?, para nada. En muchas ocasiones el balear ha tenido que bajarse del cuadro por las lesiones.

Las molestias físicas que tradicionalmente han perseguido a Nadal a estas alturas del calendario han diezmado sus posibilidades, impidiéndole disputar algunas ediciones o mermándole cuando ha sido de la partida. Rafa necesita estar en perfectas condiciones físicas en Londres, escenario de este torneo, para quemar rondas ante los rivales más peligrosos de la ATP. El contexto, como indicamos, no es el ideal para él por la naturaleza de la pista. El de Manacor no llega en plenitud tampoco este curso tras retirarse del pasado Masters de París, hace una semana escasa, por problemas abdominales. Volvió a entrenar estos días atrás, pero con limitaciones.

Sus éxitos en pista 'indoor' no son boyantes. Lejos queda ya su título en Madrid 2005 (antes de que la organización apostara por la tierra batida), posiblemente una de las mayores hazañas de su carrera. El esfuerzo que realizó en aquella final ante Ivan Ljubicic, al que derrotó en cinco sets, le pasó factura después. Rafa lo pagó y no pudo estar en el Trofeo de Maestros. Tampoco acudió en 2008, 2014, 2016 y 2018. Su alternancia entre participaciones y ausencias es bastante notable.

Siempre esquivo

Su debut en las ATP Finals se produjo en 2006 y en su primer partido cayó derrotado ante el americano James Blake, aunque luego se metió en semifinales donde tropezó contra Roger Federer. El suizo ha sido una de sus bestias negras aquí, apeándole también de las semis en 2007 con autoridad. En 2009 se vio quizá al Rafa más nebuloso de siempre, con una evidente falta de ritmo e intensidad. No fue capaz de ganar un solo set y tanto Soderling, como Davydenko y Djokovic, que en aquellos tiempos empezaba a dominar, le apartaron de la pelea por el preciado título. Curisoso porque, una temporada después, Rafa ejecutó su mejor tenis en el O2 Arena.

Y es que en 2010 el de Manacor se quedó muy cerca de la victoria. Lideró un grupo formado por Roddick, Berdych y su verdugo el curso anterior para pasar a semifinales y desmontar a Murray en un partido trepidante de más de tres horas. Sin embargo, en la final no pudo hacer lo propio con Federer. Nadal llegó cansado del duelo ante el británico y el poco tiempo que tuvo para recuperar no le permitió desplegar su mejor juego. Por tercera vez, Roger se cruzaba en su camino para cerrarle la puerta. Ya en 2011 Nadal volvió con muchas expectativas y preparado para despojarse del dichoso 'sambenito', pero no consiguió superar la primera fase. No sería hasta 2013 cuando volvería a una final de maestros. Tras realizar lo que parecía una misión imposible, eliminar a Federer, se plantó ante Novak en la batalla por el título. Tampoco consiguió rematar la faena. Daba igual lo que insistiera, a Rafa este torneo, por unas cosas o por tras, continuaba siéndole esquivo.

Nadal, preocupado en su banco durante su partido contra Goffin de la ATP Finals del 2017. (Reuters)
Nadal, preocupado en su banco durante su partido contra Goffin de la ATP Finals del 2017. (Reuters)

En 2015 chocó una vez más contra el serbio y en su última participación (2017) solo pudo disputar un partido contra el belga Goffin. Rafa, que empezó a sacar de nuevo el jueves tras el fiasco de París, llega ahora, según su entrenador, Carlos Moyá, al 80% de sus posibilidades al torneo londinense. "Estamos dando los pasos adecuados. Mañana intentaremos un poco más y el lunes más. Esto lleva su tiempo y no tenemos el tiempo que nos gustaría tener, pero tampoco haremos ninguna locura", comentó. Una lástima para el balear, que afrontaba el tramo final de curso a un nivel espléndido tras adjudicarse el US Open contra Medvedev. Su lesión en el abdomen rebaja la euforia, aunque el español se mantiene positivo de cara al lunes: "Espero sacar el domingo con normalidad. Tengo muchas esperanzas de estar al 100%".

A Nadal, que está siguiendo un tratatamiento a base de antiinflamatorios recomendado por su médico, Ángel Ruiz-Cotorro, ganar el Trofeo de Maestros no le va a cambiar la vida, tampoco su estatus en el tenis, pero sí que es un objetivo personal que se lleva marcando desde hace mucho tiempo.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios