gran momento de la selección masculina

Cuando Alberto Chicote también se asombra (en directo) del rugby español

Los Leones deslumbran en Europa y el rugby español muestra su optimismo ante unos años muy prometedores. El objetivo es clasificarse para la Copa del Mundo 2023

Foto: España logró por segunda vez el subcampeonato europeo. (EFE)
España logró por segunda vez el subcampeonato europeo. (EFE)

Hace tiempo que Alberto Chicote es un habitual en las gradas del Central de la Complutense cuando juegan los Leones y las Leonas. El cocinero más mediático de la televisión presume de su pasado de rugbier y disfruta de este deporte en directo cada vez que su complicada agenda se lo permite. Este año fue uno de los 82.000 privilegiados que presenciaron en directo en Twickenham la histórica remontada de Escocia ante Inglaterra en la Calcutta Cup que cerraba el Seis Naciones 2019. Pero antes de eso Chicote cumplió con su habitual visita al Central, para animar a los Leones en su partido ante Bélgica, en la que fue la venganza de Little Heysel.

Concluido el Campeonato de Europa, Alberto no tiene ninguna duda que con este juego y con los resultados que están llegando, "los Leones se están garantizando un lugar en Francia 2023". "Es algo indiscutible. La evolución del rugby en España empieza a ser lo que los aficionados soñábamos desde hace años". En esa línea optimista se pronuncia también José Manuel Ibáñez, director de la revista 'Desde la línea de 22', publicación pionera que lleva más de diez años informando del rugby en nuestro país. Para el periodista, "ni los más optimistas" podían pensar en que el XV del León resurgiera en tan solo un año de la forma que lo ha hecho. "Bien es cierto que con algunas carencias en lo meramente deportivo, ya que no hemos demostrado el juego dinámico y fluido del periodo de clasificación de la Copa del Mundo. Pero aun así, se ha mostrado como un equipo renovado que conserva sus mejores armas como el maul", dice.

España quiere asentarse en el Tier 2. (Foto: Walter Degirolmo/Ferugby)
España quiere asentarse en el Tier 2. (Foto: Walter Degirolmo/Ferugby)

Uno de los protagonistas, el internacional Alvar Gimeno, comparte el pronóstico con alguna puntualización. "La valoración solo puede ser muy satisfactoria. Pero como nos dijo Santi Santos, podríamos haber ganado a Georgia si hubiésemos estado más acertados en la segunda parte en Tiflis. Hemos cumplido los objetivos de ganar el 100 % de los partidos contra equipos del Tier 3 y más del 50 % contra los países del Tier 2. Pero nos quedan por cumplir otros como desplegar el mejor juego ofensivo del Tier 2 y ser campeones de Europa. Tenemos aún tres años en este ciclo para cumplirlos y somos un grupo muy exigente", afirma. Ibáñez comparte esa ambición: "El cuatro victorias de cinco confirma el buen trabajo del grupo, pero no llega al sobresaliente porque no supimos cerrar el círculo ganando en Tiflis, donde hubo opciones".

Alguien que también sabe cómo se viven estos partidos desde dentro, Jesús Recuerda, 39 veces internacional y excapitán de los Leones, habla de consolidación. "Se está consolidando el equipo con un número de jugadores más grande del que se manejaba anteriormente. La filosofía del equipo se ha estabilizado y ya no hay mucha diferencia entre unas convocatorias y otras. Y eso se nota en el nivel de juego y de los resultados. Hay un convencimiento grande de España en sus posibilidades, sobre todo contra equipos como Georgia o Rumanía".

Ibáñez recalca un factor fundamental, el buen maridaje en el grupo de jóvenes y veteranos. "Santos ha logrado un equilibrio entre los veteranos que tiran del carro y los jóvenes talentos que no tienen miedo a asumir la responsabilidad de llevar al XV del León a un nuevo escenario. Además, eso ha venido acompañado de resultados, que en todo proceso siempre acaban tardando en llegar". Para Gimeno "hay un ambiente magnífico". "Jóvenes y veteranos mezclamos bien en este grupo, estamos muy cómodos y eso se nota. Eso no quita para que haya competitividad muy alta porque ahora hay tres jugadores por puesto. Pero es una competitividad sana porque nos ayudamos mucho sabiendo que eso va en beneficio del grupo".

Alvar es un joven 'veterano' que lleva ya años en la selección y que se ha hecho con un puesto de titular indiscutible como primer centro. El jugador del VRAC agradece que el seleccionador siempre haya mirado a la cantera: "Los jóvenes que llevamos tiempo vamos asumiendo más responsabilidad. Hay gente como Jordi Jorba, Zabala o yo que llegamos al grupo hace unas temporadas gracias a que Santi siempre ha dado oportunidades a la cantera, y eso lo agradecemos. Es nuestro momento para dar un puñetazo en la mesa. Y más ahora que el nivel no solo se ha mantenido, sino que incluso ha subido".

Ibáñez cree que ha sido fundamental "la regeneración del equipo, que además ha ampliado su fondo de armario con la llegada de nuevas piezas". "Eso nos hace ser optimistas de cara a los próximos compromisos. España quiere asentarse en el Tier 2 y eso pasa por ganar de forma constante a los equipos como Alemania, Bélgica, Rusia, Rumanía, Namibia... Y, por supuesto, por competir de igual a igual —como se ha hecho— ante Georgia, Samoa o Uruguay". Alvar no se atreve a rubricar una verdad que delatan las estadísticas: estamos ante la mejor España de la historia. Ni siquiera se atreve a decir que es la mejor que él ha vivido. "No sé si es la mejor selección en la que he jugado porque cuando yo llegué hace dos o tres años ya había mucho nivel y recuerdo que me quedaba fuera de las convocatorias. Y el año pasado también estaba muy caro hacerse con un puesto. Pero es cierto que ahora se maneja un volumen enorme de jugadores y Santi ha apostado más por las rotaciones para vernos a todos".

'Bola', sobrenombre con el que se conoce a Recuerda en el mundo del rugby, explica que el proceso en el que él participó como jugador ya se ha completado porque "ahora siempre hay expectativas de ganar y no importa si Rumanía trae un equipo A o un equipo B". "Viene la mejor Rumanía posible y se le gana sin ningún problema. España debe ser más ambiciosa y plantearse ganar un campeonato. Salir a ganar todos los partidos. Y ese debe ser el objetivo a corto, medio y largo plazo. Y eso ha calado en los jugadores porque España ya no juega para competir, ahora sale siempre a ganar independientemente de quien esté delante".

Concluye la reflexión Gimeno desvelando una sensación que embargó a toda la selección a la vuelta de Tiflis: "Fuimos allí pensando que estaban dos escalones por encima y descubrimos que solo están medio escalón. Ahora ellos ya saben que podemos ganarles". "El objetivo es ganar a Georgia y ser campeones de Europa", concluye categórico el internacional español. Los Leones rugen con más fuerza que nunca. Y Europa, que ha sufrido sus zarpazos, está avisada.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios