SUGIERE ELEVAR LA ALTURA EN UN FUTURO

Rafa Nadal barre para casa: subir la red por el bien del tenis

Rafa Nadal, en una entrevista, sugirió elevar la altura actual de la red de tenis para que no haya tanto golpe directo y saque, en favor de la táctica y un juego más vistoso para el espectador

Foto: Rafa Nadal realizando un saque, este lunes en Londres. (Reuters)
Rafa Nadal realizando un saque, este lunes en Londres. (Reuters)

“No creo que sea bueno para el espectáculo que los puntos sean tan rápidos. Si el juego se resume a los servicios o a un solo intercambio, no creo que a la gente le siga gustando el tenis. Los jugadores son cada vez más altos y la red es la misma”. Rafa Nadal, en una entrevista concedida este lunes a 'Le Monde', sugirió elevar en unos años la altura de la red en el tenis por el "espectáculo". Se puede opinar que barrió para casa sabiendo cuál es su estilo, pero no le falta razón cuando hay partidos en los que no se pasan de tres golpes por punto. Por otro lado, a él ya no le afectaría un hipotético cambio de normas en el futuro.

En la grada, nunca ha habido un aplauso excelso ante un gran saque. Sin embargo, en cada partido, el público enaltece cuando observa un resto imposible, una dejada que clava al contrario, una derecha ajustada en la esquina o un punto largo que ha ido inflando el nivel de incertidumbre a cada espectador hasta que estalla favorable a uno de los tenistas. Mirado desde ese prisma del espectador, la teoría de Nadal cuadra con la pasión que el aficionado manifiesta.

Los jugadores jóvenes, los nuevos que comienzan a ocupar los primeros puestos de la ATP, tienen una manera “fortísima” de golpear la bola, “en detrimento de la táctica. Si me preguntas, como amante del tenis y no como jugador, te diría que prefiero tener otro estilo. Pero no me corresponde a mí juzgarlo, sino a la ATP”, explicaba Nadal al periódico francés. Como todos los deportes, la profesionalización cada vez llega más a un punto extremo, donde se busca efectividad y rentabilidad. ¿El espectáculo? Ese campo es, como apunta Rafa, para quien tiene en su posesión establecer las normas.

Cambios en otros deportes por la evolución

Viajemos a un par de deportes. En baloncesto, la línea del triple fue aprobada por la FIBA en 1984 y en 2008 se planteó alejarla de 6,25 a 6,75 ante la rápida adaptación de las nuevas generaciones al triple. Dicho cambio se hizo realidad en 2010. En la NBA, donde se unen los mejores especialistas de este deporte, la línea en el lateral está ajustada a lo que han podido: 0,91 metros de la banda, estando a 7,24 m del aro en la parte frontal. Los norteamericanos entienden que el triple es necesario, pero que un mate, un pase por la espalda o una jugada de pases vertiginosos es lo que va a engatusar al público y las futuras generaciones, encargadas de mantener viva la llama del balón naranja.

La Fórmula 1 es el rey de los cambios de normativas. Siendo un deporte de ingenieros, en cada equipo se busca la perfección y el control del mayor número de parámetros. Los que hacen las reglas, en la FIA, también son ingenieros y se les fue la mano en esta década porque dejaron al piloto como mero conductor de una nave, en lugar de un humano capaz de influir de manera decisiva en el monoplaza. Las carreras eran cada vez más previsibles porque el factor humano era menor. Esta temporada que termina ha sido una especie de paso atrás para tratar de dar mayor protagonismo al deportista porque saben que en él está la emoción, la incertidumbre, la pasión y que las nuevas generaciones se enganchen al automovilismo.

Jugadores que parecen máquinas

En el tenis no existen las máquinas, pero si hay un movimiento que se tiene interiorizado y automatizado es el del saque. Hay jugadores que parecen auténticas máquinas y, como están entrenados para ser 'rentables' y 'eficientes', suelen dejarse ver más en las superficies que más les conviene (hierba y cemento, las rápidas). Después, desaparecen.

Tiene que haber tenistas de toda índole y, hoy por hoy, los grandes y 'monótonos' sacadores no han copado los primeros (primeros, primeros) puestos de la ATP, salvo Roger Federer, ni representan una 'amenaza' para los grandes. Los Raonic, Anderson, Isner o Muller están, de momento, en una segunda fila. Y, al margen de que no hayan saltado todavía las alarmas del espectáculo en la cúpula del tenis, si se cambiara la altura de las redes el tenis dejaría de ser totalmente universal durante un buen tiempo porque la inmensa mayoría de canchas por el mundo no las cambiarían (lo primero por el tema económico, y lo segundo porque el jugador amateur no se divertiría tanto puesto que es más difícil pasar la bola…). Otra cosa es que el saque se haga desde más lejos…

Nadal, al que ya no le 'pillaría' cualquier cambio de normativa, ha dado un raquetazo. A ver si alguien le devuelve la bola.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios