Es noticia
Menú
Dani Caver y sus problemas para llegar a Río: una aerolínea le deja sin silla tres meses
  1. Deportes
  2. Tenis
LA ROMPEN EN EL VUELO PARA IR A SU GRADUACIÓN

Dani Caver y sus problemas para llegar a Río: una aerolínea le deja sin silla tres meses

Daniel Caverzaschi ha sido señalado como el Nadal paralímpico. Pelea por ir a Río, pero, por segunda vez, se ha quedado sin silla de ruedas en un vuelo

Foto: Daniel Caverzaschi durante un partido (Facebook).
Daniel Caverzaschi durante un partido (Facebook).

Su nombre no es tan conocido como el del tenista con el que le comparan. Quizás sea porque, como él ha señalado en más de una ocasión, en España no se puede vivir de la raqueta… si juegas en silla de ruedas. Daniel Caverzaschi (21) ha sido definido por mucho como el Rafa Nadal del tenis paralímpico, una comparación que no parece exagerada si tenemos en cuenta que es el número uno en el ranking español y a finales de abril ocupa el puesto 28 en la clasificación internacional. A pesar de sus buenas maneras a la hora de empuñar la raqueta, Dani también está construyendo un futuro fuera de las pistas. Este fin de semana se graduaba en Económicas en la Universidad de Warwick, Inglaterra. Caver no faltó al acto gracias a sus amigos, tal y como relataba en Twitter. Y es que una aerolínea rompió su silla y hasta dentro de tres meses no tendrá una nueva.

Hace cuatro años que Daniel Caverzaschi cambió Madrid por Warwick, una ciudad situada a dos horas, aproximadamente, de Londres. Dejó atrás los cuidados de su madre, la atención de su padre y se plantó en Inglaterra para estudiar Económicas. Una experiencia que, como todos los inicios, fue dura. Así lo confesaba en una entrevista a Marca: “Las primeras semanas, pizza al horno; engordé tres kilos el primer mes. Ahora estoy bien adaptado y me encanta mi vida universitaria”. Compaginando los estudios con el tenis, este fin de semana llegó el momento de escribir el punto final a su etapa universitaria. Caver puso rumbo a Inglaterra para asistir a su graduación, pero hubo un contratiempo en el viaje: la compañía con la que viajabarompió su silla de ruedas.

Así lo denunciaba en su cuenta de Twitter: “Es mi graduación y está destrozada después del avión. No es sólo esto, son los próximos meses que no sé qué voy a hacer sin silla. No es sólo su valor, también el de mi vida. ¿Cómo puede ser que se rompa así? Son nuestras piernas”. Caverzaschi denunció el incidente a través de las redes sociales y el apoyo no se hizo esperar: más de tres mil ‘retweets’. Finalmente,le pagarán una silla nueva cuyo precio supera los 4.000 euros… el problema es que ésta no llegará hasta dentro de tres meses. ¿Y mientras tanto? Esta es la pregunta que Daniel le hace a la compañía aérea y para la que, de momento, no tiene respuesta. Lo más grave del asunto es que no es la primera vez que vive esta situación: volviendo de Chile, su silla de competición también apareció rota y aunque le compraron otra, su temporada se partió por la mitad al tener que parar tres meses.

Como él mismo dice, se ha quedado sin ‘piernas’. La esperanza del tenis español paralímpico se ve obligado a echar el freno a la temporada. Caverzaschi trabaja para volver a una cita olímpica. Ya formó parte de los Juegos de Londres y su objetivo es repetir en los de Río de Janeiro. Tal y como informó la web Industria del Tenis, lo hará apoyado por un grupo de empresas e instituciones públicas que se han agrupado para financiar su carrera. Pero, ¿cómo llegó Daniel al mundo del tenis? Nació en Madrid hace 21 años, pero el trabajo de su padre le obligó a cambiar España por Estados Unidos cuando sólo tenía dos años. En suelo americano practicó todo tipo de deportes con una prótesis ya que nació sin fémur en la pierna derecha. A los 11 años probó por primera vez el tenis en silla y, como confesó en una entrevista en Dxtadapatado, “me encantó desde el primer momento; fui entrenando, probé la competición y así me terminé por decantarme en exclusiva por él”.

La calidad y el talento le sobran a este zurdo que no tardó en dar el gran salto. Lo hizo en muy poco tiempo ya que a los 14 años fue campeón de Madrid y a los 15 ganó su primer Open nacional. En 2011 fue campeón del Mundo Junior y un año después conquistó el Master Nacional de tenis en silla en Valencia que congregó a las ocho mejores raquetas de España. En 2013, levantó el título en Valencia, Buenos Aires y Santiago de Chile. Con credenciales de sobra, no tardaron en definirle como el Rafa Nadal paralímpico mientras él soñaba con dedicarse a la raqueta de forma profesional. Un objetivo que se complica porque “el deporte minoritario es muy difícil por culpa de la crisis y la austeridad”. Daniel es consciente de que el nivel del tenis paralímpico en España no es muy alto y, además, vivir de ello es complejo: “El dinero lo necesito para entrenar y viajar. Si no viajo, no puedo jugar torneos y si no juego torneos, no puedo tener puntos y ganar dinero. Es un círculo vicioso”.

A principios del presente año, en Dxtadapatado, explicaba su situación. Hasta 2013, recibía apoyo económico de la Federación de Tenis de Madrid y, en ocasiones, de la Española. Cuando este grifo cerró, Caverzaschi siguió adelante con patrocinadores privados aunque lo cierto es que la situación no parece mejorar: “Es muy frustrante porque estoy jugando bien, teniendo resultados, tengo una buena edad… No quiero dejarlo, pero puede que tenga que hacerlo, al menos, una temporada”. Con la humildad por bandera y sus eternas ganas por mejorar, los que conocen bien a Daniel le definen como una persona tenaz, determinada y competitiva dentro de la pista. Fuera, él se ríe cuando en una charla con Marca confesaba que está “loco perdido” mientras su padre comenta que “no existe un obstáculo que no pueda vencer”. Y eso es algo que ni las compañías aéreas podrán cambiar.

Su nombre no es tan conocido como el del tenista con el que le comparan. Quizás sea porque, como él ha señalado en más de una ocasión, en España no se puede vivir de la raqueta… si juegas en silla de ruedas. Daniel Caverzaschi (21) ha sido definido por mucho como el Rafa Nadal del tenis paralímpico, una comparación que no parece exagerada si tenemos en cuenta que es el número uno en el ranking español y a finales de abril ocupa el puesto 28 en la clasificación internacional. A pesar de sus buenas maneras a la hora de empuñar la raqueta, Dani también está construyendo un futuro fuera de las pistas. Este fin de semana se graduaba en Económicas en la Universidad de Warwick, Inglaterra. Caver no faltó al acto gracias a sus amigos, tal y como relataba en Twitter. Y es que una aerolínea rompió su silla y hasta dentro de tres meses no tendrá una nueva.

Daniel Caverzaschi