Los siete cambios en la vida de Garbiñe desde de Wimbledon a Roland Garros
  1. Deportes
  2. Tenis
en 10 meses se ha convertido en una estrella

Los siete cambios en la vida de Garbiñe desde de Wimbledon a Roland Garros

La tenista hispanovenezolana ha pasado de ser una gran promesa a una realidad verificable. Ha cambiado de entrenador, de residencia, ha ganado torneos...

placeholder Foto: Garbiñe, tras ganar su semifinal (EFE)
Garbiñe, tras ganar su semifinal (EFE)

No han pasado ni diez meses desde que Garbiñe Muguruza dejase de ser una simple promesa para convertirse en una de las grandes historias del tenis mundial. La hispanovenezolana había mostrado ya ramalazos de talento puro, pero hasta la final de Wimbledon que perdió contra Serena Williams no se la podía considerar una estrella. Ahora sí, lo es, de las que más brillan a pesar de sus lagunas temporales. La final en Londres cambió para siempre su vida, pero no fue el último ajuste que iba a decir. La tenista que entrará este sábado en la pista Phillippe Chatriere (15.00 h., Eurosport) tiene poco que ver con aquella joven que desafiaba a Serena Williams en su pista fetiche. Estos son algunos de los cambios que ha experimentado Garbiñe en todos estos meses.

Cambio de entrenador

Alejo Mancisidor había sido el técnico de toda la vida de Garbiñe Muguruza. Es uno de los clásicos en el tenis español, un entrenador con buena mano que en los cinco años que pasó junto a la hispanovenezolana vio como poco a poco iba mejorando su tenis hasta convertirse en una de las mejores. Él estaba con ella en Wimbledon y siguió a su lado hasta poco antes del US Open. Los motivos nunca se explicaron en profundidad. "Las diferencias eran muchas y mis valores no me permitían creer y seguir en ello", contó Mancisidor tras la ruptura. El caso es que Muguruza dio un paso adelante, contrató a Sam Sumyk que antes había estado con algunas estrellas femeninas como Azarenka o Bouchard y que ha estado con ella en estos meses. En las buenas, como Roland Garros, y también en algunos malos momentos como sus dos rabietas consecutivas al principio de esta temporada.

Cambio de residencia

Es el último cambio de todos. Garbiñe nació en Caracas y se trasladó a Barcelona con solo seis años con su madre, en busca de una carrera tenística que ha terminado cristalizando. Este mes ha decidido irse de la que es su ciudad, cambiar España por Suiza y la Ciudad Condal por Ginebra. Allí se ha ido con su madre, aunque ella vive sola, y tiene cerca a algunos familiares de su entrenador que la están ayudando. "Estoy viviendo en allí desde hace poco tiempo, entrenando allí, mi familia me ha acompañado. Es un buen sitio para entrenar", contraba estos días en Roland Garros.

Los títulos importantes

La final de Wimbledon fue clave, un antes y un después en su carrera, pero desde ahí tenía que consolidar su tenis, seguir dando resultados. Su inicio de 2016 no ha sido brillante, todo lo contrario, pero sí lo fue el otoño del año pasado. Después del Abierto de Estados Unidos hizo la gira asiática y consiguió el que, por el momento, es el mayor título de su carrera: Pekín. El torneo de la capital china es un Premier Mandatory, la escala más alta en el tenis mundial por debajo de los Grand Slam. También tuvo una magnífica semana de competición en las finales del circuito. Ganó en su grupo todos sus partidos, contra tenistas de primerísimo nivel como Kvitova, Kerber y Safarova. En semifinales no tuvo tanta suerte y terminó sucumbiendo con la eventual campeona, Agnieszka Radwanska.

Dejar los dobles de lado

Es una elección natural en los que aspiran a mucho en el ránking individual. Garbiñe estaba jugando mucho en dobles junto a Carla Suárez, llegaron incluso a hacer final en el Masters de final de año y a ser semifinalistas de Roland Garros. Ahora ambas tenistas han reducido drásticamente su presencia en el circuito paralelo de la WTA. La decisión es premeditada, las tenistas saben que el calendario pesa mucho y hay que aligerarlo lo máximo posible. La decisión más habitual para conseguir esto es descartar jugar por parejas. Ambas tenistas, a pesar de todo, disputaron algún partido en el torneo de Madrid pensando en el futuro cercano. Los Juegos de Río son un objetivo apetecible y juntas pueden hacerlo. También en Fed Cup piensan seguir jugando juntas. Incluso es posible que en Brasil juegue el mixto con Rafa Nadal.

[El reto de Garbiñe: asentar sus emociones]

La llegada de la fama

Llegó a Wimbledon situada entre las 20 mejores jugadoras del mundo y terminó el año como número 3 propulsada, sobre todo, por su excelente actuación en el All England Tennis. Subir en la escalera de la lista mundial es suficiente para que el nivel de notoriedad de una jugadora crezca, pero hay casos como el de Garbiñe en los que esto se multiplica. Muguruza es una de las jugadoras señaladas para hacer cosas muy grandes en el tenis y, además, tiene mucho carisma. Ella misma se siente cómoda ante las cámaras y utiliza con soltura las redes sociales, clave para cualquier deportista que hoy en día quiera notoriedad. Gabiñe pasó de 50.000 seguidores en Facebook a los más de 250.000 mil que hoy pueden en sus entrenamientos, cenas y demás. La fama está ahí, y se ve en cosas como que el Vogue americano le dedique artículos a su pelo. Incluso tiene su propia aplicación móvil

Las marcas se la rifan

Es consecuencia de lo anterior: la fama lleva patrocinios. BBVA fue la marca que primero apostó fuerte por ella, antes incluso de que empezase a descollar como la gran tenista que es. La convirtió en embajadora de la marca y ahora mismo es uno de los patrocinios más importantes que tiene el banco en el deporte. Garbiñe viste Adidas en la pista y Stella McCartney fuera de ella. Desde su final en Wimbledon se han redoblado los pretendientes para una chica que tiene una magnífica imagen y, además, tiene facilidad para relacionarse con los medios. Un valor seguro.

La psicología

Sigue siendo la asignatura pendiente de la española, aunque está dando pasos para mejorarlo. Sigue perdiendo partidos que, por ránking, debería ganar con facilidad, lo cual es un pozo de frustraciones y de dudas. Suyas y del resto del mundo, que mira con curiosidad sus enfados y bajones. Esto, que sigue igual, no quita para que hoy Garbiñe sea una jugadora más fuerte. Ahora mismo sabe que puede ganar a cualquiera. Llegar a una final de Wimbledon te coloca entre los elegidos, los que tienen unas sensaciones que son imposibles de imaginar, solo se sienten. Ahora en Roland Garros ha demostrado de nuevo que es muy buena contra la presión y que puede fallar estrepitosamente en las plazas menos importantes, pero es muy capaz de subir el nivel en los escenarios importantes. Y eso puede marcar la carrera de un tenista.

Garbiñe Muguruza Tenis - Roland Garros Serena Williams Ginebra Agnieszka Radwanska Brasil Rafa Nadal Wimbledon Tenis WTA Carla Suárez Reino Unido Vogue
El redactor recomienda