Fallece Joost Van der westhuizen con 45 años.

El mundo del rugby grita ‘Invictus’ contra la ELA tras la muerte de Van der Westhuizen

Fue uno de los jugadores más icónicos de la victoria de Sudáfrica ante los All Blacks en el Mundial del 95, hito que dio pie a la famosa película de Clint Eastwood

Foto: Joost Van der Westhuizen (EFE)
Joost Van der Westhuizen (EFE)

“Si no crees en los héroes, entonces no has conocido a mi padre”. Esta es la frase que reza el cartel que cuelga en la entrada de la casa de Joost Van der Westhuizen. El sudafricano no fue tan sólo un excepcional jugador de rugby y una leyenda de este deporte, sino que a través de su lucha contra una asesina implacable llamada ELA, se convirtió en un ejemplo a seguir por su espíritu de superación y continua batalla.

Con esta filosofía de luchar hasta el último segundo fue con la que el mítico medio melé de los ‘Springboks’ afrontó su partido más complicado hasta el final. En su lucha muestra el camino a otras muchas personas que, deportistas o no, volverán a enfrentarse a esta enfermedad. Antes o después, llegará un rival que sea capaz de vencerla (gracias al ejemplo de tantas personas anónimas o no que luchan y lucharán por gritar ‘Invictus’ ante la ELA).

“Ahora he crecido, y soy una mejor persona”. “Cuando jugaba, era arrogante y sólo me preocupaba por mí mismo”. “Ahora vivo la vida de la forma que quiero, ayudando a otros, y me divierto mucho más”. “He cambiado el ser humano que solía ser”… Estás eran parte de las declaraciones de Joost en su visita del verano de 2015 a Argentina para algunos de los medios del país.

Así, con esa fuerza de voluntad, con ese valor y esa energía el ‘springbok’ consiguió conquistar al mundo oval con iniciativas como la del ‘reto del cubo de agua helada’ y su lucha continua contra la ELA a través de su fundación ‘J9’.

El mundo del rugby grita ‘Invictus’ contra la ELA tras la muerte de Van der Westhuizen

Jonah Lomu, su íntimo rival

El Mundial de rugby de 1995 escribió con letras de oro la unión de un país totalmente resquebrajado por el racismo y la intolerancia. Este hecho histórico no hubiera podido llevarse a cabo sin los factores esenciales que narra la famosa película de Clint Eastwood ‘Invictus’. Estas figuras claves fueron el por entonces Presidente del país, Nelson Mandela, y la selección de rugby de Sudáfrica en la que jugaba Joost Van der Westhuizen.

Los sudafricanos disputaban por primera vez esta competición tras estar involucrados años anteriores en el Apartheid y tenían en frente en la final al gran coco del torneo. Los ‘All Blacks’ de Jonah Lomu habían arrasado en los partidos anteriores que les llevaron hasta la final. Muy poca gente hubiera apostado antes del pitido inicial por los ‘Springboks’ pero tanto en el deporte como en la vida hay que tener en cuenta ‘El Factor Humano’ (título del libro de John Carlin en el que se basa el director americano para hacer su película) y este fue el que convirtió a esta final en un capítulo esencial de los libros de historia de cada colegio del mundo.

La pregunta del millón: ¿Cómo se podía frenar a Jonah Lomu? La respuesta la dio el medio melé sudafricano (con 32 kilos menos por aquel entonces) con tres placajes que pasaron a la posteridad de este deporte.

Tras esta final, ambas leyendas del rugby fraguaron una gran amistad. A ambos se les diagnosticaron dos enfermedades por las que, aún siendo conscientes de que lo más probable es que murieran jóvenes, iban a luchar hasta el pitido final. Así a principios del 2015 el neozelandés volvió al escenario donde comenzó a fraguar su leyenda (a filmar el documental ‘Back to Sudáfrica’) y visitó a ‘íntimo rival’ ya en una silla de ruedas debido a la ELA. "Prométeme que vas a seguir luchando, porque yo lo haré. Voy a rezar por tí” le dijo Lomu al despedirse del medio melé.

La respuesta de Van der Westhuizen llegó a finales de ese mismo año cuando tras comenzar el Mundial de Rugby de Inglaterra el jugador legendario neozelandés falleció por un fallo renal debido a la enfermedad que padecía. Estas fueron las palabras de su amigo sudafricano al enterarse de la noticia: “Es difícil escribir con lágrimas en mi detector visual. Gracias por todo, Jonah. ¡Descansa en paz mi querido amigo!”.

El mundo del rugby grita ‘Invictus’ contra la ELA tras la muerte de Van der Westhuizen

Un medio melé atípico

Joost Van der Westhuizen fue un jugador increíble. Su estatura, 1’86, contrastaba con el puesto que jugaba (normalmente los medios de melé suelen ser más bajos). La combinación de su físico, con su gran calidad y la agresividad defensiva le hicieron ser uno de los mejores ‘número 9’ de la historia del rugby. Cuándo se retiró paso a ser el jugador con más participaciones con su selección con un total de 89 internacionalidades (en 2007 le pasaría Percy Montgomery) y el máximo ‘tryman’ de los ‘Springboks’ con 38 marcas (más tarde le superaría Bryan Habana con 67 ensayos).

Jugó tres mundiales de rugby, capitaneó a su selección en el 1999 y fue campeón del mundo en el 1995. Además, ganó dos campeonatos con su equipo de siempre, los Blues Bulls, de su ciudad natal, Pretoria. También fue campeón del torneo ‘Tres Naciones’ del Hemisferio Sur con Sudáfrica. En 2007 fue nombrado miembro del Salón de la Fama del Rugby.

Cada partido se debe jugar hasta el final’ y hasta que no llegue la derrota de esta enfermedad asesina llamada ELA no acabará este partido por el que tanta gente ha luchado, lucha y luchará. No hay mejor manera de rendir homenaje a esta leyenda del rugby, que con las palabras de un gran deportista, ejemplo de lucha diaria y de valentía (como la que tuvo Joost Van der Westhuizen) contra esta enfermedad, nuestro compañero Carlos Matallanas.

Hablemos de la ELA, derrotemos a la ELA.

Rugby
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios