garbiñe TIENE A TIRO SER LA MEJOR 'MORTAL'

Muguruza, en edad de ser la número uno... con permiso de (¿la embarazada?) Serena

La tenista española está demostrando en Singapur que vive un magnífico final de temporada. Su nivel es tan alto que nada la impide seguir creciendo hasta acabar con el poderoso mito de Serena Williams

Foto: Garbiñe Muguruza, en una fotografía de exposición múltiple mientras saca ante Kerber (Efe).
Garbiñe Muguruza, en una fotografía de exposición múltiple mientras saca ante Kerber (Efe).

Un set. Eso es lo necesita Garbiñe Muguruza para certificar su pase a las semifinales de las WTA Finals. La tenista española, después de dos victorias contundentes en los dos primeros partidos del Grupo Blanco ante Lucie Safarova y Angelique Kerber, sólo necesita ganar una manga ante Petra Kvitova para asegurarse el pase de ronda. Con sólo 22 años, Muguruza lo tiene absolutamente todo para convertirse en la primera 'maestra' española de toda la historia y, por qué no, ser la primera jugadora nacional en veinte años en ser número uno del mundo. Sobre todo, porque ha llegado su momento.

Echando un vistazo a las últimas diez números uno del mundo, la española se encuentra en la edad perfecta para alcanzar este puesto de privilegio: a sus 22 años, se encuentra en el tramo perfecto para alcanzar la cima. Serena Williams alcanzó el cetro mundial a los 21 años, Victoria Azarenka a los 22, Maria Sharapova a los 25, Caroline Wozniacki a los 20, Kim Clijsters a los 23, Dinara Safina a los 23, Ana Ivanovic a los 19, Justine Henin a los 21 y Amelie Mauresmo a los 24. Es decir, se encuentra en el tramo ideal para pegar el 'estirón' en busca de ser la mejor del mundo, siempre que Serena lo permita.

La norteamericana ha demostrado, por activa y por pasiva, que es la mejor jugadora del mundo y que, a día de hoy, no tiene rival capaz de superarla. Pero lo cierto es que sus 34 años pueden empezar a pesarla en breve y Garbiñe viene con mucha fuerza por detrás. Si las lesiones no se interponen en el camino de la española, todo hace indicar que en una transición lógica, tiene todas las papeletas para ser la encargada de sustituirla en el ránking mundial. Tan importante es la mejora de Garbiñe en los últimos años que todo apunta a que, en poco menos de dos años, puede ser la mejor de la WTA.

De hecho, en su primera participación en el Masters de Singapur, Garbiñe no ha podido comenzar de mejor manera: en sus dos primeros partidos, la española no sólo ha conseguido la victoria, sino que es la única jugadora de las ocho presentes que aún no conoce lo que es perder un solo set. Y precisamente ese buen nivel mostrado es el que le hace estar a un paso de superar el 'Round Robin'. Pero Garbiñe no se conforma: "No voy a pensar y calcular lo que necesito para entrar en 'semis'. Quiero ganar el partido. Quiero sentir esa primera impresión de jugar contra ella y sobre todo quiero ganar a Kvitova".

Y es que nunca antes una española ha ganado el Torneo de Maestras, una realidad que sí podría conseguir una Garbiñe que está jugando este tramo final de temporada a las mil maravillas. No sólo está siendo mucho más agresiva y está demostrando un total dominio en la volea, sino que su gran mejora a destacar está en el servicio y, sobre todo, en su cabeza. Mucho más concentrada, más consciente de la necesidad de no salirse de los partidos tras un fallo, se está convirtiendo en una auténtica apisonadora al otro lado de la pista: la segunda gran favorita del torneo está haciendo todos los méritos.

Si su tenis no era suficiente para confirmar que es la mejor posicionada para convertirse en maestra, este jueves se confirmó al caer eliminada Simona Halep, que tras la ausencia de Serena era la favorita por clasificación -aunque no por juego- al título. Además, junto a Carla Suárez, la victoria conseguida en dobles ante las Chan les ha clasificado a semifinales, después de que Mattek-Sands y Safarova se retiraran de su partido ante García y Srebotnik cuando perdían por 6-2 y 3-0. Como ven, Garbiñe ha llegado cargada de energía al tramo final de la temporada. 

Garbiñe y Serena se saludan tras la final de la última edición de Wimbledon (Efe).
Garbiñe y Serena se saludan tras la final de la última edición de Wimbledon (Efe).

Un bajón que será cuestión de edad

Pero no es el único gran objetivo de Muguruza. La tenista española, actual número 3 del mundo, sueña con ser la mejor tenista del momento, aunque no será sencillo. Si continúa con su progresión, todo indica que no tendrá dificultades en ser la 'mejor mortal', pues Simona Halep no tiene un nivel tan superior como para pensar que la española no tenga capacidades deportivas como para superarla a lo largo del próximos años. Pero el gran muro que deberá saltar Garbiñe tiene nombres y apellidos propios: Serena Williams, una jugadora de otro nivel pero que se encuentra cerca de iniciar su bajón deportivo.

Con 34 años, sus horas de poder superlativo en la pista podrían empezar a caer. Sobre todo sí, como se especula en buena parte de los medios norteamericanos, su ausencia en los últimos torneos del año se debiera a que se encuentra embarazada, un hecho que aún no ha desmentido la jugadora. Sea como fuere, Muguruza lo tiene todo para ser la mejor del mundo. El relevo generacional para Serena no va a tardar en llegar y la española es la mejor colocada para ser la número uno del mundo. Jugando así, lo tiene todo para triunfar: es su momento, y Garbiñe no piensa desaprovecharlo.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios