busca su octavo torno en roma

Rafa Nadal sufre contra Fognini pero se mete igualmente en semifinales

Rafa Nadal perdió el primer set a pesar de tenerlo controlado. A partir de ahí retomó su mejor versión y consiguió vencer a uno de los rivales que más dificultades le pone en tierra

Foto: Nadal sirve en Roma. (ReuterS)
Nadal sirve en Roma. (ReuterS)

Rafa Nadal está en en el torneo de Roma, pero por el camino no le faltó sufrimiento. En uno de esos partidos largos, correosos, difíciles, de los que tienen los mortales normalmente en tierra, tuvo opciones de caer pero se mantuvo en pie y desafiante. Nadal sufrió, y eso es nuevo, aunque Fabio Fognini, la anarquía hecha tenista, es uno de los pocos que constantemente ha logrado inquietar a Rafa en tierra. Hasta cierto punto, claro, la carrera del español no se recordará por haber tenido al italiano como una china en el zapato, solo es uno de los muy pocos que le incordia.

Fue un partido extraño, uno de los menos comunes dentro del año de Rafa. Tuvo mucho de carrusel, de cambios de ritmo y de rachas buenas y malas de uno y de otro. Primer set, clave en el partido, Nadal se pone 4-1 a favor y en el aire está la sensación de que va a arrasar al pobre italiano, que no está ahí más que para ser una piedra más en el camino del número 2 del mundo. Fognini podía haber hecho lo que hubiese hecho cualquier otro jugador del circuito, pero no estaba en sus planes.

Lo normal, por más que digan, es no batallar todos los puntos. Con 4-1 en contra contra el mejor jugador en tierra de todos los tiempos en la cabeza aparece la alerta de economía de esfuerzos, no te dejes más energías de las precisas, que no merece la pena. Fognini no tuvo ese planteamiento práctico y, con todo perdido, lo que empezó a hacer fue todo lo contrario, a jugarse más bolas y subir el nivel. Para sorpresa de todos, funcionó.

Quizá porque Nadal no lo esperaba, también porque el italiano es un muy buen jugador, que se mueve con esmero por la pista y es capaz de sacar el garrote en cada punto y castigar los puntos débiles de cada adversario. El caso es que Fognini empezó a ganar y ganar puntos y terminó logrando una de esas cuestiones casi imposibles en el deporte profesional, remontar dos roturas de saque de Nadal en tierra. 6-4, cinco juegos seguidos y la victoria en la batalla de las sensaciones. Para ganar este partido Rafa tendría que subir el nivel.

Nadal se revuelve

Y eso hizo. Rehizo su juego y recordó que en los días normales él es el mejor en su campo. Miró a los ojos a su rival, dio un paso adelante, se metió en la pista y empezó a dominar. Después de perder cinco juegos consecutivos en el primer parcial, ganó los tres primeros del segundo. Era su modo de rechazar su derrota, puede perder un set, esas cosas pasan, pero que nadie le de por amortizado en una situación así.

Las cosas se calmaron, poco a poco a Fognini le fueron pesando un poco más las piernas, ese fue también siempre uno de sus problemas, y Nadal encontró por el camino las maneras de encontrar su juego. El partido, en ese momento, se convirtió en uno normal, apareció en escena lo que uno espera de un encuentro de Rafa en tierra, que no es otra cosa que un jugador intentándolo desde el sufrimiento y otro sobrado de conceptos hasta la victoria.

Lo demás fue más sencillo, sí, pero no quita para que en ese primer set recordase que es humano, que a él también le pueden pasar cosas que nadie espera. También le dio para decirle a todos los demás que sabe sufrir, que también puede ganar los días en los que las cosas se ponen en contra de lo pensado. El resultado al final es el de casi siempre, una victoria y un pase a semifinales. El camino, eso sí, en este caso fue diferente. Busca su octavo título en Roma.

Tenis
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios