Es el actual número 22 del mundo

Albert Ramos y un sobresaliente para ganar a Djokovic: "Cada semana hay examen"

El tenista español mejora cada temporada y ahora busca conseguir una buena victoria contra el gran campeón serbio. El Confidencial habla con él de su preparación y su modo de ve el tenis

Foto: Albert Ramos, en Australia. (Reuters)
Albert Ramos, en Australia. (Reuters)

“Esto es un mundo en que cada semana hay examen. Y cada semana si vas ganado hay más de un examen”. Albert Ramos pasó con nota cuatro test en los primeros cinco días del Open de Australia, dos en individuales y dos en dobles, y sin perder ningún set. El tenista de Mataró es el actual número 22 del mundo y sigue formándose a diario para avanzar en el ranking ATP, donde a excepción de un año, ha escalado puestos desde que empezara a dar raquetazos. “Si no avanzas, es que no estás intentando mejorar”, dice el tenista en una charla para El Confidencial, en una de las salas de prensa de Melbourne. Está tranquilo, tras ganar un partido de dobles con Pablo Andújar, y responde sincero y con naturalidad. Con las ideas muy claras.

Porque hasta ahora su camino para mejorar no ha tenido parón. El trabajo de Albert Ramos junto a José María Díaz y Noe Losmozos a lo largo de su carrera ha dado sus frutos, su línea ascendente en cuanto a nivel de juego y resultados no ha parado de crecer y es digna de ejemplo. Siempre con el objetivo de intentar ganar, que no es poco. Ahora está en un punto muy alto donde la cuesta cada vez es más empinada, pero no se conforma ni se rinde. Este sábado tiene un examen muy difícil, donde el sobresaliente es más que obligatorio para pasar a la siguiente fase.

Se enfrenta a un rival que rara vez va a bajar del 9 o el 10, Novak Djokovic. Albert Ramos ya logró ganar a Andy Murray el año pasado en Montecarlo, y a Roger Federer hace tres en la pista dura de Shanghai, ¿Ahora toca Djokovic? “Ojalá, me encantaría”, dice entre risas. “Pero es un partido muy difícil, en pista rápida donde él… él es muy bueno en todo pero en pista rápida yo no soy tan bueno”. Su mejor resultado en un ‘Grand Slam’ fueron los cuartos de final de Roland Garros el año pasado. La tierra batida es la superficie donde mejor se desenvuelve el catalán, pero “hay que intentar ir a ganar. Siempre. A nadie le gusta perder, aunque él es favorito, yo tengo que tratar de dar mi máximo y prepararme mentalmente para ganar el partido”. Pensar lo contrario sería perjudicarse así mismo: “Bajas intensidad, pierdes prestaciones”.

El tenista serbio arrastra una lesión en el codo a la que intentó poner remedio después de Wimbledon, cuando decidió empezar a hacer un reposo que se ha prolongado hasta el inicio de esta temporada. El propio tenista ha confirmado estos días en Melbourne que aún no está al 100%, pero está encaminado. Igualmente, un Djokovic al 80 o 90 por cierto es mucho Djokovic. Albert Ramos ya tiene la lección aprendida y no pensará ni por asomo que por ello va a ser más fácil: “El año pasado jugué contra él en Copa Davis, después de Miami, que él no jugó justamente por lesión del codo. Pensamos que quizá no estaría en su mejor momento y jugó un partidazo ese día. Así que espero que juegue muy bien y tengo que estar preparado para que él juegue muy bien y yo dar lo mejor de mí, sin esperar que él esté mejor o peor”.

Y por dónde atacar a Djokovic, cómo intentar ganarle… ¿Tiene algún punto débil? “Yo no se lo he encontrado, igual sí. Es complicado, son jugadores tan buenos… son tan buenos porque son muy completos. Es difícil. Mañana intentaré buscarlo”, dice con una sonrisa. Lucha y esperanza no le van a faltar.

Djokovic, en Australia. (Reuters)
Djokovic, en Australia. (Reuters)

“A mejorar no hay que tenerle miedo”

“Si vas mejorando cada vez hay menos jugadores por delante, y cada vez se hace más difícil seguir avanzando. A parte de que hay otros que vienen por atrás, los de adelante son muy buenos”. Entrar en el Top 20 es cada día más complicado debido al fuerte nivel, y ser regular es obligatorio para ingresar en el club: “Está todo muy igualado. Cuando tienes un día malo, pierdes”. Por si fuera poco, son muchos los jugadores jóvenes que están rindiendo a gran nivel y llegan pisando fuerte desde bajas posiciones del ranking. Albert Ramos, por lo tanto, y a pesar de vivir uno de sus mejores momentos en el tenis, está en un punto complicado. No por ello, y a pesar de sus 30 años, va a cambiar su modo de hacer las cosas. Quedarse atascado no entra en sus planes.

“Yo siempre intento estar mejorando pequeñas cosas. A veces estas mejoras no ayudan mucho, porque estas durante la temporada intentando mejorar y algún cambio que intentas te perjudica en algún partido. Pero, en general, intentar mejorar me ha ido bien. Siempre intento mejorar, por eso, para intentar ser más bueno. A intentar mejorar nunca hay que tenerle miedo. A veces las mejoras te perjudican en algún momento, pero hay que saber que a veces te perjudican durante un tiempo para después ayudarte”, explica.

Aún no ha pensado qué hacer después del tenis, y espera “aún estar unos añitos más. Ahora tengo 30, cada vez la gente se retira más tarde, así que espero estar mínimo cuatro añitos más, y luego ya veremos”. ¿La clave? “Cuidarse mucho”. ¿Y reconvertirse? “Es difícil. Si uno lo pudiera cambiar tan fácil todo el mundo sacaría a 220 km/hora y haría solo ‘aces’, pero es complicado”.

A pesar de llevar una vida dedicada a una sola cosa, el miedo a dejarla no le preocupa, lo deja para el futuro. “Imagino que el día que lo deje será difícil al principio. Cuando llevas tanto tiempo dedicándote a algo tan intenso como es viajar treinta semanas al año, entrenar, intentar ser mejor cada día, competir. Imagino que habrá un pequeño vacío durante un tiempo y espero que encuentre cosas que pueda hacer, que me gusten”.

Al español le ha costado mucho llegar hasta este punto: “Como todo el mundo que está a este nivel y algunos que no han podido llegar, la gente se esfuerza mucho para jugar al tenis. Es un deporte muy competitivo. Creo que es un esfuerzo que vale la pena, en mi caso está teniendo recompensa y lo estoy haciendo con muchas ganas”. Ahora ‘sufre’ y ‘saborea’ las consecuencias de esta vida solitaria pero que tiene muchas recompensas. “Con el entrenador para arriba, para abajo, maletas arriba, aeropuerto, hoteles, pistas… como siempre digo, yo he tenido mucha suerte de poder hacer algo que me gusta mucho, sí que hay momentos duros, pero también hay muchos muy buenos”. Este sábado disfrutará de un momento especial, gane o pierda.

Tenis
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios