él niega su evidente favoritismo en madrid

El evangelio de Rafa Nadal según sus rivales: "Oh, dios, es realmente implacable"

Goffin, Del Potro, Isner, Anderson, Dimitrov y Thiem analizan el juego y valoran la superioridad de Rafa Nadal en la temporada de tierra batida. "No volveremos a ver uno asi, nunca"

Foto: Rafa NAdal, en Madrid. (EFE)
Rafa NAdal, en Madrid. (EFE)

Las dudas, que existieron, las ha disipado a raquetazos. Saltarse Acapulco, Indian Wells y Miami no era el mejor de los augurios, pero Rafael Nadal solo necesitó dos partidos de Copa Davis para dejar claro que él no llegaba a la tierra solo para competir, que él solo juega para ganar. Lo hizo contra Alemania, también en Montecarlo y Barcelona. No es realmente sorprendente, su costumbre es ser el mejor en tierra, pero esta temporada había incluso un punto más de superioridad. No ha perdido un solo set y no es sencillo encontrar alguien que pueda ponerle en dificultades. Los mejores jugadores del circuito, reunidos ahora en Madrid, asumen la evidente superioridad, aunque por orgullo, por márketing o de un modo sincero, también plantean la posibilidad de hacerle daño a Rafa.

"Por supuesto que es el favorito, ha ganado ya dos torneos este año y aquí ganó el año pasado, le gusta las condiciones, va a ser muy difícil ganarle porque está fresco física y mentalmente", asume David Goffin, número 10 del mundo arrasado por Nadal en las semifinales de Barcelona. Al belga no le entusiasmó que se le preguntase por Rafa en un corrillo con periodistas, aunque estando en Madrid y en tierra es improbable que no esperase la pregunta. "Aunque no haya jugado mucho, ha demostrado que tiene toda la confianza, en Barcelona ya estaba al 100%, moviéndose muy bien y pegándole muy fuerte", relataba el belga.

"Oh, dios, es duro, es implacable", responde John Isner cuando escucha el nombre de Nadal. El americano es, a sus 33 años, un clásico del circuito. Siete veces jugó con Rafa, otras tantas terminó perdiendo. "Es el mejor de todos los tiempos sobre tierra, no hay duda en eso, no volveremos nunca a ver uno así. Nunca. Así que es genial para nuestro deporte, tenerle sano y compitiendo", explica el estadounidense.

"Creo que ganará Madrid, Roma y París"

Juan Martín del Potro, uno de los mayores talentos del circuito, responde en sala de prensa, sin la cercanía del corrillo, pero con la misma naturalidad. Al fin y al cabo él, que las ha visto de todos los colores, está acostumbrado a estas cosas. "Es el rey de la tierra, y no he visto sus partidos de este año, pero yo espero que Nadal gane este torneo, y Roma y París... para eso estamos aquí, intentando ganarle, hacerlo bien. Si sigue ganando es lo normal, si no lo consigue será una sorpresa. Buscamos una sorpresa", cuenta el de Tandil, fresco después de unos días en casa, con su gente, y tras ganar en Indian Wells.

"Este es un torneo muy lindo, súper difícil, con unos jugadores muy buenos y otro que está por encima del resto, que es Rafa", relataba con ahínco el argentino, sorprendido por estar seis del mundo actualmente después de todas sus lesiones.

Asumido como está, por todos menos por el propio Nadal, su favoritismo, queda por ver dónde están las claves de ese juego, que es lo que hace de un jugador alguien tan distanciado del resto de los mortales con una raqueta en la mano. "La manera en la que juega, sabes cómo va a llegar la bola, por dónde va a venir, y a pesar de todo no hay mucho que puedas hacer", explica sonriente Grigor Dimitrov, número 4 del mundo y otra de sus víctimas recientes en el circuito. "Pone mucha presión, nunca falla, no es fácil mantenerse, es duro mantener el nivel con él. Especialmente cuando tienes que ganar dos sets, a veces empiezas bien, pero no es suficiente", cuenta Goffin. "Tiene mucha confianza, se mueve bien y le pega fuerte, especialmente desde el revés, es muy agresivo desde los dos lados", resume Goffin.

"Si tiene debilidades, no lo parece"

"En todas las superficies es difícil, pero en tierra, donde juega tan bien, se defiende tan bien, le pega tan pesado, tiene tanta confianza… él va a por todos los tiros, no se deja ni una bola corta, siempre va a por ello", señala Isner. "Solo tienes que verle, es capaz de hacer a sus rivales mucho más daño del que sus rivales pueden hacerle a él. La manera en la que cubre la pista, que construye los puntos, es muy difícil dañarle, siempre que le pones en la esquina él se defiende muy bien, con el revés también, y siempre puede hacerte daño. Yo jugaba contra él en juniors y ya era difícil ganarle, lo sigue siendo", explica el sudafricano Kevin Anderson.

Otro de sus teóricos grandes rivales, que la pasada temporada le hizo bastante daño, es Dominic Thiem. Este año ya se han cruzado y el austriaco salió escaldado del duelo: "Desde el primer momento no te da tiempo para respirar, si quieres competir con él tienes que hacer lo mismo, estar a tope desde el primer momento".

En este ambiente en el que condecorados profesionales hacen poco más que aceptar la extrema superioridad de otro cabe preguntar si es vulnerable, si de verdad existe algún modo en el que no ocurra el desenlace que, en el aire está, parece irremediable. "No es fácil, le pone mucha presión, nunca falla, no es fácil mantenerse a ese nivel con él. Especialmente cuando tienes que jugar dos sets, a veces empiezas bien, pero no es suficiente", apunta Goffin.

"Rafa y Roger son favoritos. Esto funciona así"

"Si tiene debilidades, de verdad, no lo parece. Gana con mucha facilidad, no pierde ni un ser, cuando juega con esta confianza virtualmente no tiene debilidades", señala Isner. "Es el mejor en tierra de todos los tiempos, hay que ser agresivo desde el principio, porque si le dejas tener el control no tienes muchas opciones, no es nada fácil", relata Kevin Anderson. Un poco más optimista (poco) es Del Potro: "Rafa y Roger son los favoritos en todos los torneos, esto funciona así, cuando vayamos a la hierba Roger será el favorito. Rafa está jugando muy bien, pero hay chicos que tienen opciones de ganarle, lo han hecho en otras ocasiones y puede volver a pasar, el resto haremos lo que podamos contra él".

Quizá el más descarado, también porque tiene algo de verso libre, es Dimitrov. "Sabes lo que te puedes esperar, pero es capaz de hacerlo una y otra vez, a veces no hay mucho que puedas hacer, tienes que dar el 100% y buscar sus debilidades, que las tiene, creo que las puedes encontrar, pero seguir en ello durante todo el partido, más aún en uno a cinco sets, es otro tema", cuenta.

El único que no ve su favoritismo es... Nadal

Y la pregunta, en este contexto, es obligada. ¿Cuáles son esas debilidades? "¿Crees de verdad que te voy a contar las debilidades de Nadal? guau [ríe] Sí, diría que tiene debilidades, somos seres humanos al fin y al cabo, pero no te voy a decir cuáles, no es mi trabajo. Yo juego al tenis y cuando juego mi trabajo es encontrar esas debilidades, asegurarme de que puedo encontrarlas una y otra vez, y ganar. Contra él o cualquier otro", despeja el búlgaro, que dice estar muy feliz cuando juega contra Rafa porque le ayuda a mejorar y a llevarse al límite, algo que él valora y que no parece importar demasiado a sus otros compañeros, más frustrados que otra cosa ante la perspectiva de entrar en un cuadro que parece resuelto de antemano.

¿Saben quién es, realmente, el único que no está de acuerdo con todo lo anterior? El propio Rafael Nadal. Es su papel, se puede llegar a entender, aunque en ocasiones su determinación en negar lo que todos los demás ven como obvio es algo obcecada. "La superioridad o no empieza o termina con esto. Es verdad que he tenido un buen nivel de juego en Montecarlo y Barcelona y por eso las cosas han salido como han salido. Estoy feliz de como han salido. He sido mejor que los otros jugadores en esos torneos pero eso no me garantiza que vaya a ser mejor en este torneo", comenta.

"Lo único que quiero es estar preparado para estar ahí, si soy el favorito o no me da igual, me preocupa cero. Intento hacer las cosas de la mejor manera hay que tener precaución en todo momento y respeto por todos los rivales, uno tiene que tener en cuenta que cuando salta a la pista puede ganar o puede perder".

Lo de Nadal es más que humildad, modestia (o falsa modestia, que alguno también pude acusarle de ello) es, sobre todo, prevención. Porque es cierto, también puede perder, no hay reglamento que diga lo contrario. Ahora bien, si se pregunta un poco... fácil no parece.
Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios