el español busca su octavo título en roma

Djokovic, la semifinal que no quería Nadal pero que todos los jugadores esperaban

Rafa Nadal se enfrentará en semifinales de Roma a Novak Djokovic, que vuelve a unas semifinales después de muchas dudas. Varios jugadores de la ATP opinan sobre su recuperación

Foto: Djokovic discute una pelota a Carlos Bernardes. (Reuters)
Djokovic discute una pelota a Carlos Bernardes. (Reuters)

Rafael Nadal, en un arrebato de sinceridad, aceptó lo que casi todos piensan pero nadie suele confesar: "Para ser honesto, prefiero no jugar contra él (Djokovic). Es uno de los mejores de la historia, no cabe duda. No soy como esos que dicen 'sí, quiero medirme con él". Lo dice alguien que, por historial, está incluso por encima del serbio. Y admitiendo también que en tierra siempre ha tenido cierta ventaja. Y que Djokovic no está en su mejor momento. Da lo mismo, esos condicionantes están presentes, pero la lección final es que un jugador del calibre del serbio siempre inquieta de más.

La frase la pronunció antes de saber el resultado entre Djokovic y Nishikori. Ganó el serbio, así que el deseo no se cumplirá y este sábado se enfrentará a uno de sus más fieros rivales, de los pocos que tienen un historial ganador contra Rafa en su carrera y que, durante dos o tres años, fue uno de los principales motivos por los que Nadal parecía mucho menos de lo que es. "Daré de mí para ganar, como siempre he hecho en mi carrera, pero obviamente prefiero rivales más fáciles que un gran jugador como Novak", explicaba el español.

El respeto al juego de Djokovic, en todo caso, está más presente por lo que fue que por lo que es ahora. En los últimos torneos no ha conseguido llegar al fin de semana, siempre sorprendido por algún jugador que le conseguía noquear antes de tiempo. Porque Djokovic da miedo, por supuesto, pero la pregunta que ahora mismo se repite sobre él no tiene tanto que ver con sus cualidades como con sus carencias ¿volverá a ser quien fue? Nadal piensa que sí, incluso que ya está en ese punto, pues eso explica que no le quiera como rival en las semifinales de Roma.

"Está en el buen camino", dice Goffin

El interés va más allá de Rafa, todo el circuito mira con curiosidad lo que pasa con Djokovic, que hace solo unas semanas rompió con Agassi para volver una vez más con su entrenador más duradero, Marjan Vajda. "No sé si volverá, pero creo que está en el buen camino, parece concentrado y entrenando mucho, es muy profesional, está con su antiguo entrenador, Marjan, así que creo que ahora está en el buen camino, físicamente está bien, creo que ya no le duele el hombro", contaba hace una semana, en Madrid, David Goffin al ser preguntado.

La opinión del belga, con más o menos matices, es compartida por casi todos los que están alrededor del circuito. Es más sencillo pensar que si se lo toma en serio y pone los medios volverá, porque el talento está ahí. Lo resume bien John Isner: "Creo que volverá a lo más alto, la gente se olvida de que es un humano también, tuvo cuatro años de dominio, puede haber perdido algo de confianza, créeme, eso pasa, pasa mucho, pero es tan talentoso que volverá". El estadounidense iba un poco más allá incluso, hasta decir que, de todos los jugadores con los que había rivalizado, nunca vio uno como el mejor Djokovic. Y eso, en un mundo en el que convivían también Federer y Nadal, es uno de los más grandes elogios que pueden hacerse.

En procesos como el de Djokovic es imposible delimitar solo un factor del bajo rendimiento. En su caso es obvio que una lesión en el hombro le ha menguado el tenis, como le pasaría a cualquier otro jugador. Eso suele redundar también en problemas de confianza. Nadal es bien conocedor de esto, después de una lesión en la muñeca tardó meses en volver a ganar a los diez mejores jugadores del mundo con regularidad. Además de los dolores, que ahí estaban, también había un problema psicológico, ese retorno que supone volver a presentarse como uno de los mejores, perder el miedo a todos los rivales.

"Espero que vuelva por el tenis"

"Sé lo que es estar fuera de la competición un tiempo y que los resultados no igualen tus expectativas. No ha jugado mucho aún, cuando juegue cogerá confianza y espero que vuelva a ser un jugador peligroso, no digo que vuelva a lo de antes, porque eso es mucho, pero sí que vuelva a tener un gran nivel". Habla Kevin Anderson, que se ha asentado entre los diez mejores jugadores del mundo después de años en los que era incapaz de jugar al tenis en su mejor versión. Lesiones, sí, pero también la presión personal de ver que las cosas no salen a pesar de estar haciendo todo lo que se supone que hay que hacer.

Aunque quizá quien mejor le comprende en el circuito es Juan Martín del Potro. Tiene un historial ilustre, es campeón de un grande, ha pasado por lesiones durísimas que le han obligado casi a empezar de cero en el tenis. Su muñeca no resistía su ritmo y eso le llevó a una recuperación compleja en la que llegó a prescindir de su entrenador al no verse capaz de llevar un ritmo lógico diario. "A mi me tocó enfrentarme varias veces las lesiones, pero seguro que no es fácil y no debe ser agradable para él ver el ranking que tiene o que no se siente como siempre se sintió en su carrera", comenta el jugador argentino. Habla de vez en cuando con Djokovic y por eso entiende un poco más su situación.

"Hay muy pocos jugadores que pueden volver a ser muy buenos y volver al lugar donde merecen estar, esos pocos son Djokovic, Murray o Wawrinka, en ellos sí confío y a mi personalmente me gustaría verle en el lugar que merece, porque le aprecio mucho, y sería bueno para él, pero también para el mundo del tenis, que vuelvan a pelear varios por los grand slam o por el número 1", cuenta Del Potro. Él nunca ha sido número 1 y es improbable que lo llegue a ser, las lesiones le han dejado mermado y solo es capaz de jugar a tope unas cuantas semanas. Pero su talento, enorme, es un argumento en sí mismo y le acerca a una reflexión sobre un monstruo como Djokovic.

La recuperación está en proceso. Una semifinal en Roma es un avance, como también lo es ganar a Nishikori. Le toca ahora Rafa Nadal, aunque el español no quisiese. En todo caso, si hay un favorito tiene que ser el número 2 del mundo. Djokovic quiere volver, todos creen que lo conseguirá, pero todavía no lo ha demostrado.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios