PROPUESTAS PARA POTENCIAR EL MELÓN EN ESPAÑA

El rugby español y la Real Sociedad trabajan para que los All Blacks jueguen en Anoeta

Está en una fase muy verde pero la idea está en marcha: crear una cita, Rugby Challenge, para que dos potencias internacionales jueguen en Anoeta anualmente

¿Será posible hacer una foto a los All Blacks en la playa de La Concha? “¡Ojalá! Eso es lo que quiero y en eso estamos trabajando”. Aitor Arístegui es el impulsor de una plataforma llamada Rugby Challenge que ya ha puesto de acuerdo a la Federación Española de Rugby, a la Real Sociedad y a la federación francesa para tratar de inaugurar el nuevo Anoeta, remodelación aún pendiente de confirmar y que aumentaría su capacidad de 32.000 a 42.000, con un Francia–Nueva Zelanda de rugby, intención paralela a un estreno futbolístico.

Los All Blacks entrenando en Zubieta… La Real Sociedad, en una reunión mantenida en París con la FFR, ofreció la opción de un Francia–Nueva Zelanda para inaugurar su nuevo campo. Fue un tanteo y encontró una respuesta positiva. “Este partido podría ser en 2019, una vez se haya realizado la futura ampliación total de Anoeta. No obstante, antes pretendemos también organizar una cita de primer nivel internacional y enfocarlo de manera anual. Sería un choque -hacia el mes de noviembre, cuando tienen lugar los 'test match'- en el que se enfrente un equipo del Hemisferio Norte frente a uno del Sur. Es un atractivo en el que podemos destacar y situar a España, una vez al año, como la capital del rugby en el mundo”, explica Aitor.

En la década anterior ya se trató de organizar un Irlanda-Sudáfrica en Anoeta, pero el presupuesto no alcanzó. Ahora, con la pastilla del rugby en España en plena efervescencia y las inmejorables experiencias de la ciudad de San Sebastián con el rugby lo hacen posible. “A la Ferugby le encantó la iniciativa y pronto encontramos también la predisposición de la Real a entrar en el proyecto, tenía que estar dentro del paraguas de este Rugby Challenge y, quién sabe, si incluso finalmente acaba siendo el propio organizador del torneo. Lo importante es que se celebre y que todos sumemos fuerzas -incluyendo la federación vasca y la guipuzcoana- y empujemos en el mismo lado de la melé”. El proyecto está en una fase verde, pero las bases están puestas y las intenciones de todos es la misma: apostar por el rugby en España.

Biarritz frente al Bathco en un partido de 2006 celebrado en Anoeta.
Biarritz frente al Bathco en un partido de 2006 celebrado en Anoeta.

Donosti y su ambiente de VI Naciones

Las citas de la ciudad de San Sebastián con el mundo del oval han sido más que satisfactorias. Los equipos del Top 14 -la considerada mejor liga de Europa- de Bayonnais y Biarritz han jugado partidos sobre el césped de Anoeta y desde ambos clubes han coincidido de hacerlo bajo “un ambiente del VI Naciones” en toda la ciudad.

Durante la explicación de dicha propuesta, presentada dentro de un Think Tank de rugby en la sede de la consultora Kreab, en el que han estado presentes empresarios para fomentar este deporte en España, ha intervenido también Iñaki Otegi, gerente del club donostiarra, aseverando el apoyo de la Real al rugby y dando argumentos en forma de anécdota: “En un restaurante me dijeron una vez que a ver si organizábamos un partido de rugby al mes porque ese día hacían las mejores cajas”. El directivo también añadió que el único 'pero' que puede suponer acoger este deporte es “que se pueda estropear un poco el césped… pero es poco y en cualquier caso un gasto asumible”. El rugby en Donosti deja dinero, “alguna que otra cerveza se bebe”, añade con humor Eugenio Martínez Bravo (anfitrión del Think Tank y cabeza de Kreab en España), algo que comprobará Barcelona en junio, cuando en el Camp Nou se celebre la final del Top 14 batiendo el récord histórico de más asistencia a un partido de rugby.

Casi 5 millones para traer a Nueva Zelanda

El siguiente paso será realizar un estudio económico para presentar a posibles patrocinadores ya que el monto para que este 'sueño' se haga realidad asciende a entre 2 y 3 millones de euros en el caso de un partido entre dos potencias, por ejemplo, un Irlanda–Argentina (a los Pumas les parece bien la idea) que se podría disputar en 2018 y en torno a 4 o 5 millones de euros si se logra traer a los All Blacks, quienes tienen un caché de casi 3 millones (por 1 millón del resto, aproximadamente). No obstante, Nueva Zelanda jugará en Chicago por 600.000 euros, pero porque cuenta con el patrocinio de AIG, compañía norteamericana que también está involucrada en la organización del partido. “Hay que tratar muchas cosas”, señala Arístegui, quien apunta que “lo que está claro, es que con entradas no se van a cubrir gastos”.

2019 puede ser el año del matrimonio entre España y el rugby, con los Leones en el Mundial de Japón y los All Blacks jugando en el País Vasco. La exigente melé ha comenzado.

Rugby
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios