¿Imaginan que España pierde con Malta? Algo así le ha pasado a los Springboks con Japón
  1. Deportes
  2. Rugby
Japón da la gran sorpresa al ganar por 32-34

¿Imaginan que España pierde con Malta? Algo así le ha pasado a los Springboks con Japón

Es raro que en rugby un equipo muy superior a otro no sea capaz de ganar. Pero lo extraño es que uno de los más grandes del mundo pierda contra Japón, uno de los más humildes del Mundial

El grupo B de esta Copa del Mundo partía con un claro favorito. Los Springbocksparecían no tener rival tras el sorteo. Los rivales de los sudafricanos (Escocia, Samoa, Japón y EEUU) a priori estaban un escalón por debajo de los doble campeones del mundo. Pero esa ‘flor’ que parecían haber tenido los Bocksse encontró con otras XV flores muchos más valientes en su debut.

La selección nacional de Japón, losBrave Blossoms,se plantó en este Mundial con la clasificación asegurada para la siguiente edición de 2019 (ya que será el país organizador). Pero la cita con la historia de los japoneses no iba a esperar cuatro años, ya que el destino le había reservado un hueco en la Copa del Mundo de 2015. Tras la sorpresa inicial de la segunda jornada (Georgia se impuso a Tonga) y la exhibición de Irlanda ante Canadá (50 a 7 ganaron los del Trébol), era el turno de Sudáfrica,una de las elegidas para alzar la Webb Ellis. Comento sólo un equipo porque nadie contaba con el otro, Japón.

La primera parte terminó con un resultado muy parejo,12-10 a favor de los Bocks,con dominio de las delanteras (los dos primeros ensayos fueron a través de los más pesados). En la segunda parte todo el mundo esperaba la reacción sudafricana, y la hubo, pero los nipones no se dieron por vencidos y a través de las patadas y un ensayo de tiralíneas del zaguero japonés Ayumu Gorumaru, siempre estuvieron muy cerca de los Springbocks.

Se cumplieron los 80 minutos reglamentariosy con el tiempo cumplido los Brave Blossoms pudieron pedir tirar a palos un golpe de castigo que tenían dentro de la línea de 22 sudafricana (su conversión les daba el empate), pero el final nipón estaba ya escrito y este partido era en el que los japoneses iban a hacer historia.

Entonces, las ‘flores valientes’ decidieron jugar el oval a través de una melé para conseguir posar el balón dentro de la línea de ensayo y así hacerse con la victoria que se habían merecido por su lucha y bravura durante todo el partido. Los japoneses sólo habían ganado un partido en la historia de los mundiales a Zimbawe en 1991.

La pelea y el empeño japonés por escribir una nueva página en la historia del rugby tuvo su fruto. Tras esta última jugada, el neozelandés nacionalizado, Karne Heskteth, recibió un balón jugado por la línea nipón en clara superioridad y posó el melón en la zona de marca sudafricana, consiguiendo de esta manera el ensayo que daba la justa victoria a los Brave Blossoms por 32-34.

Tras la conversión fallida de Gorumaru (ya daba igual por que el partido estaba terminado) el árbitro pitó el final del partido. De esta manera Japón ha comenzado este Mundial de Inglaterra regalándonos a todos los aficionados del deporte del balón ovalado un hecho histórico que no se había dado hasta entonces en una Copa del Mundo; David se había comido a Goliat.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Copa del Mundo de Rugby 2015 Springboks Sudáfrica Japón Rugby
El redactor recomienda