Verdasco, su alegría y la vergüenza de su cojín con Ana Boyer en Australia
  1. Deportes
  2. Tenis
GANÓ EN PRIMERA RONDA AL 'TOP 20' BAUTISTA

Verdasco, su alegría y la vergüenza de su cojín con Ana Boyer en Australia

Fernando Verdasco ganó en tres sets en su debut en el Open de Australia a su compatriota Roberto Bautista, el 'top 20' y reciente ganador del torneo de Auckland

placeholder Foto: Fernando Verdasco golpeando la bola ante Roberto Bautista. (EFE)
Fernando Verdasco golpeando la bola ante Roberto Bautista. (EFE)

“Yo vengo aquí, no solo aquí sino a cualquier Grand Slam o cualquier torneo importante, con las expectativas más altas, a intentar hacerlo lo mejor posible, intentar mejorar las semifinales de hace años aquí contra Rafa (Nadal), intentar jugar a ese nivel, al menos, porque a veces puedes jugar muy bien y que el otro juegue mejor que tú”. Fernando Verdasco no descarta nada en el Open de Australia, y tampoco puede hacerlo su rival si el español recupera ese juego y se convierte en un tenista arrollador a la par que muy divertido para el público. Su víctima en la primera ronda en Melbourne -tras un 6-1, 7-5 y 7-5- fue nada menos que Roberto Bautista, número 20 del mundo y ganador la semana pasada del Torneo de Auckland después de vencer a Del Potro en la final. Quizá el desgaste fue también un hándicap.

Nunca fue Fernando Verdasco un rival fácil y deseable. Tampoco aunque sea el actual número 40 del ranking ATP. Podría significar un bajón de forma o tratarse de un jugador que ronda esos puestos en la tabla, pero es solo un número cuando el madrileño saca su mejor versión y demuestra el talento que tiene dentro para jugar a un nivel de Top 10. “En general he tenido buenos resultados en todos los Grand Slams durante los '20.000' años que llevo jugando al tenis”, bromeó el jugador que reside en Doha. “En algunos posiblemente más constante que en otros, pero el año pasado perdí con Novak (Djokovic), lo cual era más lo normal”. En Wimbledon alcanzó los cuartos de final en 2013, hasta en dos ocasiones lo logró en el US Open y suma seis cuartas rondas en la tierra batida de Roland Garros.

Verdasco y por qué le gusta Australia

Pero hay algo en Australia que le da más confianza y le hace sentirse más a gusto. Su actuación más destacada fue en 2009, en un partido memorable ante Rafa Nadal, que se llevó el pase a la final del torneo australiano tras cinco duros sets. “Me gustan las condiciones, me gusta cuando hace calor, me puedo adaptar bien a la superficie. El ambiente, aquí lo sienten mucho todos los fans, vienen disfrazados… y le da vida. Yo creo que eso también nos ayuda y nos motiva a dar lo máximo”. Sus opciones de repetir otro notable torneo se van minimizando a medida que el madrileño cumple más años, 34 primaveras hizo este pasado noviembre, otra motivación más.

Foto: David Ferrer, frente a Andrey Rublev en su debut de Australia. (EFE)

Por el contrario, también es capaz de lo peor. En 2016 perdió en segunda ronda del Open de Australia ante Dudl Sela (número 87 del ranking por entonces), solo dos días después de haber ganado a Rafa Nadal en la primera ronda. Y se alzó con su último título en 2016, en Bucarest.

"¡Ya es tuyo!"

La gente abarrotó el campo número siete del recinto de Melbourne hasta 20 minutos antes de que el partido diera comienzo. Entre el público, muchos fans de Verdasco, a quienes deleitó en la primera media hora: “He empezado el partido muy bien, creo que me ha dado confianza cómo he ganado el primer set”, afirmó el madrileño. Tres roturas de ‘break’ y 6-1. Entonces Bautista despertó y le rompió el servicio: “Ha empezado a sacar mejor a cometer menos errores, a forzar más, a estar más acertado”, explicó Verdasco. Pero el de Castellón de la Plana desaprovechó la mejor oportunidad de aferrarse al partido al fallar un punto de set y, para colmo, en una volea fácil en la red. Entonces, Verdasco remontó. "¡Ya es tuyo!", le gritó un español desde la grada. Y así fue. Juego largo que terminó con un derechazo a la línea y 7-5 en el marcador.

Foto: Carlos Sainz, pese a la sanción, continúa líder del Dakar. (Reuters)

El tercer set comenzó igual que el segundo, con el ‘break’ de Bautista a su compatriota. "¡Vamos Fernando, venga, a por él!", continuaron desde la grada. Verdasco no perdió la confianza en ningún momento y recupero el ‘break’. “Me sentía otra vez capaz de darle la vuelta, de seguir luchando y de poder terminar el partido en tres sets, y todavía tenía margen en el cuarto de ganar”, afirmó el madrileño, a quien no le hizo falta otro set y cerró el partido con otro 7-5.

La sorpresa al final del partido

41 golpes ganadores y 83% de puntos ganados con el primer servicio. Muy acertado en su saque y seguro cuando era agresivo. A Verdasco se le notó contento, disfrutando, sin ningún sobresalto ni atisbo de enfado. Clave para una victoria. El público disfrutó del encuentro y ovacionó al tenista español, quien devolvió los aplausos e hizo reverencias. Firmó pelotas de tenis, se hizo fotos y hasta ‘selfies’.

Pero aún había una sorpresa más: “Los chinos y los japoneses son muy especiales con sus regalos, siempre están regalando cosas”, explicó. Una aficionada china le entregó un cojín que por un lado tenía estampada una foto de Ana Boyer, su mujer, y del tenista en la portada de la revista ‘Hola’. “Me lo ha dado por ese lado y digo ‘madre’, pero luego en el otro lado estaba yo con el trofeo de la final de Dubai. Cuando me he ido a los vestuarios lo he llevado por ese lado para que se viera solo lo de Dubai y no me diera tanta vergüenza. Son regalos que nos hacen y hay que estar agradecidos”. Dos caras que reflejan también el juego de Verdasco, capaz de lo mejor y de lo peor. De mostrar el lado dependerá lo lejos que pueda llegar en el Open de Australia. Su próximo rival en el camino es el alemán Maximilian Marterer de 22 años y número 94 del mundo.

placeholder Verdasco celebra la victoria tras ganar a su compatriota Roberto Bautista Agut. (EFE)
Verdasco celebra la victoria tras ganar a su compatriota Roberto Bautista Agut. (EFE)
Tenis - Open de Australia Fernando Verdasco Ana Boyer Roberto Bautista Agut Rafa Nadal
El redactor recomienda