jordi arrese analiza el primer grande del año

¿Tiene Nadal en Australia la mejor oportunidad de su carrera ante Federer?

El tenista español aún puede recortar la ventaja de grand slams que le lleva el suizo. El pasado año estuvo cerca de ganarle en la final, esta temporada vuelve a ser la mayor amenaza

Foto: Nadal y Federer, en Melbourne. (EFE)
Nadal y Federer, en Melbourne. (EFE)

29 de enero de 2017. Mediodía en Melbourne. Rafael Nadal y Roger Federer se disputan el título del Abierto de Australia y el español se encuentra a tres juegos de la copa. Domina 3-1 el quinto set ante una Rod Laver Arena que asiste en primera línea a un momento histórico. En una batalla abierta entre las dos figuras más notables de esta era la historia está sobre la mesa: si Nadal gana el partido sumará 15 grandes y quedará apenas a dos grandes títulos del suizo. Nunca habría estado tan cerca del gran rival de su carrera.

Sin embargo, la realidad cae a plomo sobre la pista. Roger gana los últimos cinco juegos del partido y aparca de un plumazo cualquier debate.

Lo que sucede después no necesita presentación: español y suizo se embarcan en una temporada para la historia donde monopolizan los mayores trofeos y copan los dos primeros lugares de la lista. Nadal levanta su décimo Roland Garros, corona en el US Open su 16º major y apuntala su regreso al número 1 al cierre del curso con 31 años. Federer suma Wimbledon al triunfo en Melbourne, dispara su colección hasta 19 grandes y amenaza la cima hasta la última semana del curso. Lo que parecía un epílogo a la rivalidad se convierten en un punto central de la trama.

De vuelta en Melbourne, y dominando un circuito hecho trizas por las lesiones, Rafa y Roger vuelven a tener entre manos algo más que un torneo. Para dos leyendas en activo que ya compiten por la historia, el triunfo en Australia puede suponer un giro de timón decisivo en uno u otro sentido. Podemos estar ante el momento trascendental de una rivalidad atemporal entre dos símbolos del deporte moderno.

La ventaja de la tierra

Si el español levanta la copa quedaría a dos trofeos del maestro y ante una situación probable: disputar la gira de tierra con la previsible ausencia de Roger. Es decir, la opción de reducir a una copa el margen entre ambos con Roland Garros en el horizonte. El suizo anuló en 2017 cualquier contacto con la arcilla, dosificando el desgaste físico y evitando cualquier vaivén moral ante el de Manacor en un duelo directo - algo padecido en repetidas ocasiones durante su carrera.

Si el helvético revalidase el cetro su colección alcanzaría las 20 copas y la brecha sería enorme: una distancia de cuatro majors entre ambos que obligaría al balear a un mayúsculo esfuerzo contra el tiempo. En definitiva, Melbourne vuelve a figurar como un escenario capital en el desenlace más emocionante de nuestro tiempo.

“A Rafa lo veo en una posible final”, asegura Jordi Arrese, ex capitán del equipo español de Copa Davis y medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. “Ha empezado el torneo jugando un tenis muy agresivo y está con mucha seguridad. Además, físicamente se le ve muy fuerte y ha tenido un sorteo favorable”.

El camino de Nadal en Melbourne ofrece un aspecto definido. En su avance hacia los cuartos de final no aparece ninguno de los 20 primeros y los perfiles más curtidos con ranking perdido (Juan Martín del Potro, Novak Djokovic) figuran en la otra punta del cuadro. Eso es una ventana abierta para el hombre más dominador del último año. Una invitación para reforzar la candidatura del mallorquín, capaz de pisar el último partido en tres de sus cinco visitas más recientes a Melbourne.

“Rafa es el principal candidato en esa parte alta, pero hay que tener mucho respeto ante un peligrosísimo Cilic”, anota Jordi sobre el jugador croata, entre los pocos jugadores que han arañado la gloria del Grand Slam en esta era. “Además, en una posible semifinal tiene el peligro de Dimitrov, aunque debe mejorar su nivel en el torneo. También hay que tener en cuenta a Kyrgios. Son los dos jugadores que pueden crear más problemas a Rafa en esa parte del cuadro”, señala Arrese sobre la hoja de ruta de Nadal, lanzado en un torneo que puede engrandecer su carrera.

En el último capítulo de un poder a poder histórico, Nadal aspira a convertirse en el primer jugador de la Era Abierta (desde 1968) capaz de levantar al menos dos ediciones de cada grande. Un objetivo para trascender que tiene un obstáculo bien definido en el horizonte.

La agresividad de Federer

“Federer es el máximo por el juego que está desplegando”, asegura Arrese sin paliativos sobre el vigente campeón. Antes de dejar la gloria en manos de la tierra batida, el territorio prioritario del mallorquín, Roger tiene su gran baza en Melbourne Park. “Está jugando muy agresivo, cortando todas las jugadas hacia la red y dando poco ritmo en los intercambios. En mi opinión, eso es lo que le hace un poco superior a los demás”, añade Jordi. “Creo que le ha tocado el cuadro más duro, aunque sus partidos pocas veces son largos y de desgaste”

“Para mi gusto, Roger es el peor jugador que le podría tocar a Rafa en una hipotética final. Simplemente por el tipo de juego que plantea. Es el tenista que más daño le hace de todos”, recuerda el catalán con la memoria fresca, la que señala al suizo como vencedor en sus últimos cinco duelos ante el mallorquín.

El suizo, no obstante, tiene un camino donde abundan los peligros. En esa carrera de copas con Nadal parece más expuesto a la aparición de un tercer hombre. El perfil que rompió su hegemonía al principio de la década, el encargado de abrir como una cremallera la cima del circuito, puede aparecer como convidado de piedra para evitar un duelo directo.

“Al que siempre hay que respetar es a Novak Djokovic”, indica Arrese sobre el serbio, el jugador que más veces (6) se ha impuesto en la historia del torneo y cruce de Roger en una hipotética semifinal. El balcánico, apartado de la competición durante seis meses por una lesión en su codo derecho, representa una autoridad moral difícil de encontrar en el vestuario. “Si es capaz de pasar algunas rondas, es el único jugador que veo siempre capaz de frenar a Federer”, añade Arrese. “Y no hay que olvidarse de Del Potro”, capaz de emerger en los cuartos de final. Una cadena de de lastres en el camino de Roger, que podría atornillar su puesto en la cima histórica si vence por sí mismo a todo el pelotón.

En Melbourne, donde se disputa el primer Grand Slam de la temporada, sigue en el aire la pregunta más longeva de esta era: Rafa ante Roger y Roger ante Rafa, un dilema eterno que se asoma a su fase decisiva.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios