No todo fue malo en la Copa Federación: Garbiñe, materia prima de España
  1. Deportes
  2. Tenis
SE DESTAPA COMO LA LÍDER DEL EQUIPO

No todo fue malo en la Copa Federación: Garbiñe, materia prima de España

España ha recibido un golpe duro en la Copa Federación del que debe recuperarse sin margen de error, pero Garbiñe Muguruza se ha erigido como la gran esperanza

placeholder Foto: Garbiñe Muguruza durante la eliminatoria (Efe).
Garbiñe Muguruza durante la eliminatoria (Efe).

España ha caído en la eliminatoria de primera ronda del Grupo Mundial II de la Copa Federación ante Rumanía. Nuestro país se ha quedado fuera de la lucha por volver al Grupo Mundial un año después de haber perdido la categoría y peleará por no bajar a Tercera el próximo abril. El grupo dirigido por Conchita Martínez se queda fuera por tercera eliminatoria consecutiva en el quinto punto. Y a pesar de todo esto, no todo fueron malas noticias en el Danubio Arena de Galati. Bien es cierto que España ha recibido un golpe duro del que debe recuperarse sin margen de error, pero Garbiñe Muguruza se ha erigido como la gran esperanza. El ingrediente necesario para que España vuelva a la élite del tenis… a largo plazo, eso sí.

El próximo martes, las tenistas nacionales conocerán en un sorteo su rival por la permanencia del Grupo Mundial II. La cita no tendrá lugar hasta el mes de abril. Dos meses para corregir los errores que hay ido diluyendo a España estos días en Rumanía. Nuestro país se aleja de la élite del tenis mundial y es que aunque Garbiñe Muguruza se ha destapado como la nueva líder, con ella sólo no basta. Necesita un equipo detrás. Tampoco conviene olvidar que el Grupo Mundial únicamente admite a 16 países, una cifra reducida, razón por la que el nivel y la exigencia para poder formar parte de él son elevados. Y puestos a dar apuntes: no debería ser misión imposible para una España que cuenta con dos jugadoras entre las 25 primeras de la clasificación.

Antes de volver a la faena, Conchita Martínez tiene claro cuál es el primer paso que debe dar: “Vamos a intentar salir para delante, para la próxima. Siempre cuando te caes hay que levantarse para hacerlo mejor. Estoy segura de que esto va a cambiar, pero bueno, cuando pasa estás un poco tocada”. La capitana reconoció que ha sido una experiencia dura “perder por tercera vez consecutiva en el doble decisivo. Es duro y vas viendo que después, en los torneos, las chicas lo hacen bien y ganan, pero hay que jugar más” y asumió la responsabilidad: “Estoy tranquila con mi decisión; he intentado formar el mejor equipo para hacerlo lo mejor posible”.

No fueron las únicas palabras de Conchita Martínez que no dudó a la hora de alabar a la que surge como esperanza del tenis femenino español: “Garbiñe ha estado excepcional. La manera en la que ha llevado su primera FedCup me hace estar súper orgullosa y espero que ella vea las cosas positivas porque ha habido muchas”. Tres años tardó Muguruza en decidir qué colores defendería: si los de Venezuela o los de España. Se decantó por la segunda opción y nuestro país ganó un seguro para su tenis femenino. A sus 21 años, de su debut en la Copa Federación se desprende que está más que preparada para afrontar y dar la talla en este tipo de citas. No en vano, ante Rumanía, disputó tres partidos en 24 horas ganando dos de ellos.

Competitiva, firme y dura como pocas, la Copa Federación arroja un rayo de luz al tenis español. Garbiñe Muguruza está llamada a ser la base sobre la que se debe edificar el equipo para emprender el camino hacia el Grupo Mundial y, por qué, no hacia el título. No debería ser el único pilar, todo apunta a que el peso debería estar repartido entre ella y Carla Suárez, ausente en Rumanía por unos problemas en el codo. Ambas están llamadas a tirar del carro. Sin olvidar que se trataría de un plan a largo plazo, las prisas no son buenas compañeras de viaje.

Garbiñe Muguruza Copa Federación
El redactor recomienda