¿PUEDE ASPIRAR A ENTRAR AL HISTÓRICO TORNEO?

Por qué es obsceno pensar ahora que España jugará el VI Naciones

Este fin de semana comienza el VI Naciones y España su VI Naciones B del cual no 'saldrá' hasta que se gane un respeto tan difícil de ganar que hoy en día suena ridículo hablar de tal posibilidad

Foto: El España - Alemania del año pasado, con victoria holgada para los Leones.
El España - Alemania del año pasado, con victoria holgada para los Leones.

España aún debe ganarse el respeto para jugar contra los mejores del rugby”, espetó Sergio Parisse, capitán de Italia, cuando El Confidencial relacionó España y el VI Naciones. Queda bastante por recorrer y algún que otro país al que superar para que los Leones puedan hacer dudar de si es merecedor o no de disputar el torneo más antiguo del mundo. Está tan lejos que es obsceno pensar en ello. De momento, el objetivo es tratar de ser segundo en el VI Naciones B, ir al Mundial de Japón 2019 y en Rugby 7 participar en Río 2016 (sobre el papel, más favoritas ellas que ellos).

España solicitó por primera vez en 1962 adherirse a la hoy en día llamada Unión Europea y tardó 23 años en conseguirlo. Quizás sea un margen de tiempo similar al que podría tardar España en adherirse a la élite europea del rugby ganándose ese “respeto” si alcanza los objetivos que en el a actualidad se ha marcado. Nada fácil sabiendo que el de crecer no es un objetivo nuevo: el primer partido de España fue en 1927 (ante Francia). 

En el Viejo Continente es Georgia la nación que más cerca está del nivel de las seis potencias, aunque aún está lo suficientemente lejos como para no plantearse el hecho de que pueda entrar en la élite del rugby. La última en hacerlo fue Italia, en 2000, y no son pocos los años que desde las Islas surgen voces que proponen volver al V Naciones, sin el equipo azzurro. Ideas que se quedan sin fuerza cuando, por ejemplo, el año pasado Italia no queda última… En este caso no existe posibilidad de ascenso y descenso, el funcionamiento se basa más en la razón competitiva. Existe un salto demasiado grande como para pasar de un torneo a otro.

La Selección, el 'club' que más tira

Los objetivos de España, actualmente en el número 21 del ranking mundial (noveno en el caso de las Leonas), no tienen nada que ver con el VI Naciones. Con sus 3 millones de euros de presupuesto aspira a crecer económicamente para dar cobijo a un crecimiento del 15% en las fichas federativas. Hay cantera (capaz de competir de tú a tú con la de Francia) pero hacen falta más campos de rugby, más profesionales que enseñen y una salida para los jugadores que sea algo más que la pura supervivencia. Un paso importante en este sentido sería la participación en la cita de Japón. La idea generalizada es que la Selección es la mejor colocada para liderar esta revolución deportiva y la captación de aficionados, algo necesario en ciudades importantes como Madrid, Barcelona, Sevilla…

 

Este sábado, mientras una nueva edición del VI Naciones tiene lugar, el XV del León juega en Sochi frente a Rusia (13:00 horas por RTVE.es) -David frente a Goliath- en busca de la victoria y ganarse el respeto que mencionaba Parisse. Obtener veneración no sólo sirve para poder caminar con paso erguido en el mundo del oval, también para tener argumentos convincentes a la hora de convocar a los jugadores nacionales que juegan en Francia. Los clubes galos son reticentes en muchos casos, algo que no ocurre con Georgia, por ejemplo, selección habitual en el Mundial y que ha ganado autoridad en el barro y los despachos.

“No es un equipo, es una familia”

De momento, la política de la Federación y el seleccionador, Santi Santos, es 'tirar' de los mejores jugadores nacionales y los extranjeros que comparten una relación con España, bien sea por antepasados o porque hayan residido durante un buen tiempo en el país. No se ven como excusas para seleccionar, sino como un sentimiento: devolver a España algo de lo que algún día éste aportó al jugador o a su familia. No todo vale. Los valores y el compromiso está fuera de toda duda y como señaló el capitán, Jesús Recuerda, en un vídeo reciente: “Hace mucho que esto ha dejado de ser un equipo… es una familia”.

Tiene potencial de crecimiento, tanto como para que un lobby de empresarios se reúna varias veces al año para impulsar ideas de cara a fortalecer la marca 'rugby' en España y convencer a empresas y padres/madres de que invertir en el deporte del rugby es positivo por los valores que transmite.

Esa es la (esperanzadora) situación de España en un campo de rugby. Mientras los 'mayores' juegan el VI Naciones, en la Piel de Toro se intenta madurar y ser mejor para que algún año los Reyes Magos regalen balones en forma de melón, la televisión privada puje por los derechos del equipo nacional en un Mundial y algún talento león juegue en alguna de las mejores ligas del mundo. Si lo anterior se convierte en norma, tal vez algún día cuente con alguna oportunidad de jugar con los 'mayores' (considerando que España no es 'mayor' pese a ser una de las que fundase la FIRA en 1934 junto a potencias como Francia e Italia).

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios