"No tiene valor hacer estas cosas", comentó

El caso de espionaje de los All Blacks: el escándalo que denuncia Inglaterra

El polémico entrenador inglés, Eddie Jones, asegura que los entrenamientos de su equipo han sido filmados sin autorización. Se miden a los neozelandeses en semifinales

Foto: Eddie Jones, durante los cuartos de final entre su selección, Inglaterra, y Australia. (Reuters)
Eddie Jones, durante los cuartos de final entre su selección, Inglaterra, y Australia. (Reuters)

Eddie Jones se mueve como pez en el agua con la polémica de por medio. Este pasado martes el entrenador, nacido en Australia y con contrato en la actualidad con la Selección inglesa de rugby, se despachó a gusto en la rueda de prensa tras el entrenamiento inglés. En ella, Jones, afirmaba que el conjunto de la ‘Rosa’ había sido espiado desde un bloque de apartamentos situado frente del estadio donde se ejercitaban sus pupilos.

El seleccionador inglés, experto en generar situaciones controvertidas, tras lanzar el bombazo, quiso quitarle hierro al asunto. "Definitivamente había alguien en los pisos (frente al campo de entrenamiento) filmando, podría haber sido un fanático japonés... No me importa, amigo. No me importa. Sabíamos desde el principio que estaban filmando, no cambia nada de lo que hacemos y nos encanta", aclaró el australiano.

Jones admitió que solía filmar las sesiones de entrenamiento de otros equipos, pero que lleva sin hacerlo desde 2001. "Simplemente no necesitaba hacerlo más, puede ver todo. Están en YouTube. No tiene ningún valor hacer ese tipo de cosas, absolutamente cero. Todos saben lo que hacen todos, ya no hay sorpresas en el rugby mundial. Eso es lo mejor del juego: solo tienes que ser lo suficientemente bueno ese día", explicaba Jones a los periodistas asistentes.

Un ex de los All Blacks

El supuesto espionaje lo sacó a la luz John Mitchell, entrenador de defensa de la Selección inglesa de rugby y antiguo seleccionador neozelandés. El técnico insinuó a Jones que se instaló una cámara en una de sus últimas prácticas. “Si eso es lo que quieren hacer, si quieren prepararlo de esa forma, entonces buena suerte para ellos”, declaraba quien fuera el entrenador de los hombres de negro desde octubre de 2001 hasta la semifinal del Mundial 2003.

Esta polémica se ha extendido como la pólvora y ha llegado al resto de equipos implicados en las semifinales del Mundial. Así, Mzwandile Stick, entrenador asistente y encargado de los tres cuartos de los Springboks, se ha mostrado completamente en contra de tal práctica: “Estamos tratando de mantener el juego limpio como sudafricanos, liderados por los estándares de World Rugby. Hacer algo así no es parte de lo que defendemos. Somos un equipo honesto. No creo que alguna vez hagamos algo tan estúpido como eso. No solo te estás engañando a ti mismo sino que estás engañando al mundo entero. Los fanáticos quieren una batalla justa entre dos equipos y de eso es de lo que siempre hablamos. No necesitamos al espionaje. Todos tenemos que jugar limpio."

Los All Blacks, durante su encuentro contra Irlanda. (EFE)
Los All Blacks, durante su encuentro contra Irlanda. (EFE)

Presión para los neozelandeses

En su juego psicológico, Eddie Jones quiso trasladar toda la presión de la semifinal a la tricampeona del mundo. “El entrenador de habilidades mentales de los All Blacks, Gilbert Enoka, será ahora mismo el tipo más atareado en Tokio. Ellos tienen que lidiar con esa presión de ganar la copa tres veces y que potencialmente podría ser el último partido para su mejor entrenador y su capitán. Ellos seguro que estarán pensando en esas cosas [...] La presión los estará persiguiendo por la calle”. Además, el míster del ‘XV de la Rosa’ no se olvidó de dejar un recadito a la prensa neozeldensa: “Los medios de allí son unos fanáticos con teclado”.

La forma de ser del entrenador inglés y sus continuas 'rifirrafes' con los medios en mundo oval le han ido creando enemigos allá por donde pisa. En 2015, Jones decidió dejar de preparar a la selección nipona para coger el ‘ferrari’ inglés. La afición japonesa no olvida y en el pasado partido de la fase de grupos entre Gales y Australia, Jones recibió numerosos pitos cuando fue enfocado en las pantallas gigantes del estadio. Todo ello pese a que intentó pasar desapercibido camuflado bajo una gorra.

Así, Eddie Jones, también tuvo una dedicatoria especial para el público nipón: "Nadie piensa que podemos ganar. Hay 120 millones de japoneses cuyo segundo equipo son los All Blacks. Solo tenemos que tener una gran semana, divertirnos y relajarnos. Si somos lo suficientemente buenos, entonces ganaremos; si no somos lo suficientemente buenos, habremos hecho lo mejor posible”.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios