Nico Pueta, un orador secreto contra España
  1. Deportes
  2. Rugby
los leones buscan el mundial

Nico Pueta, un orador secreto contra España

El argentino nació con una malformación en el fémur, lo que no le ha impedido involucrarse en el rugby. Vive en Alemania y su charla fue importante en el partido que ganaron contra Rumanía

Foto: Nico Pueta, en un partido de rugby.
Nico Pueta, en un partido de rugby.

Tras la primera jornada del Campeonato de Europa de Rugby los marcadores arrojaron dos sorpresas. Una relativa, la victoria de España sobre Rusia y otra mayúscula, la de Alemania a la poderosa Rumanía por 41-38. Así las cosas, los Leones de Santiago Santos deberán ganar mañana (Colonia, 16.15 h) a la nueva sensación del rugby europeo si quieren seguir en la lucha por la clasificación para el Mundial de Japón 2019.

En aquel primer choque contra los Robles la selección alemana tuvo un as bajo la manga para preparar el partido: la ayuda de Nicolás Pueta (Buenos Aires, 1983), un rugbier argentino que desde hace cuatro años reside en una pequeña ciudad del estado de Baden-Wuttemberg y que puso su grano de arena para el triunfo alemán. Hasta aquí todo puede parecer normal, un jugador y entrenador de un país tradicional del rugby internacional que gracias a su 'know how' echa una mano a una nación en desarrollo.

Foto: Más de 7.000 espectadores presenciaron el partido en Medina del Campo (Foto: Federación Española de Rugby)

Pero no. La historia de Pueta y el rugby, para quienes no la conozcan, tiene miga. Nicolás nació con una malformación congénita en su pierna izquierda. Su fémur no se desarrolló como el derecho y para caminar se apoya en una prótesis y una muleta. Un hándicap que, pese a las fuertes reticencias iniciales de sus padres y de sus médicos, no le impidió jugar al rugby con sus amigos. Cuando se lo prohibieron, se lo ganó a pulso. Les convenció para dejar atrás los miedos y asumir un riesgo que él estaba dispuesto a tomar. Todo por un partido. Tenía un objetivo y lo logró: entrar a la cancha y jugar para el Club San Andrés. Después vinieron más partidos y mucho más.

Su hazaña de superación personal no quedó en anécdota y la World Rugby le distinguió en 2007 con el Rugby Spirit Award, un premio que se otorga a quienes encarnan los valores del deporte oval. Asimismo, la Unión de Rugby de Buenos Aires le entregó un cap honorífico al igual que se hace con los debutantes de una selección de cualquier país o región.

placeholder Nico Pueta, tras la charla con la selección alemana.
Nico Pueta, tras la charla con la selección alemana.

La llegada a Alemania

Tras jugar al rugby en Holanda y Newcastle y crear su propia empresa de gestión deportiva, se mudó en 2013 a Alemania. Allí el reto se le planteó de nuevo. ¿Cómo hacer para regresar a una cancha en un lugar sin tradición ni apenas clubes? Ni corto ni perezoso, se juntó con media docena de amigos y montó un equipo, los TSB Ravens. Y no sólo eso, para encontrar partidos organizó una liga con otro equipo de la zona, otro de Liestchentein y otro de Austria: el Tri-Nations. Hoy los Ravens ya tienen dos equipos y 40 jugadores.

Las andanzas de Pueta, un excelente orador en charlas motivacionales a través de su peripecia personal, no pasaron desapercibidas para la federación alemana. El actual seleccionador, el sudafricano Kobus Potgieter, contactó con Nicolás el año pasado. “Ni él sabía muy bien en qué podía ayudarles, ni yo sabía muy bien qué querían de mí”, cuenta a El Confidencial. “La cosa quedó ahí hasta que la semana antes del partido contra Rumanía me invitó a que fuera a la concentración del seleccionado”.

“Cuando llegué los jugadores se mostraron muy correctos pero tampoco sabían muy bien quién era yo ni qué hacía exactamente allí. El viernes, después del captain’s run y la cena, el seleccionador me pidió que diera una breve charla y que entregara las camisetas”. La entrega de camisetas el día de antes del partido es otro de esos rituales que el rugby ha mantenido a lo largo del tiempo y al que se le otorga un fuerte significado. Los debutantes son reconocidos, los veteranos hablan… A veces, como en el caso de Pueta, se invita a una personalidad de fuera del equipo o a un ex jugador para que motive a la tropa antes de la batalla.

“Estábamos entre tipos de rugby y no podía dar la charla igual que ante un grupo de empresarios o ante una audiencia distinta. Hablé de rugby. De lo que el rugby significa para mí. Y les hable de objetivos. Para mí fue entrar a un campo, para ellos es el Mundial de Japón. De cómo si tienes un objetivo, sabes por qué lo quieres y sabes lo que estás dispuesto a arriesgar, puedes conseguirlo. Y si no se da, cómo levantarte y volver a por él”, relata Pueta. “Tras la entrega de camisetas algunos jugadores me agradecieron las palabras, que tampoco fueron muy distintas a las que diría en un vestuario a mis chicos o a un equipo amateur, salvando las distancias, eso sí, de que estaba hablando a una selección nacional”, abunda.

placeholder Puesta, motivando a la selección alemana.
Puesta, motivando a la selección alemana.

La difícil clasificación para el Mundial

Su charla caló en los jugadores. Al día siguiente Alemania visualizó el objetivo y lo cumplió endosándole 41 puntos a Rumanía. “Tras el partido volvieron a agradecerme y me dijeron que era parte de la victoria, pero yo no lo creo. La victoria fue de los que estuvieron sobre el césped. Eso sí, para mí la experiencia fue enriquecedora y me pidieron que siguiera vinculado al equipo”.

Foto: Jillion Potter trabajando en el gimnasio. Opinión

En cuanto al crecimiento del rugby alemán y la repercusión de la machada ante los Robles, el entrenador de los Ravens es moderadamente optimista. La selección teutona marcha segunda tras Rumanía en la clasificación para el Mundial y el año pasado España no pudo pasar del empate ante ellos. “Ya pensaba durante el Mundial 2015 que a Rumanía le iba a costar clasificarse para Japón. Alemania, España, Bélgica, Rusia… está todo muy igualado porque a todo el mundo le da igual el partido contra Georgia (ya clasificada). Aquí se están haciendo bien las cosas, no muchas, pero con un cierto orden. Hay algún sponsor, la semana pasada se estrenó Adidas en la camiseta y está arrancando una academia. Además, la victoria del otro día ha despertado interés por lo que pueda hacer el equipo”.

Alemania es un equipo reforzado con jugadores de ascendencia sudafricana y con varios de sus profesionales jugando en Francia. En los últimos meses ha logrado dos victorias de prestigio ante Uruguay y ante la citada Rumania y en absoluto va a ser fácil para España el encuentro en Colonia para el que Pueta espera un estadio lleno animando a los suyos. Su mejor jugador es el pilar de Castres Damien Tussac y basan su fortaleza en una delantera trabajadora y ordenada. Además, tienen un objetivo. A saber, el mismo que España.

Rugby Selección española de rugby
El redactor recomienda