Nadal se luce para acabar con la 'raqueta mágica' de Federer y alcanzar la gran final
  1. Deportes
  2. Tenis
SE JUGARÁ EL TÍTULO EN AUSTRALIA ANTE WAWRINKA

Nadal se luce para acabar con la 'raqueta mágica' de Federer y alcanzar la gran final

Nadal sacó el mejor tenis en lo que va de torneo para derrotar a un gran Roger Federer y clasificarse a la gran final del Abierto de Australia (7-6, 6-3 y 6-3)

Rafa Nadal ya está en la gran final del Abierto de Australia. El español se olvidó de las ampollas de su mano izquierda para firmaruno de los mejores partidos del torneo y derrotar a Roger Federer en tres sets por 7-6, 6-3 y 6-3, por lo que ahora se jugará el título frente aStanislas Wawrinka. El número uno del mundo se mostró muy solvente desde el fondo de la pista y, a pesar de encontrarse enfrente con un gran Federer, el gran nivel que mostró el español le sirvió para acabar con su rival. Concentracióny un amplio repertorio de golpes desde el fondo de la pista acabaron con la 'raqueta mágica' de Federer.

Y es que Federer había llegado a Australia con una novedad:su raqueta. Protegida de manera misteriosa, el suizo no ha querido revelar nada sobre ella. Sólo se ha podidosaber que tiene 22 centímetros de marco más que la anterior, pero su composición y distribución de peso no ha salido a la luz:"Todo lo demás, peso, kilos de tensión en el cordaje es secreto, no estoy autorizado a contarlo", añadió Toni Godsick, representante del jugador. Y lo cierto es que esta nueva raqueta ha permitido ver a un Federer mucho más cercano a su mejor versión. A pesar de ello, Nadal acabó con las esperanzas del helvético.

El español no se quejó en exceso de las ampollas de su mano. En esta ocasión, el jugador no se vendó, aunque sí lució un apósito en la palma izquierda para evitar rozaduras. Así, el español evitaba perder el control sobre su raqueta, aunque las posibilidades de que la herida fuera a más eran algo más elevadas. Sin embargo, Nadal era consciente de que había llegado el momento de arriesgar y, a pesar de tener que ser atendido por los servicios médicos, se olvidó de sus problemas en la mano izquierda para firmar sumejor tenis en la Rod Laver, venciendo aun Federer que mostró un altísimo nivel.

Desde el comienzo del partido, el respeto entre ambos era patente. Conscientes de que el mínimo error podía decantar la balanza en favor de uno u otro, tanto Nadal como Federer se afanaron en mantener su servicio. El suizo, muy agresivo, con constantes subidas a la red; el español, más tranquilo, tratando de jugar rallys largos y dominando desde el fondo de la pista. Ambos trataban de llevar el partido a su terreno con un mismo objetivo: mantener el servicio. Así,se vieron abocados a jugarse la primera manga en el 'tie-break', donde Nadal demostró su solvencia una vez más para lograr la primera manga (7-6 (5)).

El segundo set siguió el mismo camino, pero con el paso de los minutos se empezaba a ver a un Nadal algo más fresco. Esta situación permitió al español conseguir la primera rotura de servicio del partidoen el sexto juego del segundo set. Este 'break' cambió diametralmente la manga, pues Nadal supo confirmar su rotura con su saque, para colocarse con un tranquilizador 5 a 2, ante un Federer que por primera vez empezaba a verse necesitado por encontrar otro caminoque le permitiera doblegar al español. Nadal iba a esperar a su saque para cerrar el set y firmar el segundo parcial (6-3).

El tercer set comenzaba muy bien para Nadal, que en el tercer juego rompía el saque a Federer. Sin embargo, el suizo iba a reaccionar, y un juego más tarde iba a devolver el 'break' al español. Pero elnúmerouno del mundo estaba en otra dimensión y, sin perder la compostura, iba a lograr unanueva rotura en el séptimo del set, para ponerse 4 a 3. Tras confirmar su ventaja con su saque, el español acabó a lo grande, con una nueva rotura, para llevarse la victoria en el parcial por 6-3. Ahora, Wawrinka espera al español en la gran final, en la que sueña con hacerse con el primer Grand Slam de la temporada.

Rafa Nadal Roger Federer Tenis - Open de Australia Stanislas Wawrinka
El redactor recomienda