lo que no se ve de los éxitos del balear

La crisis emocional de Rafa Nadal antes de ganar su duodécimo Roland Garros

Rafa Nadal ha ganaod su duodécimo Roland Garros aumentando su leyenda y firmando de manera más contundente la casilla del mejor tenista en la historia sobre tierra batida

Foto: Rafa Nadal llorando tras ganar Roland Garros. (EFE)
Rafa Nadal llorando tras ganar Roland Garros. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

"Es increíble, no puedo explicar mis sensaciones. Ya era un sueño jugar la primera vez aquí en 2005, no podía imaginarme que en 2019 volvería a estar aquí", señalaba Rafa Nadal tras lograr su duodécimo Roland Garros, el cual no hace mucho "no sabíamos si podría ni siquiera estar aquí", reconoció quien admitía problemas "emocionales y de tenis, que siempre van de la mano", a principio de este 2019.

El español conquistó su duodécima Copa de los Mosqueteros ante Dominic Thiem, el mismo rival del año pasado, el tenista que todos describen como su heredero por lo bien que se mueve sobre la tierra batida. "Estoy convencido de que tiene opciones de ganar aquí algún día, tiene el potencial y la ambición de lograrlo", comentaba en la ceremonia de la entrega de trofeos en la Philippe Chatrier.

Un 2019 nada cómodo de Nadal

Álex Corretja, comentarista para Eurosport y amigo de Nadal, habló con el triunfador de este domingo sobre la dificultad de este Roland Garros y de que no se inició 2019 como esperaba en tierra batida. Con rostro serio, Rafa pensó durante unos instantes la contestación para tratar de explicar qué le había ocurrido: "Las derrotas no son lo que pesan. Lo importante es que hemos ido ganando partidos, llamemos tontos, sin desplegar el mejor tenis y así hemos hecho semifinal de Montecarlo, de Madrid... Lo importante es que llevamos cinco torneos sin ningún problema físico", comentaba el de Manacor, quien debió abandonar Indian Wells en semifinales por problemas en su rodilla. Un mes y medio después ha levantado otro Roland Garros.

Al margen de la importancia de que las lesiones le respeten, su 2019 lo inició con una final perdida en Australia ante Novak Djokovic y con unos problemas "emocionales y de tenis, que siempre van de la mano" y que superó gracias a "todo el equipo. Es importante en los buenos momentos, pero más en los malos". Esta es la otra cara de un deporte tan individual y psicológico como el tenis. Nadal, que tiene en su cabeza su mejor arma, la tenía 'lesionada' al no poderla hacerla funcionar al 100%. La diferencia de la cabeza con una articulación es que aquella es 'invisible' a los ojos del espectador, no para el protagonista y su equipo.

La sinceridad de su tío Toni Nadal

"Hubo algunos momentos en Madrid y Barcelona en los que yo dudaba de que pudiera hacer lo que ha hecho. Su comienzo de temporada en tierra ha sido difícil... Pero Rafa es una persona que se da muchas oportunidades a sí mismo", indicaba Toni Nadal que echaba pelotas fuera cuando en Eurosport le daban la enhorabuena por el triunfo de su sobrino y él decía que todo lo había conseguido Rafa, que él (Toni) tenía poco que ver... De esa modestia y humildad es de la que ha bebido Rafa durante toda su trayectoria deportiva hasta la llegada de Carlos Moyá.

Precisamente Moyá ha sido una de las piezas fundamentales de esta temporada y no sólo por sus consejos en la pista: "Para superar los malos momentos he sido más un amigo que un entrenador para él. Todo el equipo se dio cuenta de que estaba atravesando un mal momento, y ahí dejas tu faceta de entrenador de lado y te haces su amigo, alguien a quien pueda hablar, que le escuche. No solo yo, sino todo el equipo. Creo que mentalmente ha dejado atrás sus dudas. Ganar Roma le dio la confianza que necesitaba para creer que estaba jugando bien otra vez", apuntó Moyá para recalcar esa 'remontada mental'.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios