el perdón del seleccionador argentino

Las tres polémicas del Mundial de rugby o cuando criticar al árbitro no sale gratis

Los errores arbitrales están marcando esta primera semana en el Mundial de rugby de Japón. Sin embargo, estos fallos se asumen normalmente con naturalidad dentro del juego

Foto: Nigel Owens, el árbitro de rugby más famoso del mundo. (EFE)
Nigel Owens, el árbitro de rugby más famoso del mundo. (EFE)

Pese a que en el rugby la figura del árbitro es 'sagrada', varias acciones en diferentes partidos del inicio del Mundial de Japón han puesto la figura del colegiado en boca de entrenadores, aficionados, estamentos, jugadores y hasta árbitros. Las críticas al juez del juego han llegado a ser tan duras y evidentes que alguno de los autores, como en el caso de seleccionador argentino Mario Ledesma, se han arrepentido de sus palabras y se han echado atrás pidiendo perdón en público.

En estos primeros días de Mundial se ha quebrantado una de las leyes ‘no escritas’ más conocidas del deporte oval: “Al árbitro ni mu”. El respeto y la integridad de los árbitros es unos de los pilares fundamentales de este deporte y por eso los colegiados en el rugby -acierten o se equivoquen-, siempre tienen razón y se les ha de respetar.

Pese a que todos los protagonistas conocen esta filosofía desde pequeños, son tres las polémicas que han marcado un punto de inflexión en esta cita nipona:

El All Blacks-Springboks

En el partido que todos teníamos marcado en rojo en su calendario, el Nueva Zelanda vs Sudáfrica del pasado sábado, diferentes errores por ambos lados del árbitro Jérôme Garcès marcaron la opinión publica después del choque. Justo tras la conclusión del encuentro, el capitán de los All Blacks, Kieran Reed, declaró: “Me he sentido un poco impotente", frente a la decisión del colegiado francés de sancionar simplemente con un golpe de castigo al sudafricano Makazole Mapimpi, después de que éste evitara un neozelandés con una acción ilegal. Quizás son palabras comedidas si hubiera tenido lugar en otro deporte, pero en rugby es algo que se sale de lo normal (que es, simplemente, no hablar de las decisiones arbitrales o dar naturalidad a los fallos que cada uno considere).

Por su parte, los sudafricanos también se quejaron al terminar el partido de una posible agresión sin balón del capitán kiwi a uno de los suyos tras el lanzamiento de un saque de lateral.

El comité de disciplina llamó a Hodge

Uno de los casos que más ha dado que hablar ha sido el placaje alto del ala ‘aussie’ Reece Hodge al jugador fiyiano Peceli Yato. Antes del comienzo del torneo, World Rugby quiso dejar muy clara su política sobre las llamadas ‘corbatas’ o placajes a la altura del cuello o cabeza: roja directa. El ex árbitro internacional, Johnathan Kaplan, no quiso dejar pasar por alto esta acción peligrosa y durante una entrevista para el 'Daily Telegraph' dijo que no sabía cómo el jugador australiano no había sido expulsado en ese mismo momento de partido. También quiso aclarar que para el árbitro “es increíblemente difícil ver eso con sus propios ojos”, pero no exculpó la falta de comunicación y entendimiento entre el árbitro y su asistente de vídeo.

De momento, el jugador australiano permanece a la espera de una sanción ejemplar por parte de el 'Citing Comissioner' Montgomery (Escocia).

La rajada y el perdón de Ledesma

La 'rajada' del Mundial la ha dejado el entrenador de los Pumas minutos después de perder contra Francia. Mario Ledesma se quejó enérgicamente de dos jugadas en los minutos finales del encuentro que, a su parecer, podían haber cambiado la resolución final del encuentro. Estas fueron las palabras del Head Coach de Argentina: “Es una lástima que nos dirijan como a un país chico. En la primera acción, Picamoles tomó el balón dos o tres metros en fuera de juego. El árbitro de touch se lo dijo al principal, pero éste no lo escuchó. Y en la última jugada, el placador no se apartó y nuestro número nueve no pudo agarrar la pelota. Y era un golpe fácil para nuestro pateador".

Pocos días después, Ledesma, convoco una rueda de prensa para pedir perdón por sus palabras: "No quiero que piensen que nosotros creemos que perdimos por el árbitro… Si herí los valores del rugby, no era mi intención hacerlo. Represento o trato de representar bien esos valores y que se haya puesto en duda eso me lastima un poco. Sé el lugar que ocupo y haber hablado de 'equipo chico' fue desafortunado. Por eso, cuando uno se equivoca hay que pedir perdón”.

Y proseguía su discurso para que de una situación crítica saliera una oportunidad de airear sus pensamientos: "En Australia yo trabajaba en el escritorio de al lado de Angus Gardner (el colegiado del encuentro) y ni de él ni de ningún árbitro dudo de su integridad. No hay complots en el rugby mundial y ellos son una parte súper importante del rugby. Y, como se dice en Argentina, ellos siempre tienen razón. Por eso pido disculpas de nuevo".

Los árbitros, como los jugadores, entrenadores, directivos y aficionados se equivocan. En el deporte ‘el factor humano’ es esencial y sin él no existiría. En El Confidencial también creemos que el árbitro forma parte de un resultado y es una 'pieza' más del juego. Dejemos que cada 'pieza' de este deporte encaje lo mejor posible y juguemos y disfrutemos del rugby.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios