nadal no quería jugar bajo techo

El día en que Wimbledon se inventó una norma con Nadal y Djokovic

Wimbledon reconoce que no tiene ningún protocolo para situaciones como la vivida este viernes. La decisión de empezar el Djokovic-Nadal bajo techo fue improvisada

Foto: La semifinal entre Djokovic y Nadal se jugó por completo al cubierto. (Reuters)
La semifinal entre Djokovic y Nadal se jugó por completo al cubierto. (Reuters)

Cuando Wimbledon instaló el techo retráctil en la Centre Court en la temporada 2009, abrió una nueva época. En un torneo que hace sello de la tradición, la llegada de la cubierta fue un giro hacia la vanguardia, permitiendo la disputa del juego ante la llegada de la lluvia. En esta edición de Wimbledon su protagonismo fue bien diferente: se empleó durante la semifinal entre Rafael Nadal y Novak Djokovic a lo largo de dos jornadas en las que no hubo una gota de agua. Una circunstancia que levantó interrogantes y comentarios.

La situación fue la siguiente: la jornada del viernes Wimbledon asistió a la semifinal más larga de su historia. El estadounidense John Isner y el sudafricano Kevin Anderson batallaron durante 6 horas y 36 minutos, retrasando el duelo que debía librar español y serbio para decidir al segundo finalista del torneo. Además, Wimbledon cuenta con un toque de queda, un requisito del vecindario que impide golpear una pelota en el club más allá de las 23.00 horas.

Tras la finalización del Anderson-Isner, el techo de la pista central de Wimbledon se cerró para el Djokovic-Nadal. (EFE)
Tras la finalización del Anderson-Isner, el techo de la pista central de Wimbledon se cerró para el Djokovic-Nadal. (EFE)

En el All England Club se ha cerrado el techo en dos escenarios. Uno de ellos es la llegada de la lluvia, el principal motivo de su instalación y una causa mayor en la capital británica. El otro, como ocurriera en 2012 entre Andy Murray y Marcos Baghdatis, es la falta de luz natural. En este último caso, siempre y cuando los jugadores estén conformes, se puede seguir compitiendo hasta la mencionada hora límite gracias a los focos presentes en el interior de la estructura.

Lo sucedido este viernes fue algo sin precedente: sacrificar la naturaleza al aire libre del evento sin agua ni oscuridad. Porque en el momento en que se inició el encuentro la luz natural permitía el juego. Y ese fue precisamente el interrogante que rondó la cabeza de Nadal.

“A las 19:30 se decide que se jugará en pista cubierta porque desde las 20:45 se acabará la luz. (Si paramos y se cierra el techo) tendríamos que perder tiempo porque a las 23:00 se acaba el partido”, explicó el mallorquín. “Sería un tiempo perdido para jugar. Como se empezó el partido sobre pista cubierta, según ellos, se tiene que terminar el partido con las mismas condiciones que se han empezado. A no ser que ambos jugadores estemos de acuerdo en jugar en pista descubierta”, explicó Nadal.

El Murray-Baghdatis de 2012 es el otro partido que se ha jugado bajo techo en Wimbledon por falta de luz. (EFE)
El Murray-Baghdatis de 2012 es el otro partido que se ha jugado bajo techo en Wimbledon por falta de luz. (EFE)

“Wimbledon es un torneo 'outdoor', esta es la realidad. Se pudo empezar al aire libre y se empezó bajo techo. Lo único que yo no entiendo es que la razón para empezar a cubierto sea que no habrá luz. Se podría haber empezado al aire libre. Pero para ganar tiempo se empieza a cubierto. Ya se empieza en unas condiciones que no son las del torneo. El torneo es en pista descubierta, salvo que llueva. Encima, hoy continuamos en pista cubierta porque se empezó ayer el partido bajo techo. A mí no me parece bien", explicó el balear. “Me parece que es un torneo 'outdoor'. Si el partido anterior ha durado tanto, mala suerte. Es pista descubierta. Se debe jugar al aire libre hasta que haya poca luz. Entonces, se cubre y al día siguiente se juega otra vez al aire libre porque el torneo es descubierto”.

“Ayer (por el viernes) lo entendí de esa manera. Comprendí que tenía lógica que se llegara a jugar a cubierto. Lo que no entiendo es que hoy se vuelva a jugar bajo salvo que los dos estemos de acuerdo en jugar al aire libre”, expresó Nadal, sin compartir la fórmula ideada por la organización para devolver a Wimbledon su condición 'outdoor'. "Evidentemente, los dos no estábamos de acuerdo en jugar al descubierto".

La postura de Wimbledon

Este diario acudió a la Oficina del Referee, situada en la fachada exterior de la Centre Court, para recabar un postura oficial acerca de lo ocurrido. Al ser consultados por un protocolo que especifique cómo actuar en ese tipo de situaciones, el torneo reconoce no poseer una normativa específica. “No hay ninguna norma al respecto”. Es decir, no hay un método preestablecido para gestionar una situación en la que el transcurso de un encuentro vaya a verse interrumpido por falta de luz y, en previsión de esa circunstancia, se pueda utilizar la iluminación del techo para iniciar el juego. En este sentido, y atendiendo a las afirmaciones del evento, comenzar un partido a cubierto por la inminencia de la oscuridad fue una medida ideada sobre la marcha.

Rafa Nadal quería jugar este sábado al aire libre y Novak Djokovic prefería seguir bajo techo. (Reuters)
Rafa Nadal quería jugar este sábado al aire libre y Novak Djokovic prefería seguir bajo techo. (Reuters)

No podíamos permitirnos interrumpir la fluidez del encuentro. Consideramos que era perjudicial para los jugadores detener el partido, frenar su juego, esperar unos minutos a cerrar el techo y continuar con la semifinal. Si el partido empezaba a las 20:00 y a las 21:30 no había luz, nos colocaba en una situación que no podíamos permitir", aseguran desde el torneo.

Una vez alcanzado el límite de las 23:00 horas, el siguiente dilema era cómo reanudar el partido este sábado. "Ambos jugadores fueron personalmente consultados anoche por este detalle", indican desde la oficina. “Uno de ellos expresó su preferencia de competir a cielo abierto. El otro jugador indicó lo contrario”, afirman sin mencionar expresamente la identidad en cada postura —revelada por los propios jugadores en conferencia de prensa—.

Así, por un lado, no hay había un protocolo establecido. Por otra parte, se dejaba en manos de los jugadores la decisión final. Y en caso de que estos no mostrasen unanimidad, tal como sucedió, prevalecería la improvisación original.

En Wimbledon, donde los detalles parecen cuidarse al milímetro, la improvisación se introdujo por la puerta más grande.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios