Nadal se hace peligroso: recupera pegada a expensas de ver si puede luchar por el título
  1. Deportes
  2. Tenis
KEVIN ANDERSON SERÁ SU RIVAL EN LOS OCTAVOS

Nadal se hace peligroso: recupera pegada a expensas de ver si puede luchar por el título

El tenista español ha vuelto a recuperar sensaciones y sueña con seguir creciendo a lo largo del torneo. Para ello, cree que Anderson marcará cuál es su nivel real

Foto: Rafa Nadal, en un momento de su partido ante el israelí Dudi Sela.
Rafa Nadal, en un momento de su partido ante el israelí Dudi Sela.

Rafa Nadal ha recuperado sensaciones. El tenista español, después de una pasada temporada complicada por culpa de los continuos problemas físicos, empezaba el año con cierta cautela, consciente de que sería recuperar su nivel a las primeras de cambio. Así, el Open de Australia se erigía como un muro difícil de escalar, al que el balear llegaba muy justo de preparación y a sabiendas de que las condiciones climáticas no se lo iban a poner nada sencillo. Tras comprobar en sus propias carnes los efectos del calor 'aussie', por fin podemos hablar de un Nadal "peligroso".

El español comenzó en Australia sin problemas, firmando un partido muy serio pero sin lujos ante Mikhail Youzhny en primer ronda del torneo. Pero, entonces, iba a llegar un partido para el recuerdo, en el que Nadal fue capaz de superar el calor y sus propios límites físicos para llevarse una trabajada victoria ante Tim Smyczek. El balear se metía a tercera ronda después de levantar un complicado partido, pero sus sensaciones no eran buenas: a pesar de sumar dos importantes victorias, Nadal no se mostraba demasiado feliz, considerando que se encontraba muy lejos de su mejor nivel.

Y, entonces, apareció su mejor versión. Después de sus dos primeros partidos, donde se le vieron ciertas lagunas lógicas por su falta de continuidad en pista, el español por fin empezó a sentirse cómodo: en poco menos de una hora, firmaba dos espectaculares sets para barrer a Dudi Sela. Un 6-1 y un 6-0 en el que Nadal confirmó sus mejores momentos en el torneo: con grandes golpes desde el fondo, muy agresivo, un infalible primer servicio y olvidándose de los errores no forzados, el español se convirtió en un vendabal. El tercer set le hizo pelear duro, pero el balance fue positivo: ha vuelto su agresividad.

"Lo importante era pasar los partidos, sufriendo mucho, y eso me da tres victorias consecutivas que es algo que significa bastante. Puede sonar raro en alguien como yo, que ha ganado lo que ha ganado. Pero para mí ahora todos los partidos son difíciles. Me falta continuidad, hacer las cosas bien durante más tiempo consecutivo", confirmaba. Pero Nadal volvió a reencontrarse consigo mismo: "Hace dos días no metía miedo a nadie y este viernes en el tercer set tampoco lo hice. Pero lo importante es que en los dos primeros sets ante Sela sí he vuelto a ser peligroso". Nadal está de vuelta.

Sin embargo, el tenista español no quiere lanzar las campanas al vuelo y sólo piensa en seguir mejorando. Pero para comprobar hasta dónde puede llegar, Kevin Anderson será su piedra de toque: Nadal considera que el resultado ante el sudafricano en octavos determinará su futuro en el torneo. Evidentemente, en caso de perder será eliminaddo; pero si consigue una victoria solvente que le deje buenas sensaciones, considera que su límite no es otro que ganar el Open de Australia: "Si soy capaz de ganar este partido, estaremos hablando de que se me abren las puertas del torneo". Ni más ni menos.

Después de tres partidos en la Rod Laver, Nadal empieza a recuperar sensaciones. Con el paso de los minutos en pista, el español empieza a sentirse cada vez más cómodo e, incluso, empieza a pensar no sólo llegar hasta las rondas definitivas, sino en llegar mucho más lejos. La pasada temporada, cuando era el claro favorito a llevarse el torneo, el español se quedó sin triunfo por una inesperada lesión en la final; ahora, que llegaba casi sin rodaje, empieza a mejorar y empieza a soñar con dar la sorpresa. Nadal ha vuelto a ser peligroso y será Kevin Anderson quien determine hasta dónde puede llegar.

Rafa Nadal Kevin Anderson Tenis - Open de Australia
El redactor recomienda