ganó a begu por 2-6, 6-2 y 6-3 en pekín

Muguruza firma otro triunfo con sombras y también con malas caras

La tenista española empezó con dudas en Pekín y cedió el primer set ante Irina-Camelia Begu, pero fue capaz de remontar y resolver el partido en una hora y 49 minutos

Foto: Garbiñe Muguruza durante un partido en China (REUTERS)
Garbiñe Muguruza durante un partido en China (REUTERS)

La cara de Garbiñe Muguruza durante el último punto —el último juego, mejor dicho— de partido ante la rumana Irina-Camelia Begu era un poema. Reflejaba su malestar con su propio juego y la mala racha que está atravesando. La número tres del mundo inició este sábado la defensa del título en el Abierto de China que se está disputando en Pekín con una victoria ante Begu. Tras perder la semana pasada en su primer partido del torneo de la WTA de Wuhan (China) frente a la serbia Jelena Jankovic, se deshizo de la número 26 de la clasificación de la WTA por 2-6, 6-2 y 6-3, pero Muguruza empezó con dudas en Pekín.

La tenista española cedió el primer set, pero fue capaz de remontar y resolver el choque en una hora y 49 minutos. Sin embargo, a pesar del triunfo, la actitud de Muguruza durante el partido fue muy contradictoria. Cuando las cosas se pusieron de cara para ella, no celebró ningún punto, no se quejó cuando tuvo errores y su cara delataba el cabreo que tenía acumulado. No estaba contenta con su partido y no pudo disimularlo en ningún momento, ni siquiera cuando su entrenador hablaba con ella en uno de los descansos. Incluso cuando terminó el partido, Muguruza se fue rápidamente al vestuario sin saludar al público presente en la pista.

El choque entre Muguruza y Begu comenzó con un primer set que se resolvió en favor de la tenista rumana. Esta supo aprovechar dos 'breaks' y su saque inicial para establecer el 6-2 en el marcador que no parecía presagiar nada bueno para Muguruza. Sin embargo, la campeona de Roland Garros, lejos de venirse abajo, comenzó a forjar la remontada en la segunda manga y empezó por romper el saque de su rival hasta en tres ocasiones y así igualar la eliminatoria. 

En el tercer y definitivo parcial, Garbiñe desplegó por fin su mejor tenis y, con dos juegos en blanco a su favor, a los que se sumaron dos pérdidas de servicio de la jugadora rumana, rubricó una victoria que le permite avanzar en el torneo del que es la más reciente ganadora

 

El abierto de China le vuelve a dar la posibilidad a la tenista española de reconducir la mala época que está pasando desde que ganara el Roland Garros en mayo de 2016. Parece que ese título, junto con el número dos del mundo (ya es número tres), en vez de darle confianza para seguir creciendo le metió una presión que no le ha dejado pasar de cuartos final en ningún torneo.

El camino para revalidar el título de Pekín pasa en la segunda ronda por la letona Jelena Ostapenko, número 36 del 'ranking', que derrotó en su primer partido a la kazaja Yulia Putintseva (36ª) por 6-1, 3-6 y 7-5. Todo lo que no sea levantar el título en Pekín significará para Garbiñe Muguruza perder puntos en el ranking de la WTA y por consiguiente, comenzar a bajar puestos en la lista. De hecho, de haber acabado perdiendo ante Begu, habría dejado escapar 1.000 puntos, lo que le habría sacado de los primeros puestos del 'ranking' y, por tanto, su presencia en el torneo de Maestras de Londres peligraría. En realidad, en cada ronda de aquí a la final, si llega viva, supondrá defender una gran cantidad de puntos para mantenerse entre las mejores tenistas del mundo.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios