NO LLEVA EL RELEVO GENERACIONAL EN LA 'ARMADA'

Las inquietantes señales del tenis español con el marrón de la Copa Davis en el horizonte

El próximo mes de julio, España juega una eliminatoria fundamental ante Rusia por subir al Grupo Mundial de la Davis: los problemas con la RFET y el bajón de algunos jugadores complican el camino

Foto: Nadal y Ferrer, baluartes del tenis nacional, no consiguieron pasar de los cuartos de final de Roland Garros.
Nadal y Ferrer, baluartes del tenis nacional, no consiguieron pasar de los cuartos de final de Roland Garros.

París está triste. La capital francesa vive una situación realmente extraña, que no es otra más que no contar con españoles en los partidos definitivos de Roland Garros, un campeonato en el que ha sonado el himno español durante una década. La eliminación de Rafa Nadal y David Ferrer en los cuartos de final del cuadro masculino han dejado a la Philippe Chatrier sin representación nacional, una situación nada común en los últimos 10 años. Y la prematura caída de todo el tenis nacional antes de tiempo en la arcilla gala anticipan un posible problema: la próxima eliminatoria de Copa Davis.

Buena parte de la 'culpa' de este éxito en Roland Garros la tiene Rafa Nadal, un jugador que ha ganado nueve veces en París en los últimos diez años. Y, precisamente, en 2009, ese año en el que el balear fue eliminado por Robin Soderling, el himno español sonó en Francia gracias a Anabel Medina y Virginia Ruano, campeonas en el cuadro femenino de dobles. Ahora, una década después de que España se haya convertido en la gran dominadora del tenis mundial, un problema empieza a verse venir: los 'grandes' empiezan a notar los años y el relevo no termina de llegar al más alto nivel.

Posiblemente, la zona mejor protegida es la del tenis femenino. Grandes jugadoras como Carla Suárez o Garbiñe Muguruza tienen potencial suficiente como para comenzar a llamar a las puertas de ganar un Grand Slam. Y, por si fuera poco, grandes promesas vienen apretando con mucha fuerza: nombres como Sara Sorribes, Aliona Bolsova o Paula Badosa -que actualmente está en las semifinales del Roland Garros júnior- aseguran una excelente salud en el tenis femenino. Pero, en el masculino, no ocurre lo mismo y la Copa Davis puede resentirse enormemente.

Si echamos un vistazo al Top 100 de la ATP, hasta doce jugadores españoles aparecen entre los mejores juagdores del mundo. Sin duda, no está nada mal... pero el problema viene cuando nos fijamos en sus edades. Tenistas que llevan toda una vida como Rafa Nadal (28 años), David Ferrer (33); Fernando Verdasco (31), Feliciano López (33), Guillermo García-López (32) o Tommy Robredo (33) son los principales protagonistas de esta lista, donde sólo aparece un jugador al que le quede una carrera de más de diez años: Pablo Carreño Busta, que a sus 23 años, está en el 61º del mundo.

Pablo Carreño Busta, el mejor joven español
Pablo Carreño Busta, el mejor joven español

Un relevo generacional que no termina de llegar

Ya lo decía Robredo hace algunos meses, cuando confirmaba que "no hay relevo generacional en el tenis", un problema con el que se encuentra España. En especial, poque el tenis nacional ha sido uno de los grandes dominadores del panorama internacional en los últimos años, un hecho que ha quedado ratificado al conseguir cuatro Copa Davis en la última década -además de la lograda en el año 2000-. Pero, he aquí otro problema: con las temporadas tan exigentes y los jugadores entrados en años, ha llegado el momento de regular los esfuerzos y muchos de ellos prefieren no acudir a este torneo.

Pero cuando los mejores no van, el nivel de España cae enormemente, sin existir un colchón de tenistas por detrás que puedan augurar nuevos éxitos en los próximos años. Así, España deberá jugar en el próximo mes de abril una dura eliminatoria ante Rusia -del 17 al 19 de julio- en el Grupo I, con el objetivo de seguir peleando por subir al Grupo Mudial. La Federación sabe que tiene una 'patata caliente' en su mesa, pues los primeros espadas podrían decidir no jugar con la selección para no llevar al límite a sus ya maltrechos físicos. Un nuevo problema que deberá resolver la RFET.

 

Gala León, dimisiones y falta de compromiso

Si, a todo eso, se le suma el malestar que ha creado la elección de Gala León como capitana y la posterior llegada de Julián Alonso, el tenis masculino se ha convertido en una bomba de relojería. Y, encima, recientemente cinco directivos han decidido decir 'adiós' a José Luis Escañuela: los presidentes de las federaciones de Baleares, Ceuta, Extremadura, Galicia y Navarra dejaron la Federación al asegurar que su labor se está "oscureciendo y se ha comenzado a caer en derivas ininteligibles". Todos ellos han sido apoyados por federaciones como Madrid, Cataluña, Castilla-La Mancha, Castilla-León y Aragón.

Y, en toda esta amalgama de problemas, las decisiones de la RFET y las criticas a algunos jugadores por su supuesta falta de compromiso crean un complicado clima en el tenis nacional. Aún queda un mes para que llegue la próxima convocatoria para la Copa Davis, pero ya se atisba que puede haber problemas. El bajón que ha sufrido el tenis español en los últimos meses puede provocar que, una vez mediada la temporada, muchos jugadores prefieran mirar por su carrera a tener que jugar una complicada eliminatoria ante Rusia. Todo está por ver, pero la patata caliente está sobre la mesa de la RFET.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios