hay que dejar atrás lo sucedido con rumanía

Por qué España de rugby no ha muerto (aunque cambie su columna vertebral)

La selección española de rugby arranca la ventana de noviembre ante Namibia con caras nuevas, ilusiones renovadas y el Mundial de Francia 2023 al fondo del camino

Foto: Fenando López, contra Alemania. (José Martín)
Fenando López, contra Alemania. (José Martín)

La selección española de rugby comienza a escribir un nuevo capítulo. En esta ocasión uno que debe finalizar en Francia en 2023. Los Leones abren la ventana de noviembre con muchas novedades, caras nuevas y ausencias de jugadores que posiblemente regresarán en algún momento para ser despedidos con honores, pero que no están incluidos en estos dos Test que España jugará en el Central de la Universidad Complutense ante Namibia (sábado 17) y Samoa (sábado 24).

Antes de afrontar este nuevo ciclo toca pasar página al episodio más traumático de la historia del oval español. Todo lo que rodea a lo sucedido el pasado 18 de marzo en el Little Heysel de Bruselas. Aquella derrota ante Bélgica con el infame arbitraje del rumano Vlad Iordachescu y la inaceptable imagen de los internacionales españoles persiguiendo por el campo al colegiado son historia. Como lo es el Mundial de Japón del que España fue eliminada por la guerra burocrática que estalló tras el partido, que concluyó con varias denuncias de alineación indebida, entre ellas dos a jugadores españoles (Bastien Fuster y Mathieu Belie) que salieron adelante.ç

Pero como advierte el capitán de los Leones, Jaime Nava, "toca mirar adelante. Cada uno ha necesitado el tiempo que le pedía el cuerpo par digerir este mal trago, pero lo más inteligente es no de darle más vueltas y mirar adelante. La rabia está ahí, pero ya hemos sacado aquello de la cabeza. Fue el momento más duro que hemos vivido, pero de todo se aprende. Lo que está claro que es que nos ganamos en el campo el derecho a estar en Japón y no nos han dejado estar". El 8 de Sanitas Alcobendas cambia el semblante y el discurso para hablar del futuro: "Tenemos que ser optimistas porque hay mucho talento en este equipo y el nivel de esta selección merece que la gente siga respaldando a los chicos". Nava, que en los últimos meses ha dado visibilidad al rugby con su participación en el programa culinario Master Chef Celebrities, se partió el brazo en el primer partido de Liga Burgos y acaba de reincorporarse a su equipo, por lo que no será de la partida en esta ocasión.

Objetivamente España tiene muchas razones para ser optimista, como sostiene Nava. El punto de partida de estos Leones es sensiblemente mejor que el de la selección que concluyó su periplo en Bruselas. Logísticamente esta etapa 2018-2023 se dividirá en dos fases: la primera, hasta 2021, en la que el seleccionador Santiago Santos seguirá implementando el plan de juego y probando jugadores para ampliar el fondo de armario del grupo. A partir de 2021 los Leones tendrán que volver a buscar su clasificación para el Mundial en el VI Naciones B. Rusia, a la que se ganó en su campo, y Rumanía, a la que se laminó en un partido memorable en el Central, ya están avisadas del potencial de los españoles.

El XV para Namibia. (FER)
El XV para Namibia. (FER)

La problemática con Francia

A esto se suma que la relación con los clubes franceses, históricamente problemática porque no querían ceder jugadores a la selección, se ha protocolizado. En estos dos primeros años no se tensará la cuerda, pero a partir de 2021 se volverá a exigir el máximo compromiso a los jugadores que quieran optar a estar en el Mundial. Una situación que ha cambiado notablemente porque acudir a una Copa del Mundo con España es hoy en día una posibilidad real y ahora son los propios jugadores los que muestran interés por vestir la zamarra de los Leones. Jugadores que llegan en su mayoría de las diferentes divisiones del rugby francés (Top-14, proD2 y Federal 1).

Es cierto que varios jugadores de la columna vertebral del equipo como Brad Linklater, Marco Pinto o el propio Jaime Nava no protagonizarán este nuevo ciclo porque la edad no perdona. Pero el seleccionador Santiago Santos ha conseguido consolidar un bloque de jugadores de probado nivel competitivo que va puliendo con paciencia. Y esas ausencias serán cubiertas por nuevos talentos que provocarán esa renovación. "El porcentaje de jugadores nuevos en esta nueva etapa puede ir del 30% al 50% porque es cierto que también hay gente joven que llega por abajo empujando y hay gente nueva que ya es seleccionable. Queremos trabajar con 60, 70 u 80 jugadores", admite Santos.

El técnico, en una entrevista a la revista 'Desde la línea de 22', ha puesto nombre a los objetivos que se marca: "Queremos tener el mejor juego ofensivo del Tier 2 (segundo escalón del rugby mundial) y jugar contra Nueva Zelanda Maorí (segundo equipo de los All Blacks) en noviembre de 2019". Ese partido serviría, sin duda, para seguir dando visibilidad al rugby español y al XV del león. Una posibilidad factible dadas las buenas relaciones de la federación neozelandesa de rugby (NZRU) ha establecido con nuestro país, donde ha celebrado el primer All Black Clinics en Europa el pasado verano. La entrega del premio Princesa de Asturias del deporte a los All Blacks fue muy bien recibida por los kiwis, porque como recordaba el mítico apertura Grant Fox "en España nos encontramos como en casa".

Las expectativas hablan de una entrada media ante Namibia, un equipo con el sello del rugby sudafricano, potentes en los contactos y con un físico poderoso, y de una asistencia masiva al choque ante la exuberante Samoa. Los polinesios, con su rugby anárquico y vistoso, serán una buena piedra de toque para una España joven que necesita tiempo para ir cohesionando el talento de los jóvenes que llegan con la experiencia de los veteranos que asumirán los galones. Los Leones comienzan un nuevo ciclo, un camino que esta vez sí debería concluir sellando su billete para la Copa del Mundo 2023. Especialmente si, como pretende el vicepresidente de Wolrd Rugby, Agustín Pichot, se amplia la nómina a 24 participantes. Así que todos son buenas noticias. Y a eso sumen que los campos de rugby están repletos de niños, algo que no había ocurrido nunca. Por tanto, no hay más remedio que ser optimistas.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios