Escocia clama contra el árbitro: "Salió corriendo como un conejo asustado"
  1. Deportes
  2. Rugby
LA ORGANIZACIÓN CONFIRMA QUE DEBIÓ SER UNA MELÉ

Escocia clama contra el árbitro: "Salió corriendo como un conejo asustado"

La decisión y los malos modos del árbitro sudafricano Craig Joubert, que se fue sin dar la mano a los jugadores, ha sentado muy mal en Escocia, que se quedó a punto de meterse en semifinales

placeholder Foto: Escocia se quedó a un paso de volver a las semifinales 24 años después (Efe)
Escocia se quedó a un paso de volver a las semifinales 24 años después (Efe)

Nadie daba un duro por Escocia en el último partido de cuartos de final de la Copa del Mundo de Rugby; el XV del Cardo se había llevado la Cuchara de Madera en el último Seis Naciones tras perder los cinco partidos del torneo más importante del hemisferio norte. Además, Escocia era este domingo era la última esperanza para salvar el honor del rugby europeo ante el hemisferio sur. Y a punto estuvo de hacerlo. Llegó al último miunto con dos puntos de ventaja (32-34) contra Australia, pero acabó quedándose a las puertas de su primera semifinal desde 1991. Una polémica decisión del árbitro permitió a los Wallabies anotar un golpe y derrotar a los escoceses. Horas después, la organización confirmaba -a través de un comunicado- que era melé, pero el árbitro no podía pedir el vídeo y, por lo tanto, dependía de lo que vio en tiempo real.

"Una mala decisión", dijo Greig Laidlaw, medio melé escocés, nada más terminar el partido. El enfado iba dirigido al árbitro sudafricano Craig Joubert, que sancionó un fuera de juego con un golpe de castigo que acabó en tres puntos más para Australia (35-34). Escocia tenía una touche cerca de su línea de 22, pero Denton no consiguió atrapar el oval, que salió rebotado hacia adelante sin que nadie pudiera controlarlo. Finalmente cayó en las manos de Welsh, que estaba en fuera de juego. Eso fue lo que pitó el árbitro, pero en la repetición se pudo ver que el último en tocar el oval antes de Welsh no fue un jugador escocés, sino el australiano Phipps, por lo que sanción debería haber sido una melé y no un golpe de castigo.

"Los árbitros no deberían tener un mal partido cuando disponen de un TMO (árbitro de vídeo)", declaró el exjugador de la selección escocesa Kenny Logan. Sin embargo, según la regla que regula el TMO, el árbitro sólo puede pedir asistencia en caso de que la acción sea de ensayo o una falta. "Le pregunté en varias ocasiones. Pero no sé cuál es el protocolo. Se tomó su tiempo. Por la manera en que estaba mirando la pantalla, no estaba seguro", explicó Laidlaw.

Pero lo que más ha escocido en Escocia no ha sido tanto el error del árbitro, sino su actitud tras el partido. En un deporte que presume (y ejerce) de caballerosidad y respeto, que Craig Joubert saliera pitando tras el final del partido no ha sentado bien. "Es la peor cosa que he visto en un campo de rugby en mucho tiempo. No está preparado para enfrentarse a los jugadores. Ese no es el espíritu del rugby. Lo deberían enviar a casa mañana y no debería poder volver a arbitrar un partido internacional otra vez", dijo Gavin Hastings, excapitán escocés, en 'BBC Radio 5'.

Más explícito aún fue Logan. "Al final del partido, corrió al túnel de vestuarios como un conejo asustado. La actitud de Escocia tuvo más clase. Estoy totalmente devastado", dijo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Rugby Australia Copa del Mundo de Rugby 2015
El redactor recomienda