quiere ser readmitido

Israel Folau, la estrella homófoba de rugby que tiene a Australia en vilo

El internacional exige su readmisión después de ser expulsado por un mensaje en el que cargaba contra los homosexuales. La federación australiana y su club se niegan

Foto: Israel Folau en un partido de rugby entre Australia e Inglaterra jugado en noviembre de 2018. (EFE))
Israel Folau en un partido de rugby entre Australia e Inglaterra jugado en noviembre de 2018. (EFE))

Australia vive pegada a los televisores pendiente del desenlace de uno de los culebrones del año en el país de los canguros. El que protagonizan la estrella del rugby Israel Folau y la federación australiana desde hace unos meses. El pasado mes de abril, Folau, la gran estrella de los 'wallabies', fue despedido de su club y de la selección tras una publicación en sus redes de un mensaje de tinte homófobo y de sectarismo religioso.

Folau, jugador de 30 años que había sido candidato al premio de mejor jugador del mundo en 2015 y 2017, publicó en su cuenta de Instagram un mensaje en el que se podía leer: "Borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicadores, ladrones, ateos, el infierno os espera. Arrepentíos. Sólo Cristo salva". La federación puso el foco en el carácter anti-LGTB del mensaje y desde ese momento se estableció una guerra en las redes y los medios protagonizadas entre los seguidores de Folau y los detractores, muchos más.

Israel Folau (c) sale de la audiencia de conciliación en la Comisión de Trabajo Justo, este viernes en Sídney (Australia). (EFE)
Israel Folau (c) sale de la audiencia de conciliación en la Comisión de Trabajo Justo, este viernes en Sídney (Australia). (EFE)

Para muchos, la beligerancia de la federación 'wallaby' contra el jugador tiene un componente de interés financiero. Rubgy Australia calificó de "inaceptables" estas palabras por su contenido homófobo. Llamó la atención que no condenase su ataque contra ateos, alcohólicos o ateos. La explicación, sostiene el entorno del jugador, se debe a la enorme presión que ha ejercido el máximo patrocinador de la federación australiana de rugby, la aerolínea Qantas, cuyo director general es Alan Joyce, homosexual que lucha por dar visibilidad al problema de marginación que sufre la comunidad gay.

Izzy, como se le conoce en el mundo del rugby, ha tratado de recaudar dinero para defenderse de lo que considera un linchamiento, además de la vulneración de sus derechos. El jugador decidió abrir una cuestación popular de fondos a través de la plataforma GoFundMe para recaudar donativos con el propósito de iniciar una lucha legal contra la federación y contra su club, los Waratahs, del que fue despedido. Lo sorprendente es que en menos de una semana esta estrella del rugby recaudó casi 500.000 dólares. Pero la plataforma decidió cerrar su cuenta en la recogida de fondos porque para GoFundMe esto supondría dotar de recursos a alguien que fomenta la LGTBfobia. "En GoFundMe estamos comprometidos con la lucha por la igualdad para las personas LGBT y fomentamos un ambiente de inclusión. No toleramos la promoción de la discriminación o la exclusión", declaró la portavoz de la plataforma, Nicola Britton. Sin embargo, Folau encontró otros escenarios para recaudar ese dinero, recogiendo finalmente más de dos millones de dólares a través del Australian Christian Lobby.

Los directivos de los Waratahs y de Rugby Australia, como su director ejecutivo, Raelene Castle, dijero Folau había sido advertido repetidamente de las normas de comportamiento y sobre el uso de las redes sociales que debía asumir y que no había cumplido con esas obligaciones. "Le quedó claro que cualquier publicación o comentario en las redes sociales irrespetuoso de alguna forma conllevaría una acción disciplinaria. Y así ha sido", dijeron.

Folau emitió un comunicado en el que afirmó: "Como australianos, nacemos con ciertos derechos, incluido el derecho a la libertad de religión y el derecho a la libertad de expresión. La fe cristiana siempre ha sido parte de mi vida y es mi deber como cristiano compartir la palabra de Dios. Mantener mis creencias religiosas no debe impedir que trabaje o juegue para mi club ni para mi país". Y seguidamente inició una batalla legal que se encuentra en los tribunales y ocupa un amplio espacio en los medios de comunicación en Australia.

Israel Folau ha dicho que continuará defendiendo las libertades de los australianos. (EFE)
Israel Folau ha dicho que continuará defendiendo las libertades de los australianos. (EFE)

Este pasado viernes se produjo una reunión en Sídney de más de cuatro horas entre ambas partes para tratar de llegar a una conciliación. Encuentro que no llegó a buen puerto y que provocará que esta lucha jurídica se dirima en los tribunales. Folau, que mantiene su postura firme, fue entrevistado en uno de los programas más seguidos del 'prime time' televisivo, en Sky News. "Continuaré defendiendo las libertades de todos los australianos", advirtió. Mientras, Rugby Australia prefirió lanzar un comunicado en que afirma que continuará "defendiendo los valores del juego". "Confiamos en nuestros procesos y continuaremos haciendo lo necesario para defender los valores que sustentan nuestro deporte dentro y fuera del terreno de juego", dijo.

El jugador, antes de reunirse con los abogados de la federación y los Waratahs, señaló que espera una disculpa de las dos partes. "Aceptaré que han cometido un error al rescindirme el contrato por una publicación en las redes sociales. Tengo la esperanza de recibir una disculpa de ellos, que admitan que estaban equivocados. Es algo que me gustaría conseguir. Las palabras de mi post nacieron del amor. No es personal. Solo quiero compartir ese mensaje de amor que Dios está tratando de extender a todas las personas. Si tuviera un hijo adicto a las drogas, lo amaría igual. Estoy tratando de compartir ese amor". El culebrón sigue vivo.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios