historia de roland garros

Roland Garros, el pionero de la aviación que da nombre al Grand Slam

Mucho antes de que se convirtiera en el feudo de Rafa Nadal, Roland Garros era el nombre de un héroe nacional de Francia que revolucionó la aviación en la Primera Guerra Mundial

Foto: Roland Garros, antes de despegar | Université de Caen Normandie
Roland Garros, antes de despegar | Université de Caen Normandie

Mucho antes de que se convirtiera en el feudo de Rafa Nadal, Roland Garros era el nombre de un héroe nacional de Francia. Un pionero que revolucionó la aviación con sus innovaciones técnicas en pleno estallido de la Primera Guerra Mundial, capaz de cruzar volando el mar Mediterráneo en menos de seis horas y de muchas otras proezas, pero no de jugar profesionalmente al tenis.

[Horario y dónde ver en la final de Roland Garros entre Rafa Nadal y Dominic Thiem]

Nacido en 1888 en La Reunión, una isla del océano Índico con estatus de territorio francés de ultramar, Eugène Roland Georges Garros llegó a París a los once años y desde muy joven se interesó por el mundo de la aviación. En 1913 logró se convirtió en el primer piloto que logró atravesar el 'Mare Nostrum' sin paradas, partiendo desde la localidad de Fréjus (Francia) y tomando tierra en Bizerta (Túnez). Ese mismo año rompió el récord mundial de altitud al alcanzar los 5.600 metros.

Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, se enroló voluntariamente en las fuerzas aéreas del ejército francés, donde realizó contribuciones técnicas de vital importancia. Los aviones de guerra tenían un gran problema por aquel entonces: las ametralladoras disparaban desde detrás de la hélice delantera y algunas de las balas golpeaban las palas de la máquina, de manera que un piloto podía derribarse a sí mismo. Para solucionarlo, Roland Garros ideó un refuerzo para las palas de la hélice con placas de acero que protegían la estructura en caso de ser alcanzada por la metralla.

Su habilidad como aviador no impidió que en 1915 tuviera que llevar a cabo un aterrizaje forzoso en Alemania, donde fue capturado por las tropas germanas. Permaneció durante tres años en un campo de prisioneros, pero consiguió escapar ataviado con un uniforme del bando enemigo y, después de pasar por los Países Bajos y el Reino Unido, regresó a París. Desde allí volvió a subirse a un avión de combate y luchó incansablemente hasta que fue derribado en 1918, antes de cumplir los 30 años.

El Gobierno francés no tardó en rendir homenaje al caído en combate con la distinción nacional 'Mourt pour la France', pero éste no sería su único reconocimiento. Tras la proeza de 'los cuatro mosqueteros' —Jacques Brugnon, Jean Borotra, Henri Cochet y René Lacoste—, que vencieron a Estados Unidos en la final de la Copa Davis de tenis disputada en Filadelfia en 1927, la Federación Francesa decidió construir un estadio que albergara la revancha. El recinto fue financiado por el el presidente del legendario club de rugby Stade Français de París, cuya única condición fue bautizarlo con el nombre de su amigo Roland Garros, quien a pesar de ser un gran aficionado al tenis nunca llegó a practicarlo a nivel profesional.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios