Es noticia
Menú
David Nalbandian, el talento intermitente que no quiso convertirse en una estrella
  1. Deportes
  2. Tenis
EL ARGENTINO ANUNCIA SU RETIRADA CON 31 AÑOS

David Nalbandian, el talento intermitente que no quiso convertirse en una estrella

Nalbandian, uno de los tenistas más talentosos de la historia de Argentina, decidió retirarse. A pesar de sus cualidades, no llegó a brillar como se esperaba

Foto: David Nalbandian, a sus 31 años, ha decidido dejar el tenis.
David Nalbandian, a sus 31 años, ha decidido dejar el tenis.

David Nalbandian, uno de los tenistas más talentosos de la historia de Argentina, ha decidido retirarse. Con sólo 31 años, sus continuas lesioneshan acabado con una de las carreras más prometedoras de los últimos tiempos, pero que, por falta de dedicación, nunca llegó a ser el jugador que se esperaba. Nalbandian no se tomó demasiado en serio el tenis y, a pesar de haber llegado a ser número 3 del mundo, pudo ser mucho más grande.

El argentino nunca fue un jugador al uso. Nunca tuvo el tenis como su principal dedicación en la vida e incluso coqueteó con otros deportes de riesgo que pusieron en entredicho su carrera en la ATP. Ahora, tras más de trece años compitiendo al más alto nivel y sumando un acumulado de 11.123.125 dólares en su carrera, Nalbandian ha decidido poner punto y final a su trayectoria en el tenis, y lo hará ante uno de sus mejores amigos: frente a Rafa Nadal.

En sus primeros compases en el mundo del tenis, Nalbandian demostró que era un jugador llamado a marcar una época. En su etapa como jugador júnior, llegó a ser campeón del mundo a los 14 años, ganó la final del US Open a 'un tal'Roger Federer a los 16 años y, un año después, alcanzaría el partido por el título en Roland Garros, donde no podría ganar. Con estos números, estaba llamado a ser una estrella, pero su falta de constancia lo impidió.

Un jugador de gran talento, pero que nunca se centró en el tenis: así se puede calificar a Nalbandian, un jugador con un revés a dos manos que impresionó a medio mundo. Sorprendió a los menos entendidos cuando, con sólo 20 años (en 2002), el jugador argentino alcanzaba la final de Wimbledon -en la que perdería ante Lleyton Hewitt-, un hito que ni tan siquiera estuvo al alcance de Guillermo Villas, el mejor jugador de todos los tiempos en Argentina.

De hecho, el peso de Nalbandian en su país es mayor de lo que puede parecer. Es el único jugador argentino capaz de alcanzar las semifinales de todos los Grand Slam, y el más completo de todos los tiempos en el país sudamericano. Considerado un ídolo, su tenis ha servido para demostrar que es uno de los jugadores más talentosos de Argentina, pero su difícil carácter -es ínitimo enemigo de Del Potro- no gusta en exceso entre sus compatriotas.

Parecía que el jugador iba por buen camino, en especial porque su tenis seguía creciendo. Sin ir más lejos, sólo tres años después, en 2005, lograba el título más importante de su carrera, al conseguir el título en el Torneo de Maestros. Su espectacular triunfo le sirvió para alcanzar el número 3 del ránking mundiall. En ese momento, llegó la oportunidad de seguir peleando por cotas más altas... pero llegó la desconexión del jugador sudamericano.

placeholder

Los rallies, otra de sus grandes pasiones

En lugar de seguir centrándose sólo en el tenis, el de Córdoba empezó a pensar en otros proyectos, en especial, en el mundo de las cuatro ruedas. Ese mismo año, Nalbandian creaba el Tango Rally Team, un equipo de rallies que competiría en el Mundial. Pero, por si fuera poco, no sólo quiso lanzar esta escudería junto a su amigo Marcos Ligato, sino también se dedicó a competir durante varias pruebas.

A pesar de que fueron sus mejores años en cuanto a títulos -ha llegado a conseguir 11 trofeos ATP-, su falta de constancia le impidió seguir creciendo. Empezó a descuidar su físico y sus entrenamientos, lo que provocó que sufriera algunas derrotas que en el circuito tenístico no se entendían. Y fruto de esta situación, no sólo empezó a perder posiciones en la clasificación, sino que su cuerpo comenzó a sufrir problemas.

Su cadera y suhombró derecho empezaton a darle muchas complicaciones, sufriendoun balón en el juego. Con el paso de las temporadas, comenzó a notar que su nivel no le daba para tratar de competir por los títulos más importantes del campeonato. Y, desde entonces, se dedicó a disfrutar del tenis hasta que su cuerpo ha dicho basta. Con sólo 31 años, el de Córdoba ha decidido que ha llegado el momento de colgar la raqueta.

El juez de silla pagó su desesperación

Posiblemente, su principal debe se encuentra en no haber cumplido los objetivos que se había marcado: "Quieroganar la Copa Davis, ganar un Grand Slam o conquistar el oro olímpico", ha señalado en alguna ocasión. Tras trece temporadas al más alto nivel, no ha conseguido ninguna de ellas. Y, sin duda, la que nunca olvidará será la final de la Davis en Mar del Plata, cuando el equipo español, sin Rafa Nadal, consiguió la 'Ensaladera' en 2008.

Por desgracia, una de las últimas imágenes que ha dejado poco o nada tiene que ver con lo que ha sido su carrera. Se trataba de la final de Queen's de2012 en la que, tras no llegar a devolver una bola de Marin Cilic, lo pagó contra una de las cajas en las que se sientan los jueces de silla, con tan mala suerte que al dar la patada rompió el soporte, impactando contra el árbitro y provocándole una herida. Este gesto le hizo ser descalificado y perder la final.

Después de 13 años al más alto nivel, Nalbandian ha decidio que ha llegado el momento de la retirada. Pero antes de dejar el tenis, no quería hacerlo sin enfrentarse a su gran amigo Nadal. Así, el 'Rey David'se medirá con el español en dos oportunidades, la primera el 21 de noviembre en Córdoba y la segunda, el 23 de noviembre, en Buenos Aires. Tras su segundo partido, el tenista argentino más completo de la historia dirá adiós a la raqueta.

David Nalbandian, uno de los tenistas más talentosos de la historia de Argentina, ha decidido retirarse. Con sólo 31 años, sus continuas lesioneshan acabado con una de las carreras más prometedoras de los últimos tiempos, pero que, por falta de dedicación, nunca llegó a ser el jugador que se esperaba. Nalbandian no se tomó demasiado en serio el tenis y, a pesar de haber llegado a ser número 3 del mundo, pudo ser mucho más grande.