DE CAMERÚN, NACIONALIZADO TRAS SALTAR LA VALLA

Así pasó Titi de inmigrante irregular a jugar con la selección española de rugby

El camerunés Thierry Feuteu, que debutará contra Alemania en el Seis Naciones B, cumple un sueño tras abandonar su Camerún natal para buscarse la vida como jugador en Madrid

Foto: Thierry Feuteu 'Titi', en uno de sus primeros entrenamientos con la selección. (Domingo Torres)
Thierry Feuteu 'Titi', en uno de sus primeros entrenamientos con la selección. (Domingo Torres)

Thierry Feuteu no olvidará jamás el 17 de marzo de 2019. Debutará con la Selección Española de Rugby y cumplirá un sueño que lleva esperando desde hace tiempo: devolver a su país de acogida un poco de lo que le dio. "Estoy contento y emocionado, ahora toca lo más duro, que es adaptarme al equipo y demostrar que puedo ser útil", anuncia para El Confidencial. Su historia es el horror de miles de inmigrantes que se ven obligados a abandonar sus lugares de origen para prosperar. Él, camerunés, dejó a su familia atrás para apostarlo todo en el deporte, donde ha encontrado calma y paz.

Tras un primer intento en Marruecos, la jugada le salió en suelo español. Después de cinco años de lucha, el pasado viernes obtuvo el permiso de residencia y el XV del León, como se le conoce al equipo nacional, le ha convocado para que se estrene ante Alemania en el Seis Naciones B. "En cuanto lo supe llamé a mis padres. Mi madre se volvió loca, mientras que mi padre reaccionó con cierta frialdad, es bastante serio y, aunque le hace ilusión, jamás te lo va a decir. Le cuesta expresar sus emociones, es bastante duro conmigo", comenta riéndose por la disparatada situación. Enamorado del oval desde los once años, 'Titi', como le apodan sus compañeros del Sanitas Alcobendas, en la División de Honor, no pudo entregarse al Rugby en Camerún. El país ocupa la 99 posición de un World Ranking formado por 105 estados y su tradición es nula en esta actividad. Al borde de la guerra civil pese a ser la mayor potencia económica de África Central, Feuteu decidió salir en busca de mejores perspectivas.

Escuchó numeros cantos de sirena sobre el rugby de Marruecos y completó 5.000 kilómetros desde la ciudad de Duala hasta el país árabe. Allí descubrió que todo era un engaño y le tocó buscarse la vida durante unos meses hasta que, al cuarto intento, consiguió saltar la valla de Melilla. "Miro atrás, repaso esos momentos y es imposible que no me emocione. Todo lo que estoy consiguiendo me lo he ganado a base de trabajo", dice orgulloso. Una vez que se tomó el suficiente tiempo como para defenderse en castellano, embarcó a Málaga y de ahí directo en autobús a Miraflores de la Sierra, en Madrid, donde fue acogido por la ONG 'Movimiento por la Paz', a cuyos trabajadores no olvida. "Les llamé para comunicarles la noticia y agradecerles personalmente lo mucho que me ayudaron cuando no tenía nada. Instituciones así hacen que la vida merezca la pena", asegura.

Titi con sus nuevos compañeros de la Selección. (Domingo Torres)
Titi con sus nuevos compañeros de la Selección. (Domingo Torres)

Sus primeros partidos en España fueron con los 'Custodians', un equipo formado por policias, cuerpo que le impidió varias veces el acceso a la península: "Es curiosa las vueltas que da la vida, estos últimos meses la burocracia no me ha dado problemas e incluso antiguos compañeros míos han empujado a mi favor. La federación ha hecho un trabajo sensacional". Más tarde pasó a los 'Barbarians' de la primera regional madrileña, conjunto prácticamente copado por extranjeros en su misma situación y, de seguido, al Majadahonda. Allí, José Ignacio 'Tiki' Inchausti, exseleccionador de seven, le vio jugar y rápidamente quedó prendado por las capacides atléticas del camerunés, un portendo de musculatura, incluyéndolo en el filial del Alcobendas hace tres años hasta que se ganó un sitio con el primer equipo. "Me probaron en un amistoso para ver si tenía el nivel, no sabía si iba a estar a la altura, pero hice un buen partido. A partir de ahí 'Tiki' me acogió como un hijo, me dijo que aquí estaba mi casa y me ayudaron en todo", afirma.

Tras hacerse pieza indispensable en el club madrileño, tercero en liga, llega su bautizo como 'león'. Su actitud, valiente y descarada, unido a su envidiable potencia, le ha puesto en la lista de los 30 seleccionados por Santiago Santos para el partido en Colonia. Los jugadores buscarán afianzar la segunda plaza a la que ascendieron tras el triunfo por 47-9 ante Bélgica y, por qué no, soñar con un resbalón de Georgia que pueda convertirles en campeones europeos por primera vez en la historia. "Podría ser posible, sería algo histórico y me cogería a mí dentro", expresa con guasa.

La labor de Feuteu pasará por servir de revulsivo a los 'primera línea' titulares, es decir: mamporrear, empujar y oler el sudor del rival. Esa será su labor, la que viene ya desarrollando en Alcobendas tras haber probado también en posiciones más atrasadas. "A parte de felicitarme, mis compañeros creen que lo puedo hacer bien. Me animan a ello, son geniales. Yo me siento cómodo con mi papel en el campo, ojalá cumpla y tenga una carrera larga con España. Voy a darlo todo", asevera.

Contra las políticas de VOX

Titi ayudará a Santi Santos. (Domingo Torres)
Titi ayudará a Santi Santos. (Domingo Torres)

Thierry, que sabe que del rugby es difícil vivir en este país, no descarta la opción de marcharse a otro equipo europeo en el futuro: "Ahora con la selección voy a tener más visibilidad y eso puede abrirme puertas. Está claro que me gustaría vivir de esto". Su principal razón: sacar a su familia de Camerún, por el momento imposible. Alcobendas le ayuda con los gastos de la casa, la comida y el gimnasio; pero carece de nómina. Una vez que ya ha obtenido el permiso de residencia, buscará empleo. "El club suele ayudar a sus jugadores a encontrar trabajo, tendré que preguntarles para compaginarlo como pueda", aclara.

El camerunés no escapa a cuestiones políticas, aunque no le guste meterse en jaleos. Primero sobre su país: "En Camerún hay una gran ola de corrupción y desigualdad social. El presidente lleva muchos años y el empleo es malo. Me frustra la situación que esta viviendo mi gente" y luego sobre España: "No me gusta VOX". Atemorizado sobre las ideas defendidas por el partido de Santiago Abascal, le deja un mensaje: "Los inmigrantes no somos unos ladrones ni hemos venido aquí a quitarle el puesto de trabajo a nadie, muchos incluso vienen con carrera y formación profesional a buscarse la vida. Respeto la libertad de expresión de todo el mundo, pero no hay que mirar atrás, hay que mirar hacia delante. Desgraciadamente este tipo de cosas creo que no van a acabar nunca".

No sabemos si Thierry Feuteu tendrás más o menos recorrido en el rugby español, pero lo que sí es seguro es que personalidades como la suya, con una historia de pura supervivencia detrás, pueden ampliar miras y servir de ejemplo a generaciones tanto presentes como futuras.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios