el caso de los toronto wolfpack

El equipo canadiense de rugby que juega en Inglaterra y le paga el viaje a sus rivales

Los Toronto Wolfpack son el primer equipo profesional de rugby canadiense y también un caso singular en el deporte mundial: juegan en la segunda división inglesa

Foto: Los Toronto Wolfpack jugarán en 2018 en la segunda división del rugby 13 inglés. (Action Images / John Clifton Livepic)
Los Toronto Wolfpack jugarán en 2018 en la segunda división del rugby 13 inglés. (Action Images / John Clifton Livepic)
Autor
Tiempo de lectura3 min
"Las fronteras son líneas artificiales". El dueño de la frase, tan pronunciada ultimamente por estos lares por motivos políticos, es esta vez Eric Perez, el presidente de un equipo de rugby. Uno singular. Los Toronto Wolfpack son un equipo canadiense que juega sus partidos como local en Canadá, pero los de visitante, en cambio, los juega en Reino Unido porque compite en la liga inglesa. Los Wolfpack son un equipo a medio camino entre dos continentes.

La historia de los Wolfpack tiene su genésis en un partido de rugby que Perez vio por televisión en Gibraltar (sí, Gibraltar). Ahí se enamoró este exejecutivo de televisión del deporte, en concreto de su versión de 13 jugadores ('rugby league'), mucho más minoritario en todo el hemisferio norte que el rugby 15 ('rugby union'), y decidió montar una liga en Canadá en 2010. No tuvo mucho éxito, así que cambió de objetivo y decidió montar un equipo para jugar en la cuna del rugby: Inglaterra.

En 2013 le propuso la idea a la Rugby Football League (RFL), el organismo que gobierna el rugby 13 en Inglaterra. La propuesta fue rechazada, pero Perez no abandonó y en 2016 los Toronto Wolfpack fueron aceptados en la tercera división (el equipo canadiense no era el primer equipo extranjero en competir en las ligas inglesas, antes lo habían hecho clubes franceses). El equipo se estrenó en marzo con una victoria por 0-76 ante London Skolars. En un liga con equipos semiprofesionales, los Wolfpack, con un presupuesto de casi 2,5 millones de euros, arrasaron (20 victorias, un empate y una derrota) y lograron el ascenso a la segunda división.

El objetivo de la NBA y la NFL

El experimento de los Wolfpack es novedoso. Las competiciones internacionales de clubes son muy antiguas. No tanto las intercontinentales, aunque también hay ejemplos. Sin ir más lejos en el rugby está el Super Rugby, que tiene franquicias de Oceanía, África y desde hace poco más de un año también de América. Pero lo que sí es diferente es que es un equipo compita en una liga nacional de un país y un continente diferente al suyo.

La NFL y la NBA, dos de las grandes ligas norteamericanas, hace tiempo que flirtean con la opción de tener equipos en Europa (en el caso de la liga de baloncesto se ha hablado incluso de una división europea). Pero más allás de celebrar algún partido en el Viejo Continente, en concreto en Londres, la idea no ha prosperado. Los desplazamientos lo convierten en inviable, sobre todo en el caso de la NBA. En una liga con un partido a la semana, sin embargo, la cosa cambia.

En su primera temporada en el rugby inglés, los Toronto Wolfpack perdieron solo un partido. (Action Images / John Clifton Livepic)
En su primera temporada en el rugby inglés, los Toronto Wolfpack perdieron solo un partido. (Action Images / John Clifton Livepic)

Le pagan el viaje a los rivales

El hogar de los Wolfpack están en Canadá, pero también en Inglaterra. La temporada pasada jugó sus partidos como local en el Lamport Stadium de Toronto, donde recibió una media de más 7.000 espectadores. A diferencia del calendario habitual, que consiste en un partido como local y otro como visitante, los Wolfpack agrupan sus encuentros de cinco en cinco para facilitar los desplazamientos. La próxima temporada el calendario será aún más extraño: jugará los 11 primeros partidos fuera de casa y los 11 siguientes como local.

Para facilitar la logística que supone jugar en un continente que no es el tuyo, el equipo estableció una segunda base en la localidad inglesa de Brighouse. Además, está obligado a pagar el viaje y el alojamiento a todos los equipos visitantes que tengan que jugar en Toronto. Esa fue una de las condiciones que le puso la RFL para aceptar su ingreso en la competición. Los Wolfpack se definen a sí mismos como el primer gran equipo transatlántico de la historia, una etiqueta de la que presume con orgullo Eric Perez, convencido de que su equipo está haciendo historia en el deporte y puede abrir la puerta para que otros clubes hagan lo mismo.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios