Guillaume Rouet, la clave del equipo

Rouet, el jugador franquicia de España ante Rusia (más allá de la 'ayuda' del árbitro)

El XV del león venció un importante partido con ayuda del árbitro. Rumanía, Portugal o Samoa pueden ser piedras en el camino para estar en la gran cita por segunda vez en la historia

Foto: Guillaume Rouet (c) en acción durante el Rusia-España de este sábado en Krasnodar. (Foto: FeRugby)
Guillaume Rouet (c) en acción durante el Rusia-España de este sábado en Krasnodar. (Foto: FeRugby)

España lleva años preparando este partido. Y eso no debe entenderse como jornadas de entrenamiento o el pago a jugadores profesionales, que no lo son en el caso del XV del León. Aquí se trata de conseguir que determinados jugadores jueguen determinados partidos. Se ha hablado mucho de aperturas como Ruiz o zagueros como Peluchon. Pero el jugador franquicia de España en rugby se llama Guillaume Rouet. Un 9 que rompe cortinas, gana metros y vive más allá de la línea de ventaja. El líder.

España ganó en Rusia. Los Leones remontaron un 7-0 inicial de los Osos rusos con dos ensayos de Rouet y otro de Barthere. No se puede obviar que el árbitro irlandés Murphy no vio un ensayo ruso en la recta final de partido, un try que les podría haber dado el empate. De ser en contra, la prensa menos habitual habría titulado algo grotesco, tipo ¡Robo!'. Pero España suma así cuatro puntos que le permiten llegar a los 17 y, lo más importante, dejar a los rusos descolgados. España se jugará la primera plaza, la que da la clasificación directa al Mundial, ante Rumanía el domingo en el Estadio Central de la Ciudad Universitaria el domingo 18 a las 12:45 horas.

Lo normal será perder ante Rumanía

Los Leones superan así el primer escollo en su camino hacia una Copa del Mundo. Después de doblegar a los rusos, con un poderío económico suficientemente importante como para pasar un mes y medio en Sudáfrica preparando este partido, ahora toca el imposible. Rumanía no está al alcance de España. Así que lo normal sería entrar por la repesca y enfrentarse a un camino complicado.

Para empezar, se medirían a Portugal, que no debe ser rival. Pero luego le espera una eliminatoria ante Samoa, lo que prácticamente te condena. Hay que jugarlo, como se jugó la final del Preolímpico y se ganó a los samoanos. Pero lo lógico es que España, en caso de cruzar con los isleños, caiga al desenlace final.

En ese cara o cruz se mediría a una selección africana, otra americana (Canadá) y una asiática. Eso sí que es una moneda al aire. Pero ese puente ya se cruzará. Ahora España debe disfrutar de su victoria y mantener su fe en el juego abierto, la continuidad, el rimo para reventar a equipos como los rusos, que son durísimos en los contactos pero lo pasan mal cuando la pelota corre como en un acordeón de un lado a otro.

España lo ha fiado todo a meterse en el Mundial. Ya veremos si eso vale para algo en el rugby español. Porque normalmente visibilidad y monetización no son dos términos que tengan mucha relación en la Federación Española de Rugby. De momento, el camino se abre tras empujar a Rusia a la cuneta. Tiene mérito, pero aún hay mucho camino por andar. ¡Suerte Leones!

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios