El Principado de Nadal: décimo título en la tierra de Montecarlo
  1. Deportes
  2. Tenis
ganó a ramos en la final de este domingo

El Principado de Nadal: décimo título en la tierra de Montecarlo

El balear no dio opción a Albert Ramos, al que venció por un claro 6-1, 6-3, y conquistó Montecarlo por décima vez, algo que no ha hecho nunca ningún tenista

Por décima vez en su carrera, Rafa Nadal levantó al cielo de Mónaco el título de ganador del Masters 1000 de Montecarlo. El balear venció por 6-1, 6-3 a otro español, el sorprendente Albert Ramos, que realizó el mejor torneo de su carrera, pero que no pudo hacer nada en la final ante su compatriota, que alarga su leyenda. Ningún otro tenista ha ganado diez veces un mismo torneo en la Era Abierta. Él además, puede hacerlo tres veces: también ha ganado nueve en el Conde de Godó y Roland Garros.

El Principado de Mónaco bien podría tener dos monarcas: un príncipe, Alberto de Mónaco, y un rey (de la tierra), Nadal. El español ha jugado once finales y ha ganado diez. Desde 2005, solo en 2014 y 2015 cayó antes de la final. El resto de los años, la foto al final del torneo ha sido casi siempre la misma: Nadal, Alberto de Mónaco (a veces le acompaña su prima Elisabeth Anne de Massy) y el rival derrotado de turno, ya fuera Guillemo Coria, el primero al que venció; Roger Federer, al que ganó tres veces; o Novak Djokovic, por citar solo tres. El serbio, por cierto, es el único que ha conseguido ganarle en una final.

Cincuenta títulos en tierra batida

Su idilio con el torneo comenzó en 2003, cuando lo jugó por primera vez. Entonces perdió en octavos de final contra el argentino Coria, por entonces uno de los mejores jugadores del mundo y gran especialista en tierra. Aquel fue el mejor torneo de su incipiente carrera, reconoció Nadal este domingo tras ganar a Ramos. Ni él se imaginaba todo lo que estaba por venir: el de Manacor es el mejor tenista en tierra batida de la historia. Ningún otro jugador ha dominado esta superficie como él, que ya ha ganado 50 torneos. Y los que quedan, porque el nivel mostrado en Montecarlo invita a ser optimistas con el resto de la temporada de tierra.

"Realmente, es increíble. Ganar diez veces un torneo tan importante como Montecarlo hace que sea difícil describir lo que se siente", declaró Nadal tras la victoria. Que sus grandes rivales no hayan estado a la altura en Montecarlo no debe restar mérito al torneo de Nadal, que ha confirmado en la tierra las buenas sensaciones que dejó en la pista rápida. Con su victoria de este domingo, el español se coloca en la primera posición de la 'race', la clasificación de la temporada de la que salen los ocho clasificados para la Copa de Maestros de Londres que cierra el curso. Montecarlo es el primer título de 2017 para Nadal, que ya había jugado (y perdido) las finales del Abierto de Australia, Acapulco y Miami.

En la final de Montecarlo, Nadal no dio ninguna opción a Albert Ramos. Mantuvo el nivel que mostró en la semifinal contra Goffin, sobre todo tras la decisión del juez de silla que cambió el partido, y jugó su partido más completo de todo el torneo. Rompió el servicio del catalán en el tercer juego y a partir de ahí fue una apisonadora que cerró la primera manga en apenas media hora.

En la segunda, Ramos le creó problemas al resto en el octavo juego, en el que estuvo cerca de recuperar el 'break' que había recibido y empatar el marcador, pero Nadal reaccionó y puso el 5-3. El todavía nónuplo ganador de Montecarlo quería ganar la final cuanto antes, y en el noveno juego del segundo set dejó algunos de los mejores puntos de toda la semana. Ramos se defendió, pero acabó cediendo con una doble falta que cerró el partido. "Hoy no gané, pero el lunes, cuando empezó el torneo, no podía imaginar que hoy estaría aquí jugando contra un gran campeón como es Rafa", dijo tras recoger el trofeo de subcampeón.

Nadal desembarca en la tierra batida con un título y con un aviso a sus rivales para lo que se avecina. Su gran objetivo es recuperar el trono de Roland Garros, donde no gana desde 2014, pero antes tiene Conde de Godó y Madrid, marcados en rojo en su calendario. En ambas citas es probable que encuentre más resistencia que en Montecarlo, un torneo marcado por los malos resultados de las principales raquetas del circuito. Andy Murray, número 1 del mundo, cayó ante Albert Ramos en tercera ronda. Y Novak Djokovic, que está completando su peor temporada en años, perdió en cuartos de final. Con los dos es probable que se cruce en su camino a París.

Masters 1000 de Montecarlo Rafa Nadal Albert Ramos
El redactor recomienda