polémica por el nuevo reglamento del rugby

Polémica a la vista: "Odio el rugby moderno, quieren cargarse la melé"

World Rugby ha presentado unas reglas en las que privilegia el juego dinámico y el movimiento del balón a las fases más duras del deporte. También cambia la puntuación

Foto: Una melé en el España-Rumanía del campeonato de Europa (EFE)
Una melé en el España-Rumanía del campeonato de Europa (EFE)

"Odio el rugby moderno. ¡Quieren cargarse la melé!". Estas fueron las palabras de un talonador amigo que lleva más de veinte años aguantando los más de 700 kilos de las delanteras contrarias tras conocer las nuevas reglas que propone World Rugby para la temporada que viene. Pero este no es un pensamiento aislado, es un temor que merodea en la cabeza de los apasionados al espectáculo de la melé y a la puja encarnizada por el ‘melón’ en este lance del juego tan importante dentro de un partido de rugby. Existe una frase a la que han recurrido muchos entrenadores y gente del rugby que define la importancia de la melé durante un partido: “No scrum, no win” (no melé, no victoria).

El organismo mundial del rugby propone estas nuevas reglas para acercarse cada vez más a un juego mucho más vistoso y rápido en el que fases del juego como el ‘maul’ o la ‘melé’ (en las que el juego se ralentiza) pierden importancia en detrimento del dinamismo y el movimiento del balón ovalado. Eso sí, la propuesta no ha llegado exenta de polémica, y los enamorados del juego de delantera están con la mosca detrás de la oreja…

Los cambios de World Rugby

Resulta complicado imaginarse un partido de rugby sin la disputa de la melé y, aunque la World Rugby ha asegurado que no se verá afectado el espectáculo en esta fase del juego, todo apunta a que la figura del ‘hooker’ perderá bastante peso con las nuevas correcciones del reglamento. 

[El mundial de rugby de inclusión se disputará en Vitoria]

En estos cambios el medio melé podrá introducir el balón dentro del abdomen de su ‘talonador’ mientras tenga sus hombros en paralelo a la línea de banda, es decir, el movimiento del talonaje pasará a ser algo casi secundario ya que el ‘melón’ llegará casi directamente a la segunda línea. De esta manera el ‘9’ de cada equipo podrá introducir el balón en la melé de manera parcial (disminuyendo la lucha por el oval de los primeros líneas y sobre todo el arte del talonaje), cosa que hasta ahora era muy castigada por los colegiados en cualquier encuentro de rugby XV.

También en el ‘scrum’ se eliminará uno de los tiempos de entrada. De tres tiempos (crouch, bind, set) se pasará a dos (crouch, bind). Como ya ocurriera hace unos años (de cuatro tiempos pasaron a ser tres) este organismo elimina cualquier choque de los primeros líneas para evitar y disminuir el riesgo de lesiones (hasta un 50% se redujo al quitar ese cuarto tiempo de la melé).

[Diccionario para entender el rugby]

Fuera del ‘scrum’ también hay novedades. En el sistema de puntación se favorecerá los ensayos ante las patadas. Así el ‘try’ pasará a valer seis puntos (uno más que ahora) y los drops y golpes de castigo puntuarán dos puntos (uno menos que hasta ahora). Las conversiones después de un ensayo seguirán valiendo dos puntos.

Otra de las nuevas reglas reseñables afectará a los finales de partido. Cuando el tiempo este cumplido si un equipo cuenta con un golpe de castigo a favor podrá jugarlo a ‘touch’ y continuar la jugada sacando el balón para aprovecha esa ventaja. Así el final de los partidos (los minutos de descuento) se podrán alargar más de lo acostumbrado hasta ahora.

Con estos cambios World Rugby busca claramente un juego mucho más ‘sureño’ en el que prevalezcan las fases rápidas y dinámicas como se juega en el Hemisferio Sur. Veremos cómo funcionan estas nuevas reglas y si el juego de melé se ve afectado tanto como parece.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios