Los tics de Nadal desesperan a sus rivales pero crean escuela entre los recogepelotas
  1. Deportes
  2. Tenis
IMAGEN INSÓLITA LA VIVIDA EN LA ROD LAVER

Los tics de Nadal desesperan a sus rivales pero crean escuela entre los recogepelotas

En la victoria de Nadal ante Anderson, una imagen dio la vuelta al mundo: un recogepelotas colocaba las botellas del español como él lo hace, provocando la risa del balear

Rafa Nadal se disponía a servir para cerrar su partido ante Kevin Anderson. El español, en el partido más completo que ha jugador en el presente Open de Australia, quería cerrar su pase a los cuartos de final pero, entonces, le entró un ataque de risa. ¿El motivo? Una ráfaga de viento había tirado una de sus botellas y, en ese momento, un recogepelotas decidió cruzar la pista para volverla a poner en pie. La sorpresa llegó cuando el joven siguió la rutina del tenista español y colocó el agua con esmero en su sitio, tal y como hace Nadal. Sin duda, uno de esos 'tics' que tanto se critican últimamente.

Estas costumbres no dejan de ser más que rituales para mantener la concentración, que así explicó Nadal tras ganar a Anderson por la curiosa imagen que dejó el recogepelotas en la pista: "Son cosas estúpidas que hacemos los jugadores... Jugamos un montón de partidos durante la temporada, sentimos presión y buscamos rutinas que nos hagan sentir más cómodos. Me hace mucha gracia que la gente piense que sería un problema para mí lo de las botellas, pero no lo es". Y es que, esta última frase, hace hincapié en que muchos jugadores se quejan de que el español pierde demasiado tiempo.

Esta situación provocó la carcajada de Nadal y de buena parte del público presente en la Rod Laver, una demostración de que las maneras de actuar de Nadal en la pista son harto conocidas. Pero no siempre son tomadas de buena manera. Varios tenistas como Lukas Rosol o Roger Federer han criticado abiertamente al español por tomarse demasiado tiempo entre puntos: "Hay jugadores que sólo quieren jugar dos puntos por minutos. Es importante que ayan rápido y no excedan el tiempo límite, porque no queremos perder espectadores por jugar demasiado lentos", aseguraba el suizo.

Y es que el español es uno de los jugadores con las rutinas más marcadas del circuito. Antes de un servicio, el ritual es claro: botar la bola, tirar de la parte trasera de su pantalón, tocarse el hombro izquierdo, después el derecho y, a continuación, los dos lados de la cara y la nariz; y, en cada descanso, la manera de actuar es similar: salir de la pista superando las líneas con el pie derecho, dejar pasar primero a su rival y colocar las botellas de manera meticulosa. Nadal no deja de hacer estos gestos en cada partido y, como se comprobó en Australia, hasta los más jóvenes lo conocen a la perfección.

*Vídeo: Éstas son las manías de Nadal en pista

De un tiempo a esta parte, los rectores del tenis han decidido minimizar la duración de los partidos y, para ello, lo que se ha buscado es agilizar el tiempo entre punto y punto, una situación en la que el español queda señalado. Las nuevas normas van encaminadas hacia ello, al reducir a 25 segundos el tiempo máximo de descanso antes de poner la bola en juego. La intención es que se eviten los partidos largos para hacerlos más atractivos para la afición y para las televisiones, pero yendo en contra de los jugadores, a los que obliga a tener menos descanso en beneficio del espectáculo.

El propio Nadal no está de acuerdo con la intención de reducir el tiempo de los puntos. Y no sólo por las normas en contra del tiempo de descanso, sino por cómo pistas, raquetas y bolas benefician los jugadores más potentes en detrimento de los técnicos: "A mi modo de entender, el espectáculo no está en los puntos cortos. Cuando veo los momentos que el público aplaude más y se emociona más es cuando son jugados, largos y hay más dramatismo que solo el 'bumba-bumba'", aseguraba tras ganar a Anderson. Los tiempos modernos quieren acabar con el tenis más tradicional.

Muchas ideas se están poniendo sobre la mesa para intentar acortar la duración de los partidos: que no exista el 'let' -algo que se ha probado ya en algunos 'challengers'-, que los descansos sean cada tres juegos o acortar aún más los parones entre puntos son algunas de las propuestas sobre la mesa. Mientras se decide ponerlas o no en amrcha, lo que Nadal tiene claro es que no va a cambiar sus rutinas, esas que le sirven para encontrar una concentración extra durante los partidos. El próximo en probarlas será Tomas Berdych, su rival en busca de una plaza en las semifinales de Australia.

Rafa Nadal Tomas Berdych Tenis - Open de Australia
El redactor recomienda