TRAS GANAR SU SÉPTIMO OPEN DE AUSTRALIA

La generosidad de Djokovic con los que no pudieron ver la final y los recogepelotas

El serbio se hizo una foto con los jóvenes, les invitó a coger el trofeo de campeón y después regaló todo lo que llevaba encima a los aficionados que no pudieron ver la final

Foto: Novak Djokovic posa con los recopelotas del Open de Australia tras su séptima victoria en Melbourne (Foto: Adnan Abidi)
Novak Djokovic posa con los recopelotas del Open de Australia tras su séptima victoria en Melbourne (Foto: Adnan Abidi)

Novak Djokovic ganaba este domingo su séptimo Open de Australia convirtiéndose de este modo en el tenista masculino que más veces ha logrado el primer Grand Slam de la temporada. Sin embargo, el recital del serbio no sólo se circunscribió al partido, donde pasó por encima de Rafa Nadal, sino que siguió tras la entrega de premios.

Tras las fotos, los discursos, los saludos y después de atender a todo el protocolo, Djokovic quiso hacerse una foto con todos los recogepelotas que trabajaron en el torneo. Pero aún fue más allá, y permitió a los que se colocaron junto a él sostener la copa de vencedor como si del propio campeón se tratase.

El número 1 del mundo invitó a los jóvenes recogepelotas a tocar el trofeo y estuvo charlando con ellos durante un rato, un momento que muchos de ellos nunca olvidarán, demostrando que es uno de los mejores de todos los tiempos, dentro y fuera de las pistas de tenis. Pero no fueron ellos los únicos destinatarios de la generosidad del serbio.

Milan Andrejic, un aficionado serbio, se llevó una de las zapatillas de Djokovic firmadas por él
Milan Andrejic, un aficionado serbio, se llevó una de las zapatillas de Djokovic firmadas por él

Primero regaló su raqueta y las muñequeras que usó durante el partido a los fans que seguían dentro de la pista viendo las fotos que se hacía del tenista. Pero después fue consciente de que cientos de seguidores, muchos de ellos serbios, estaban en la plaza central de las instalaciones del Open de Australia viendo la final en una pantalla gigante, ya que no habían podido conseguir una entrada, y quiso celebrarlo con ellos.

Cantó, bailó y les regaló lo que llevaba encima, incluidas las zapatillas. Hasta entregó su chaqueta del chándal a un aficionado que no tenía nada encima para que Novak Djokovic le firmara un autógrafo: se despojó de la parte superior de su indumentaria, la firmó y se la regaló al seguidor que sólo quería estrecharle la mano y que se llevó un premio con el que no había soñado.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios