LA FINAL DE LA DAVIS, EN BÉLGICA, SIGUE EN PIE

Murray planta cara al terror: "Hagamos vida normal para que no nos ganen"

Bélgica y Gran Bretaña protagonizarán desde este viernes en Gante la final de la Copa Davis, único evento de masas junto con un Brujas-Nápoles que no se ha cancelado en Bélgica, de momento

Foto: Andy Murray en el pasado Torneo de Maestros (EFE)
Andy Murray en el pasado Torneo de Maestros (EFE)

“No quiero vivir con miedo cada vez que piso una pista de tenis”. Andy Murray realizó unas declaraciones esta semana que poco tienen que ver con las habituales. El de este fin de semana no será el mejor escenario para que un deportista pueda desarrollar con total libertad sus aptitudes. Un tenista está acostumbrado a encerrarse en una burbuja para concentrarse cada vez que golpea a una pelota, pero en esta ocasión ocho de ellos deberán 'construir' una capa extra de aislamiento para que no le afecte el estado de alerta en la que está sumida Bélgica. Gante está en el nivel tres, uno por debajo del máximo de Bruselas, y desde este viernes se jugará allí la final de la Copa Davis entre Bélgica y Gran Bretaña, equipo que retrasó un día su viaje (al lunes) por razones de seguridad.

Los británicos Andy Murray, Kyle Edmund, Jamie Murray (hermano de Andy), Dominic Inglot y los belgas David Goffin, Steve Darcis, Ruben Bemelmans y Kimmer Coppejans, además de 13.000 espectadores, serán por unos días un foco de atención internacional, y no sólo porque protagonizarán una inédita final del torneo que fundara el norteamericano Dwight Filley Davis en 1900.

El pasado sábado se cortó cualquier evento atractivo para la masa: se cancelaron los encuentros de fútbol de Primera, Segunda y aficionados, al igual que los de baloncesto y de hockey. En Bruselas se cerró el Atomium, el Parlamentarium, el Parlamento Flamenco, centros comerciales, el Kinépolis al norte de la urbe, el gran mercado de Midi y se suspendieron algunos conciertos. Además del Brujas-Nápoles de este jueves (a 100 kilómetros de Bruselas), la final de la Davis se presenta como el único espectáculo que quiere plantar cara a la extraordinaria situación que vive el corazón de Europa.

A 56 kilómetros de donde se tejió el viernes negro

El Flanders Expo de Gante está situado a 56 kilómetros de la capital y del barrio de Molenbeek, donde se cree se planearon los ataques de París. “Lo que deberíamos hacer es llevar nuestra vida normal, no cambiar mucho, porque de lo contrario son los terroristas los que estarían ganando”, ha afirmado estos días el número dos del mundo.

“La seguridad de los jugadores, aficionados, prensa y trabajadores en el evento es nuestra prioridad absoluta”. David Haggerty, presidente de la Federación Internacional de Tenis (ITF), explicó que ha estado en permanente contacto con la federación y las autoridades belgas para tener la certeza de que habrá un mínimo de seguridad que sea lo suficientemente importante como para que se celebre tal evento. La situación recuerda al choque amistoso que iba a medir a la selección de fútbol belga con España hace una semana y que finalmente se anuló pocas horas antes del mismo por la amenaza real de atentado. Lamentablemente, esta posibilidad parece imposible de descartar para el caso de este fin de semana.

Con las 13.000 localidades vendidas, las medidas de seguridad especiales para los partidos afectarán a los aficionados. Sólo los que posean entrada podrán acceder a las inmediaciones del estadio. Los registros serán más minuciosos, por lo que la organización ha pedido ir con más tiempo de lo normal al Flanders Expo, que también abrirá antes de lo normal (dos horas previas al primer partido). Los bolsos y las mochilas no serán permitidos dentro de la grada y se habilitarán consignas fuera del estadio. Además, no se permitirá tampoco el ingreso de comida y bebida.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios